La caída de Quseir acelera la guerra civil siria y la descomposición del Líbano

7
Ejército_sirio_Quseir
Soldados sirios patrullan entre los edificios en ruinas de una calle de Quseir, ayer, día 5, tras tomar la ciudad. / Efe

BEIRUT.– Las imágenes emitidas por el canal libanés Al Mayadeen –formado por periodistas de Al Jazeera que dimitieron por disensiones con la línea editorial de la televisión qatarí– eran desoladoras. El centro de Quseir, otrora una próspera ciudad de provincias beneficiada por su posición fronteriza y por el trasiego de visitantes sirios y libaneses, es ahora una amalgama de ruinas. La Plaza del Reloj es irreconocible, y los cráteres han sustituido el asfalto que no hace tanto pavimentaba las céntricas calles, escenario de un mercado tradicional que fue escenario de las primeras manifestaciones de la villa contra la dictadura de Bashar Assad.

En las imágenes de Al Mayadeen, privilegiado por el régimen sirio con la exclusiva de la entrada en Quseir, sólo se puede ver locales desventrados, casas aplanadas y edificios reventados. Ni un sólo habitante es visible, sólo soldados sirios y miembros de Hizbulá que se pasean –al principio con cierta aprensión, luego con confianza- entre las ruinas. No se escuchan más disparos ni explosiones. La guerra se ha parado, como se ha parado la vida.

Publicidad

Finalmente la batalla por la frontera libanesa con la provincia de Homs, lanzada por el grupo chií libanés Hizbulá en su primera ofensiva militar en un país árabe, se decidió ayer tras tres semanas de combates con la conquista de esta localidad en manos de los rebeldes del Ejército Libre desde hacía más de un año. Los combatientes libaneses, arropados por la aviación y la artillería del régimen sirio, se hicieron con el control tras una noche de bombardeos masivos que llevó a los rebeldes a emprender la huida junto con unos 7.000 civiles. Su principal ruta de escape –según algunas fuentes, el régimen y sus aliados libaneses también habrían permitido cruzar la frontera a grupos de civiles- estaba al norte de la ciudad y conducía hacia la pequeña localidad de Buweida, cerca de la ciudad de Homs, donde la situación de cerco militar es muy similar a la que vivía la propia Quseir. El régimen aún niega la entrada al Comité Internacional de la Cruz Roja/Media Luna Roja para que preste atención médica a los civiles y heridos que no pudieron o quisieron escapar.

Buwaida toma así el testigo de Quseir con todo lo que eso implica. “Es cuestión de horas, de dos o tres días máximo, que los combatientes de Hizbulá vengan aquí para tomar la localidad”, explica mediante Skype Hamza, un joven activista de Buwaida que ayer dedicó todo el día a tratar de asistir a los civiles de Quseir que encontraron refugio en Buwaida. Los bombardeos se han acrecentado en las últimas semanas también contra esta aldea. “Buwaida es un lugar pequeño, compuesto de casas bajas. No tenemos dónde refugiarnos de los ataques aéreos, y no dejan de bombardear. Sólo hoy, tenemos 50 heridos. Además no hay espacio: ya acogíamos a miles de refugiados de Homs y calculamos que la pasada noche entraron casi mil heridos de Quseir y unos 5.000 civiles, además de todos los miembros del Ejército Libre de Siria”. Ellos se suman a los 10.000 habitantes, entre locales y desplazados internos, que ya tenía la villa siria.

Los últimos vídeos colgados por activistas de Quseir eran demoledores. En uno de ellos se ve a doctores como Qassam al Zeid, protagonista de uno de los reportajes realizados por Cuarto Poder hace un año en Quseir, operando con alicates y vendando con jirones de ropa; en otro [arriba], terrenos de cultivo con decenas de nichos excavados y bombardeos contra los funerales. Las grabaciones de bombardeos contra edificios ocupados por civiles abundan en la red.

