Cómo proteger la privacidad en Facebook

0

Facebook

La red social Facebook se ha enfrentado esta semana al que posiblemente haya sido el mayor problema de seguridad de su historia. Los datos personales de más de 50 millones de usuarios de la red social fueron recopilados y utilizados de manera ilícita por una consultora que comerció con la información poniéndola a disposición del mismísimo Donald Trump en su carrera hacia la Casa Blanca en 2016, entre otros.

A pesar de que Facebook tuvo conciencia de que una aplicación permitida en su plataforma estaba haciendo este acopio de información en 2015 y tomó medidas para que los datos no fuesen utilizados, al parecer éstas fueron insuficientes y finalmente la información circuló y fue empleada sin el consentimiento de los usuarios. Al conocerse ahora este hecho, Facebook se ha visto sumido en una polémica sin precedentes que le ha llevado incluso a desplomarse en bolsa durante la última semana.

Publicidad

Tanto el parlamento británico como el europeo han solicitado la comparecencia de Mark Zuckerberg para dar explicaciones, y su compañía está siendo investigada también en su propio país y se enfrenta a posibles multas multimillonarias. Al fundador de la red social no le ha quedado más remedio que dar explicaciones de manera oficial, y en un post colgado en su propio perfil aseguraba “que podían haber hecho más” y anunciaba la toma de medidas para evitar que una situación similar pudiera ocurrir en el futuro.

Pero, ante esta situación… ¿qué pueden hacer los usuarios? Muchos piensan que sólo pueden quedarse de brazos cruzados a expensas de las decisiones de Zuckerberg y su equipo de seguridad y, aunque esto sea en parte cierto si somos usuarios de Facebook, también hay que tener en cuenta que la plataforma ofrece numerosas herramientas para que cada uno decida cómo quiere que sea su experiencia en la red social. El principal problema es que, generalmente, el usuario o no las conoce o no quiere pasar tiempo configurando convenientemente su perfil, una tarea a todas luces algo tediosa pero, al mismo tiempo, necesaria.

Utilizar el sentido común e invertir unos minutos en configurar las opciones de privacidad del perfil son las claves básicas para garantizar un uso de la red social sin sobresaltos. Además, convendría seguir estos ocho consejos:

- Conocer las condiciones de uso de la red social. Cuando un usuario se da de alta en Facebook (o en cualquier otra red social) está firmando un contrato con una compañía que, además, no tiene sede en España. Aunque no suela leerlo, está aceptando un documento de condiciones de uso, ya que es una condición indispensable para tener un perfil. Conviene, en lugar de aceptarlo sin leer, pasar unos minutos entendiendo las condiciones de ese contrato y, en el caso de no estar de acuerdo con alguna de ellas, no continuar con la creación del perfil. Tomar conciencia de estas condiciones nos permitirá saber en qué marco se desarrollará nuestra experiencia en la plataforma.

- Ajustar las condiciones de privacidad. Una vez creado el perfil, conviene pasar tiempo revisando todos los ajustes de privacidad que pone Facebook a disposición del usuario. Son muchos y se dividen en decenas de apartados, pero sólo prestando atención a cada uno de ellos podremos garantizar que pueden acceder a los contenidos que publicamos quienes queremos que puedan hacerlo, que recibimos determinadas alertas e informaciones y que nos puedan etiquetar o no en publicaciones de terceros, entre otras cosas.

- Ajustar la privacidad de cada publicación. Además de las configuraciones de seguridad generales de la cuenta, en Facebook el usuario puede ajustar el público que tendrá acceso a cada una de sus publicaciones, fotografías y vídeos de manera sencilla.

- Limitar la información que se comparte. Cada usuario decide, en última instancia, todo aquello que quiere compartir. Si hay información sensible, imágenes, vídeos… que no quiere que otras personas puedan ver, lo mejor es que no la suba a la red social. De la misma manera, debe utilizar el sentido común a la hora de verter ciertas informaciones en la red social, o en el momento de aceptar la amistad de individuos que no conoce, que podrían ser bots o ciberdelincuentes con oscuras intenciones.

- Utilizar el modo “ver como”. Facebook permite a cada usuario comprobar cómo cualquier otra persona ve su perfil. Tan sólo debe incluir su nombre o elegir la opción “como alguien que no es amigo” para saber en todo momento a qué información tiene acceso cada contacto o cualquier persona que llegue a su perfil por casualidad.

- Cuidado con las aplicaciones. Al usar aplicaciones y juegos en Facebook, el usuario da consentimiento a que estos programas, desarrollados por terceros, puedan tener acceso a su información personal (y en el pasado, hasta a la de sus contactos, algo ya prohibido por Facebook hoy día). Así fue como se produjo el filtrado de información que ha supuesto un escándalo esta semana. En las opciones de configuración del perfil, los usuarios encontrarán una opción que permite saber, en todo momento, a qué aplicaciones han dado acceso, para que puedan revocar éste en todo momento.

Además, como una de las medidas excepcionales anunciadas por Facebook esta semana, la compañía comenzará a mostrar un aviso a todos los usuarios indicando las aplicaciones a las que han dado su aprobación al inicio de su navegación en la red social, para que sea más fácil acceder a la configuración de este aspecto.

- Elegir una buena contraseña. La elección de una clave segura de acceso a la red social no es una cuestión banal. No debe ser fácilmente reconocible y debería estar compuesta por números, letras y caracteres especiales. Además, no debería compartirse con nadie ni tampoco anotarse en el ordenador o en un cuaderno al alcance de cualquiera. Además, se recomienda cambiarla con asiduidad.

- Cerrar sesión. Una vez que ha acabado de actualizar su cuenta o compartir publicaciones, se recomienda siempre cerrar la sesión para que ninguna otra persona pueda acceder al perfil y publicar o acceder a información sensible. Esto es especialmente recomendable si se está utilizando un ordenador público o un equipo que no es propio.

 

Leave A Reply

Your email address will not be published.