Chicas Poderosas, un movimiento que busca implicar a más mujeres en la tecnología y el periodismo de datos

Mariana_Santos_Chicas_Poderosas
Mariana Santos, en la imagen de su perfil de Twitter.

Chicas Poderosas es un movimiento latinoamericano creado para involucrar a más mujeres en el uso de la tecnología dentro de las redacciones. Su impulsora, Mariana Santos, especialista en narrativas visuales, asegura a Cuarto Poder que con esta iniciativa se “pretende cambiar el chip de la mujer en América Latina, a fin de que pueda pensar de manera diferente, creer en sus capacidades y habilidades para crear proyectos significativos en el ámbito de la comunicación”. La idea es que, según explica, las mujeres se enfrenten sin miedo a los procesos de co-creación, en los que desarrolladores, periodistas y diseñadores trabajan para conseguir el mismo objetivo: contar historias de otra manera, aprovechando las potencialidades de las nuevas herramientas digitales.

Según explica, el proyecto, que Santos concibe como un reto personal, busca mostrar a las mujeres cómo crear historias basadas en datos, escarbar y usar esos datos y crear narrativas atractivas, empleando técnicas de narración visual y multimedia. Pero, además, todo esto está acompañado de una formación específica en cómo dirigir proyectos, cómo afrontar las relaciones de trabajo y cómo preparar entrevistas o discursos, lo que permite a las beneficiarias trabajar su propio camino.

La ejecución de este programa y la capacitación que reciben las mujeres en materia de periodismo de datos se materializa a través de encuentros, seminarios y eventos en diferentes países de América Latina, que es el foco geográfico en el que se desarrolla este movimiento. Mariana Santos, sin embargo, no descarta que se pueda extender a otras zonas, especialmente a las comunidades latinas en Estados Unidos.

Apoyos en diferentes países

El proyecto cuenta con el apoyo del Knight International Journalism Fellowship, mediante su plan de becas, de la que es beneficiaria Mariana Santos. Asimismo, la iniciativa ha contado con la colaboración del equipo de visualización de datos del periódico La Nación de Costa Rica, del que forma parte esta joven portuguesa. En Chile, donde también se ha formado a mujeres en habilidades con los datos, ha participado como promotor Miguel Paz, otro becario de la ICFJ Knight, que lanzó Chicas Poderosas a través del evento Hacks&Hackers Chile.

Para próximas fechas, Mariana Santos ya cuenta con la ayuda de distintas universidades, periódicos y redes de personas que han mostrado su interés por mejorar la formación tecnológica de las mujeres latinas en aras de la igualdad de género. Una de las asignaturas pendientes que han de resolver los medios latinoamericanos.

Mariana Santos señala que en los encuentros que se han celebrado en diferentes puntos de América Latina están participando las mejores profesionales con quienes ha trabajado con la finalidad de que sirvan de ejemplo para otras mujeres y para concienciar a éstas de la necesidad de que adquieran determinadas destrezas que les permita liderar proyectos dentro de los medios con el uso de la tecnología. Es por ello que se están compartiendo, según dice, algunas de las herramientas y procesos específicos para desarrollar historias diferentes: minería de datos, scraping, desarrollo de características interactivas, técnicas de investigación o de narración visual, entre otros aspectos.

En el contexto actual, donde se percibe una carencia significativa de las mujeres que dominan la tecnología y el periodismo de datos dentro de los medios latinos, es preciso involucrar a éstas en la creación y diseño de “contenidos informativos para toda la población, no solo para el 50%, tenemos que capacitar a más mujeres en el uso de la tecnología, capacitar en gestión y pensamiento empresarial, combinando el poder de las nuevas herramientas y enfoques para el periodismo con las fortalezas que las mujeres tienen en el ámbito de la comunicación y de la narración de historias”. Y es que, a su juicio, solo así las redacciones en los países latinoamericanos podrán atraer a los cada vez más exigentes consumidores de noticias conocedores además de la tecnología actual.

Publicidad