Nils Muižnieks: “La legalización de las expulsiones en caliente es inaceptable”

Nils Muižnieks comisario DDHH Consejo De Europa
Nils Muižnieks, comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, en una foto de archivo. / Efe

BRUSELAS.– Tras las últimas informaciones sobre violencia contra inmigrantes, expulsiones en caliente y ante la inminente discusión en el Congreso de los diputados de la Ley de Seguridad Ciudadana, más conocida como “Ley Mordaza”, cuartooder.es entrevista a Nils Muižnieks, Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, sobre la situación de los derechos fundamentales en España.

Muižnieks, nacido en Los Ángeles (EEUU), en 1964, y nacionalizado en Letonia, es una autoridad independiente cuya principal actividad es la denuncia de violaciones en materia de derechos humanos y la recomendación de buenas prácticas para su protección.

Publicidad

En octubre de 2013, el Comisario publicó un informe en el que alertaba del fuerte impacto de la crisis sobre los derechos humanos en España. Entre los asuntos más preocupantes destacaban la situación de los niños, las personas con algún tipo de discapacidad física o mental, la comunidad gitana, los inmigrantes y la violencia policial contra manifestantes. Con esta entrevista, hemos querido actualizar ese informe en torno a dos temas especialmente polémicos: los recortes en libertades civiles que podría suponer la aprobación de la ley mordaza y las violaciones de derechos en la gestión de la inmigración irregular.

Violencia en la valla

El Comisario Muižnieks considera que la gestión de la inmigración irregular presenta graves carencias en el respeto a los derechos humanos. Muižnieks denuncia que a menudo se encuentra con gobiernos que creen que no rescatar a los inmigrantes en el mar, la violencia y las malas condiciones de recibimiento conseguirán disuadir a los inmigrantes. Sin embargo, para el Comisario “estas prácticas no funcionan y además son contrarias a los derechos humanos.”

Muižnieks conoce bien la situación en la frontera sur española y es contundente respecto a las agresiones registradas en las últimas semanas pero que no son las primeras: “esta violencia es intolerable, debe ser investigada y las personas implicadas, castigadas.”

Expulsiones en caliente

Pero hay un asunto que preocupa especialmente a Muižnieks: la intención de Mariano Rajoy de legalizar las expulsiones en caliente. Esta expresión hace referencia a la devolución de inmigrantes irregulares sin siquiera estudiar su caso. Según Nils Muižnieks, “las expulsiones en caliente son inaceptables. El gobierno español no puede legalizar una práctica ilegal.”

España, dice el Comisario, debe respetar los tratados y acuerdos que ha ratificado y en los que aparece el principio internacional de “non-refoulement (no devolución)”. Los principios internacionales son normas de “ius cogens”, es decir, normas imperativas y por tanto, su violación constituye la violación del derecho internacional en la cual incurre España con esta actividad.

Aunque la situación en las fronteras es límite, reconoce Muižnieks, la salvaguarda de la seguridad no puede jamás constituir la justificación de violaciones de derechos. “Incluso si existen carencias en la respuesta común de la Unión Europea esto no exime a los países de sus obligaciones en materia de derechos humanos.”

El Comisario considera que en general existen “irregularidades en el respeto a los derechos humanos en la gestión de la inmigración en España.” Consciente de la gravedad de la situación, Muižnieks cree que debe viajar a Ceuta y Melilla para “aprender más a cerca de esta realidad y poder hablar con oficiales en el terreno.”

El drama de la inmigración

Nils Muižnieks Efe
Otra imagen del comisario. / Efe

El Comisario Muižnieks incide además en que la militarización de fronteras no puede ser la única respuesta a la emergencia humanitaria que supone inmigración. “Hay muchos países cerrando los ojos ante la dramática situación de miles de inmigrantes irregulares que tratan de llegar a Europa para demandar asilo.” Muižnieks destaca la necesidad de trabajar en las vías legales de inmigración hacia Europa y en una mejor gestión de las solicitudes de asilo.

No importa lo altas que sean las vallas o lo peligrosas que sean las rutas, la inmigración continuará.” Un abordaje de la cuestión desde los derechos humanos es lo que el Comisario echa en falta: “España tiene derecho a reforzar sus fronteras pero debe hacerlo en el respeto a los derechos fundamentales.” El Comisario Muižnieks se compromete a trabajar con las autoridades españolas pertinentes, para que esto se cumpla.

‘Ley mordaza’

El Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa ha seguido de cerca el proceso de elaboración de la Ley de Seguridad Ciudadana desde su borrador hasta la versión actual que se debatirá próximamente en el Congreso de los Diputados. Hace unos meses, Muižnieks se reunió con una delegación del ministerio de Interior español y mostró su preocupación acerca de la ley.

El Comisario se congratula de la versión actual de la ley que considera “mejor que el borrador de hace unos meses en el que encontré numerosos puntos problemáticos en cuanto al respeto de diversos derechos.”

Sin embargo, para el Comisario no es suficiente. “Aunque muchos de los consejos que di se tuvieron en cuenta, algunos asuntos preocupantes se mantienen.” Muižnieks se refiere en particular a la demanda de autorización previa para concentraciones, la consideración de la alteración del orden público en torno al Congreso o a Asambleas regionales como falta grave o la prohibición de grabación de imágenes de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad en el desempeño de sus funciones.

Precisamente respecto a las fuerzas de seguridad, dos asuntos atraen la atención del Comisario: la impunidad y las detenciones incomunicadas. Para Muižnieks, la violencia policial debe ser condenada: “la impunidad respecto a la conducta policial es intolerable.” En cuanto a las detenciones incomunicadas, denuncia que “el gobierno continúa defendiendo esta práctica que es altamente problemática no solo para mí, sino para la Corte Europea de Derechos Humanos.”

Otra de las preocupaciones del Comisario es la ambigüedad de algunos artículos de la ley ya que esta puede provocar inseguridad jurídica.

En cualquier caso, Nils Muižnieks espera que la ley no incluya en su versión final ninguno de estos aspectos que, como manifestó a las autoridades pertinentes, presentan problemas en el respeto a los derechos fundamentales.

Para el Comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Nils Muižnieks, España tiene aún mucho que trabajar en lo que al respeto de los derechos fundamentales se refiere. La corrección de la Ley de Seguridad Ciudadana para proteger los derechos y libertades civiles y la gestión de la inmigración en el respeto a los derechos humanos son los grandes retos.

(*) Beatriz Ríos es periodista.