Según Hamza, en esta ocasión no se ha podido ofrecer un techo a los recién llegados, que han tomado posiciones en la calle aprovechando que las temperaturas por la noche lo permiten. “No tenemos agua, alimentos ni electricidad. Sólo hay un hospital de campaña, y es muy pobre”, se lamenta el joven. Se calcula que 300 heridos graves procedentes de Quseir han entrado en Buwaida acompañados por el personal médico del hospital de campaña de la ciudad, completamente desmantelado.

El activista incide en que la huida supone caer en una trampa de la que no hay posibilidad de escapar. Tomada Quseir, Hizbulá ha reforzado su ofensiva en el sur de la provincia de Homs, lo que le permitirá avanzar –con más o menos rapidez- hasta el corazón de Homs, acabando así con la resistencia en la provincia más orgullosa y castigada de la revolución siria. Y Buwaida será un paso más, no necesariamente complicado, para lograrlo.

“No hay munición, están combatiendo con las mismas armas que hace un año”, añade por su parte Abu Khaled, otro activista muy implicado en el levantamiento de Homs. “Los combatientes que llegaron de Aleppo no trajeron consigo apoyo en forma de armas o munición, y por eso su presencia no implicó un cambio drástico en Quseir”, subraya Hamza, que estima que los refuerzos llegados la semana pasada tras atravesar Siria en un peligroso periplo que se cobró varias víctimas no pasaban de los 500 hombres. Ahora, tanto ellos como el resto de los combatientes están “atrapados en Buwaida”, como el resto de la población.

“Necesitamos una ruta segura para evacuar a la población civil”, dice Abu Khaled con premura. “Es nuestro deber sacar a los niños y las mujeres y a los heridos, que alguien nos ayude”, señala Hamza.

barrio_Quseir
Aspecto que presentaba un barrio de Quseir, ayer, día 5, tras la entrada del Ejército sirio en la ciudad. / Efe

La entrada militar de Hizbulá en el conflicto sirio ha supuesto un giro para la situación en la provincia siria de Homs. Con la caída de Quseir, puerta de la región hacia el Líbano, los rebeldes de la provincia de Homs pierden su línea de abastecimiento exterior y también de evacuación, mientras que el régimen gana en su proyecto de recuperar la franja de terreno que comunica la capital, Damasco, con la costa mediterránea alauí.

Pero también implica una enorme presión para la tensa situación en el Líbano. Para la población suní, identificada con la mayoría siria de esta misma confesión religiosa que se ha levantado contra el régimen, la caída de Quseir supone un duro golpe, al tiempo que para la población chií –demográficamente, ambas tienen el mismo peso- implica un motivo de celebración: ayer, en las calles de los barrios chiíes de Beirut se pudieron ver carteles anunciando que “Quseir ha caído” y a seguidores del partido repartiendo caramelos para celebrar la ‘victoria’ de Hizbulá en Siria. En localidades chiíes como Qasr, las celebraciones fueron abiertas.

Los miembros de la comunidad chií no cuestionan que el movimiento de Hassan Nasrallah, nacido como resistencia a la ocupación israelí de territorios árabes, haya atravesado las fronteras libanesas para matar a otros musulmanes a quienes considera extremistas o takfiris y por tanto susceptibles de ser exterminados antes de que supongan un peligro para el Líbano, en un planteamiento de ataque preventivo muy similar al que emplea Israel o Estados Unidos para justificar sus invasiones militares.

Tampoco se cuestiona que no se celebre la ‘liberación’ de Quseir a manos de los “terroristas”, la excusa presentada por Hassan Nasrallah para librar la batalla de Quseir, sino la ‘caída’ de la ciudad. Ni siquiera plantea dudas que semejante batalla, librada a instancias de una dictadura afín, haya costado decenas de vidas a miembros de Hizbulá: el Partido de Dios ya ha confirmado que también combate en Alepo, Idlib, Damasco y Hama, además de Homs, y parece que esas primeras docenas de féretros que han recibido sepultura en las tres últimas semanas en el Líbano son sólo el comienzo de una nueva etapa. “La gente tiene que entender que ahora Hizbulá es un partido regional", apuntaba un combatiente del partido/milicia chií libanés en declaraciones a un medio local.

