Problemas de transporte y otras trabas que empañan el Mobile World Congress

  • La mayor feria de telefonía móvil del mundo se celebra en Barcelona hasta el hoy, jueves, 28 de febrero
  • La huelga de metro, la ausencia de VTC, las protestas de los Mossos y la situación política ensombrecen una feria que lleva 14 años desarrollándose en Barcelona
  • A pesar de que existe un compromiso firmado hasta 2023, la organización del evento tiene otras sedes alternativas preparadas “por si acaso”

0

Catorce años lleva celebrándose en Barcelona el Mobile World Congress (MWC), la mayor feria de telefonía móvil del mundo, que convierte a la Ciudad Condal en capital mundial de la tecnología cada final de febrero. Sin embargo, cada año vuelve la polémica y la incertidumbre ante una posible marcha del evento a una ubicación alternativa.

Parece mentira que Barcelona no luche con uñas y dientes conservar durante muchos años el mayor evento que se celebra en la ciudad. En la edición que durará hasta hoy, jueves, se prevé que se superen los 107.000 asistentes profesionales. La feria dejará en la ciudad más de 473 millones de euros y la creación de casi 14.000 empleos temporales. Además, serán 2.400 las empresas que expongan en los más de 24.000 metros cuadrados de superficie del MWC sus innovaciones, ante visitantes y delegaciones gubernamentales de más de 200 países de todo el mundo.

Tamaño escaparate hace “inexplicable” que año tras año la polémica rodee al salón internacional del móvil. Barcelona tiene un acuerdo firmado con la organización del evento, la GSMA, para ser la sede del Mobile World Congress hasta 2023. John Hoffman, consejero de la GSMA, ha recalcado el compromiso hasta esa fecha, aunque reconoció que “no sabe qué pasará después”. Asimismo, ha señalado que la organización tiene preparadas dos ubicaciones alternativas a Barcelona para el evento en el caso de que la situación política en Cataluña hiciese necesario un cambio de sede.

Publicidad

Ante esa cierta “inestabilidad” para garantizar la continuidad de la feria en Barcelona, sorprende que, año tras año, sigan produciéndose problemas que ensombrecen los grandes lanzamientos tecnológicos que tienen lugar en el evento. En este sentido, esta edición está marcada por las colas y dificultades para llegar al recinto de la Fira de Barcelona.

Muestra de la gran afluencia al Mobile World Congress. / EFE

Por una parte, a la ausencia de vehículos de alquiler con conductor (VTC) tras el enfrentamiento con el sector del taxi que hizo que Uber y Cabify abandonasen la ciudad y no prestasen servicio en ella, esta semana se suma la huelga convocada por la plantilla del Metro de Barcelona por la crisis del amianto. A pesar de que se han decretado unos servicios mínimos del 50% en las principales horas del día, la jornada de ayer estuvo marcada por los retrasos y los problemas que muchos de los asistentes tuvieron para llegar a la feria.

La organización no es ajena a esta situación. De hecho, la GSMA envió un correo electrónico a todos los visitantes registrados en el que informaba de la situación y recomendaba acudir al recinto con la mayor antelación, algo que no debe ser del máximo agrado de una institución que se plantea poder celebrar la feria en otras ubicaciones.

A pesar de que la Fira de Barcelona ha anunciado que ampliará sus instalaciones, para lo que invertirá 380 millones de euros en los próximos años, con el objeto de no “quedarse pequeña” ante una feria que no para de crecer, los problemas de movilidad no fueron los únicos que lastraron la primera jornada del evento. La plataforma mosS.O.S. de los Mossos d’Esquadra repartió octavillas entre los visitantes del congreso en las que avisaban de que no podrían garantizar su seguridad debido a la falta de medios y efectivos que sufren, todo ello en unas jornadas en las que se activa el nivel 4 de alerta por posibles ataques terroristas. Nada positivo a ojos de la organización.

Tampoco el desencuentro de las autoridades en la inauguración del certamen, con el presidente de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra, y el rey Felipe VI evitándose por los pasillos del recinto ofrece la mejor de las imágenes de cara a la GSMA. El monarca no visitó el stand de Catalunya en la feria, mientras que Torra declinó hacerse fotos con él y con Pedro Sánchez frente al expositor de España.

Principales lanzamientos

A pesar de todo lo que ocurría de puertas hacia afuera, tanto la primera jornada del Mobile World Congress 2019 como los días previos han transcurrido con total normalidad en Barcelona y la tecnología ha sido la principal protagonista de la feria, con dos conceptos clave que se repiten sin cesar: dispositivos móviles flexibles y tecnología 5G.

Los principales fabricantes ya han presentado sus apuestas para 2019 mostrando al mundo desde Barcelona los terminales “tope de gama” que llegarán a los lineales a lo largo de todo el año. Uno de los más laureados ha sido el Huawei Mate X, que auna en un único dispositivo las dos palabras clave de la feria: 5G y flexibilidad.

Presentación en el Mobile World Congress. / EFE

Se trata de un dispositivo “dos en uno” que se pliega y se desliza para convertirse en smartphone y en tableta que viste tres cámaras Leica y que tiene una batería de 4.500 mAh, lo que le permite superar el día de autonomía. Además, posee un modo de superecarga que sólo necesita 30 minutos para cargar el 85% de la batería. El principal problema es su precio, ya que se comercializará por 2.299 euros.

Más económico es el Mi MIX 3 de Xiaomi, que llegará al mercado en el mes de mayo y que, por 599 euros, permitirá al usuario disfrutar de tecnología 5G, que permite velocidades de descarga de datos hasta 10 veces más rápidas que las actuales redes 4G, aunque bien es cierto que todavía ninguna operadora las comercializa.

También ha llamado la atención en el evento el Sony Xperia 1, un móvil que supone la reinvención de la gama más exitosa de la compañía japonesa y que apuesta por lo audiovisual con una pantalla de formato 21:9 que imita a las pantallas Cinemascope de las salas de cine.

La firma china ZTE también ha presentado un Smartphone 5G, el Axon 10 Pro, que llegará durante el primer semestre del año a las tiendas y que poseerá el procesador Qualcomm Snapdragon 855, así como un motor de Inteligencia Artificial. HiSense, por su parte, ha mostrado el U30, un teléfono con una cámara de 48 megapíxeles, mientras que Nokia ha presentado cinco terminales, entre los que destaca el Nokia 9 PureView, el primer smartphone del mundo con un conjunto de cinco cámaras con ZEISS Optics.

Otros lanzamientos destacados

La tecnología 5G también ha protagonizado las propuestas de otras marcas que han estado presentes en la feria. Por ejemplo, la china OPPO destacó por ser la primera compañía que lanzará al mercado un terminal con el chipset Snapdragon 855 de Qualcomm. Aunque no confirmó fecha, se espera que sea en los próximos meses y siempre antes del mes de junio. También sorprendió con un zoom muy potente de 10 aumentos que también vestirán a partir de ahora sus dispositivos.

Otra firma asiática, OnePlus, también ha llevado al Mobile World Congress de Barcelona su prototipo de terminal 5G, que también vendrá equipado con el mismo chipset, el Snapdragon 855, aunque será OPPO la primera marca que comercialice un terminal con este procesador, tal y como confirmó en la feria el consejero delegado de Qualcomm.

Leave A Reply

Your email address will not be published.