El ‘Ragged Army’ desenmascara el maltrato de Europa a la nueva emigración española

5
Una imagen del documental sobre el trato dado a la inmigración en Suecia / The Ragged Army
Un grupo de jóvenes durante una marcha contra el racismo en la ciudad sueca de Umea. / The Ragged Army

No es ninguna casualidad que las protestas europeas de la Marea Granate coincidan con el proyecto periodístico puesto en marcha por “The Ragged Army” (El Ejército Roto) para denunciar y combatir las condiciones en las que le ha tocado vivir en el centro y norte de Europa a la nueva oleada de emigrantes españoles. Tampoco es casualidad que ambas iniciativas denuncien el silencio cómplice de las instituciones y los grandes partidos ante las penalidades que en Escandinavia, Gran Bretaña, Alemania, Bélgica, Suiza o Francia están sufriendo los “jóvenes sin futuro”, obligados a abandonar su tierra para lanzarse a una “aventura” con resultado incierto.

“Ni en el Centro ni en el Norte de Europa se enteran de cuanto acontece en el Mediterráneo, ni en España conocemos el verdadero rostro de Europa que ha emergido de la recesión y las condiciones con que nuestros expatriados tratan de salir adelante. En contra de lo que sugieren las cifras oficiales, los jóvenes aventureros a los que se refería la secretaria general de Emigración, Marina del Corral, rondan ya el millón”.

“Y mientras los españoles abandonan el país forzados por una recesión de magnitud apocalíptica, el norte (también afectado por la crisis aunque a diferente escala) se defiende con políticas migratorias cada vez más restrictivas y, lo que es aún peor, más cercanas a los postulados de la extrema derecha, que está cobrando aliento en todo el continente. Las expulsiones de españoles en Bélgica, la voluntad de los suizos de recortar la entrada de europeos o los recientes anuncios de los gobiernos alemán y británico para limitar los derechos de los demandantes extranjeros de empleo nos proyectan una imagen del Viejo Continente bien distinta de las postales idealizadas que perfilaban los responsables del Partido Popular al principio de la legislatura”.

Estas son las premisas que han llevado a un grupo de reporteros y activistas a realizar una serie de documentales que muestren el verdadero rostro de lo que nuestras autoridades presentan como la panacea para resolver la grave crisis que afecta a la juventud española y que ha llevado a la Marea Granate a boicotear los mítines de los partidos españoles en las elecciones europeas, como hicieron recientemente con el protagonizado por Elena Valenciano en París.

Fernando Pérez Barber, impulsor de la serie de documentales / The Ragged Army
Ferran Barber, impulsor de la serie de documentales / The Ragged Army

“El asunto", dicen los impulsores del proyecto, "no es baladí. Los españoles retratados por una cadena de televisión entre los cubos de basura en las calles de Oslo o los jóvenes estafados en Erfurt (Alemania) no son casos aislados”. Por eso, añaden, su principal objetivo es “documentar a bocajarro el dolor de los españoles y otros emigrantes que se han visto obligados a dejar sus países y dar a conocer el clima de xenofobia que se respira en amplios sectores de las sociedades del centro y norte de Europa”.

Y, para empezar, han elegido precisamente Suecia, probablemente el país con mejor imagen internacional en este terreno a través del reportaje "Emigra o degenera: bienvenido a Suecia". “Las imágenes idealizadas que veníamos proyectando los medios de comunicación poco tienen que ver con la realidad”, explica Ferran Barber, uno de los promotores del proyecto, en unas declaraciones a Tercera Información. “No existe el milagro sueco”, añade este veterano periodista que ha trabajado en Oriente Medio (Turquía, Irán, Irak), África (Liberia, Sierra Leona) y en otras zonas conflictivas de los Balcanes y la antigua Unión Soviética. Sin ir más lejos, recuerda los estallidos de violencia que, por este motivo, se registraron en ciudades suecas como Estocolmo o Malmoe, producto de la “ira acumulada” entre los inmigrantes para exigir, simplemente, “el derecho a ser tratados como seres humanos”.

Barber lo ha padecido en sus propias carnes; solo en su primera semana de estancia en Umea, capital europea de la cultura, fue interceptado e identificado por la policía en cinco ocasiones. En Suecia, añade, “obtener el llamado número personal supone un esfuerzo ímprobo que, en el mejor de los casos, dura meses. Y sin el número en cuestión un europeo no tiene derecho a alquilar un piso, abrir una cuenta bancaria, tener teléfono o asistir a ciertos eventos personales. Es una forma terriblemente sibilina de impedir el acceso de los europeos a su contrato de trabajo”.  En su opinión, el problema actual de Suecia es que la xenofobia se ha convertido en estructural y ha impregnado todo el entramado institucional.

No ocurre lo mismo con quienes ya van a Suecia o a otros países con un contrato acordado previamente, pero lanzar a los jóvenes a la “aventura” como insinuó Marina del Corral es una grave irresponsabilidad “que solo denota la falta de respeto que el Partido Popular tiene por el sufrimiento de sus compatriotas”.

Tras el documental sobre Suecia, ahora “The Ragged Army” tiene intención de desembarcar en Alemania, y después en Bélgica, Suiza… pero, para ello, solicita el apoyo de quienes no están “en primera línea”, respaldando la financiación de esta ofensiva mediática a través de un crowfunding. Si, en el plazo de una semana, no llegan a un mínimo de 4.000 euros, toda la operación podría venirse abajo.

5 Comments
  1. celine says

    A Europa del Norte se le viene viendo el bigotillo desde antes de que empezara la crisis financiera… pero esto suena muy preocupante, desde luego.

  2. baladí says

    The Ragged Army=/= El Ejército Roto

    Buscad un traductor online, que es gratis. Menuda vergüenza.

  3. Manuel Martorell says

    Precisamente el uso de un buen diccionario (por ejemplo el Collins) permite utilizar esta acepción de «ragged» en el sentido de «desordenado», «sin orden», «confuso» e, incluso, Ejército de los derrotados -no en combate, claro, sino económicamente- más que el de «harapientos» o «andrajosos» que sería la traducción más lineal, con menos intencionalidad y que poco tiene que ver con los jovenes obligados a emigrar.

  4. libertadd says

    Amigo filólogo, http://es.dicios.com/enes/ragged

    La acepción de «roto» es perfectamente aceptable y más que oportuna. Es más, tiene un sentido metafórico completamente ajustado a la intención de THE RAGGED ARMY.

Leave A Reply

Your email address will not be published.