Su implicación tiene como precio el enfrentamiento intersectario libanés y una guerra civil que se avecina como inevitable en el Líbano. El jefe del Estado Mayor del ELS, Salim Idriss, advirtió ayer que “los combatientes sirios están listos para mover las batallas al Líbano y enfrentarse a los hombres armados de Hizbulá junto a los miembros de las fuerzas del régimen sirio”. Es poco probable, dada la división interna, la falta de estrategia común y el retroceso en sus logros militares en territorio sirio, que el ELS tenga capacidad de maniobra fuera de Siria, pero no se puede descartar que elementos extremistas presentes en el Líbano lancen ataques para vengarse del apoyo de Hizbulá a Bashar Assad. Ayer mismo lo dijo el jeque salafista Ahmad Assir, comentando las fotos de los festejos de miembros de Hizbulá por la victoria de Quseir. “Hizbulá se alegra por una victoria ilusoria, pero yo les digo que no se alegren demasiado porque ya tienen suficiente con la vergüenza de que Dios les haya hecho caer en el lodo en Siria”.

Desde la ciudad norteña de Tripoli, el destacado clérigo salafista Dai al Islam al Shahal pidió a la comunidad suní libanesa que se prepare para defender el Líbano de Hizbulá e Irán. "Hemos hecho todo lo posible para impedir una guerra en nuestro país, pero el cuchillo está ahora en nuestras gargantas y no podemos esperar a que nos degüellen una vez más".

7 Comments
  1. M.A.R. says

    Alucino con tanto «progre» aliado de lo más oscurantista qùe puede encontrarse en Oriente Próximo, las dictaduras petroleras del Golfo y la ideololgía wahabo-sálafi que ellos exportan.
    Si tan preocupados por la «democracia» están, ¿por qué guardan silencio con lo que ocurre en Bahrein?, ¿por qué guardan silencio ante las dictaduras de Qatar o Arabia?.
    Estoy cansado de tanto progre hipócrita.

  2. LINA says

    los históricos enemigos de los pueblos árabes son conocidos, no nos engañan las monarquías del petrodolar con su afán por la democracia, pero la novedad ahora es que ya se han caído las máscaras de los históricos amigos, Hizbolá Rusia e Irán encabezan la lista, para no ir más lejos a Venezuela y Cuba.

  3. juan gaviota says

    Siria no es Libia,creo que los «democráticos» mercenarios y sus mentores, ya se han dado cuenta. Gadafi contaba con el «apoyo»de sus amiguetes occidentales, con los que no reparaba en fiestas y en fotos de familia.
    Y Al Assad cuenta con amigos aguerridos, que están dispuestos a jugarse el pellejo por defender al «dictador»que ha ganado democraticamente las elecciones; Algo más de lo que han hecho los que le sabotean.
    De todas formas la partida esta en tablas, el primero que meta la pata lo pagará con petroleo.
    Y todo esto sin contar con el potentisimo efecto dominó , porqué sabemos como ha empezado la guerra ,pero no tenemos ni puñetera idea de como acabará.

  4. Voland says

    Alucino que alguin pueda apoyar a una dictadura genocida y mafiosa como la de los Assad y como justificacion diga que en Barehin hay tambien represion.
    Como si la existencia de la una borrase los crimenes de la otra. A la unión europea habra que pedirle que se ocupe tambien de Barehin , pero por favor que se ocupe de una vez por todas de Siria . Pero de verdad, dandoles armas para que puedan defenderse, no solo meras declaraciones.

  5. hector says

    hay gente que comenta con apasionamiento o aveces bajo su fanatismo que de ninguna manera es objetiva. las opiniones deben ser razonables. es patético entre hermanos de una misma creencia puede pelear hasta la muerte y es algo deplorable el fanatismo en cualquier campo que te en-ciega y no te deja actuar con criterio y bajo una razón, la verdad es una enfermedad, por lo tanto, en campo se debe evitar que los niños nunca sean fanáticos sino seres con alto desarrollo de su pensamiento critico, para eso dios no dios dio el cerebro no para actuar peor que un salvaje.
    ahora la verdad en Siria la guerra es producto de ese fanatismo dogmático, sectario, eso pasa cuando la gente cree que él es el único bueno, pues nadie debe creerse así porque todos somos seres perfectibles, con fortalezas y debilidades, susceptibles a errores no somos un producto acabado, hasta el ultimo momento de nuestra existencia erramos y aprendimos también. el triunfador reconoce sus errores y cuando logra el éxito dice, que aun es suficiente, pero el mediocre culpa sus errores a otro y se jacta y se pone soberbio aun cuando esta fuera de razón.
    es increíble entre los sirios se maten por razones sectarias. lo razonable es cuando el enemigo es extrajenro por contra ello y después solucionar problemas internos, en estes momentos siria, Iran, corea del norte, Venezuela, CUBA, SON PAÍSES ENEMIGOS DECRETADOS POR LOS EE.UU. y sus aliados del occidente. EE.UU. objetivamente hablando es el gran imperio que quiere polarizaron el mundo en todo aspecto, o globalizar en 100%, y mantener bajo su jugo el planeta eliminando cualquier tropiezo que exista en su camino al empoderamiento total del planeta en todo aspecto que ellos creen estar en su derecho, pero sabemos esa manera de pensar y7 ceer es dimencial, que seguramente les traerá graves consecuencias en posteriori, como caso de alemania Nazi, o cual imperio que blasfemó al mundo y a la humanidad. los norteamericanos y occidentales han sembrado tanto odio innecesario, tal maldad, tanta miseria y esas personas y sus generaCIONES DIFÍCILMENTE podrán olvidarse como los hijos de Iraq, Libia, Cuba, Afganistán, etc que es incontable. Pero es Así la ambición. Cualquier País estando en su pellejo de Siria lo que quedad es defenderse hasta el ultimo y cualquier costo y está en su legitimo derecho, como que también Corea del Norte, es logico, o alguien puede decir que es correcto que te invada, que te quita tu país por más poderosos que sea. ahora la democracias, que es respecto internacional entre naciones países obvio que no existe es una palabra que interpreta de acuerdo al interés de cada uno, para occidente y USA democracia es que a ellos todos tengan obediencia y todos los demás PAÍSES en DESARROLLO estén de acuerdo y que no fabriquen armas con que revelarse contra ellos, pero ellos creen tener derecho fabricar cuanto puedan y lo que puedan, para ellos no existe reglas ni por ellos mismo temen. en algún momento tuviera fuga esas bombas nucleares, armas químicas, biológicas, etc,. estas personas son seres psicópatas en esa apariencia de ser humano, como tanto daño hicieron a sus semejantes pues su conciencia no les deja vivir en paz, viven en permannete zozobra, miedo. yo cuando era niño es seres piel blanca, cabellos rubios, ojos de color decía que eran seres humanos racionales pero me he dado cuenta que eso ya habían perdido o el grado de humanidad han perdido para convertirse en simples vulgares, como los romanos, griegos en viejos tiempos.
    por ultimo que todos debemos aprender a convivir, con las diferencias, respetarnos en función de ser humano que somos no en función de credo, raza, creencia, etc. y rechazar cualquier ambición como de los gringos o del cualquier país que venga esas ideas malas. los hombres luchemos por hacer cambiar la forma de pensar estos ambiciosos , curando de su Psicopatía, los hombres debemos luchar por implantar los valores humanos sobre todo el respeto. y estar consciente que es natural que exista la contradicción en todo campo para que haya el contrapeso, eso es la naturaleza bipolar de existencia, y así funciona la vida, nada funciona de manera multipolar, ejemplo, sin alto no habría bajo, sin derecho no hay izquierdo…

Leave A Reply

Your email address will not be published.