Bartolo Fuentes, periodista acusado de instigar la caravana a EEUU: “Quieren criminalizarme”

  • Fuentes está especializado en la cuestión migratoria y había acompañado a la anterior caravana de migrantes que reunió a más de 1.000 personas en México en abril
  • "No quieren reconocer la situación de pobreza y miseria de la población en Honduras y su repudio hacia el Gobierno, que es lo que les hace marcharse"

Unas 300 personas abandonan cada día Honduras para huir de la inseguridad, la violencia y la miseria. El éxodo que se produce desde el país centroamericano es cotidiano, un goteo incesante que por ser habitual despierta pocas atenciones. Pero la crisis humanitaria se acentúa y los migrantes comienzan a organizarse. El pasado 13 de octubre más de un centenar de hondureños decidieron unirse para emprender una caminata rumbo a EEUU. Antes de abandonar San Pedro de Sula ya se les habían sumado 400 personas y, a su paso por la ciudad fronteriza de Santa Rosa de Copán, doblaban el millar. La muchedumbre podría protegerles de los infinitos peligros que presenta la ruta.

Después de esa caravana salieron varias más, que partieron de otros países de Centroamérica. Ahora mismo, más de 5.000 personas descansan en un albergue improvisado de Ciudad de México esperando proseguir su camino hacia EEUU. Donald Trump ya planea el endurecimiento de su política migratoria para impedir el paso a los migrantes, mientras el presidente de Honduras, Juan Orlando Herández, se encuentra sobrepasado por este fenómeno sin precedentes que cuestiona profundamente a su Gobierno y le convierte en el foco de las críticas a nivel internacional.

Publicidad

En medio de todo, un periodista hondureño y exdiputado opositor, Bartolo Fuentes, quien ha sido señalado por el Ejecutivo de Honduras de organizar la caravana migrante para provocar “la ingobernabilidad” del país. Hernández le comunicó al vicepresidente de EEUU, Mike Pence, que la caravana era impulsada por factores de la izquierda financiados con dinero de Venezuela. En una conversación con Cuartopoder.es, este activista que se dedica desde hace 20 años a la defensa de los derechos de los migrantes, niega las acusaciones. “Son calumnias orientadas a la criminalización, al ataque. No quieren reconocer la situación de pobreza y miseria de la población en Honduras y su repudio hacia el Gobierno, que es lo que les hace marcharse”.

Publicidad

Fuentes está especializado en la cuestión migratoria y había acompañado a la anterior caravana de migrantes que reunió a más de 1.000 personas en México el pasado mes de abril. En 1999 creó Sin Fronteras, un programa de radio que está dirigido a las madres de migrantes y que todavía perdura. También se ha implicado en la repatriación de los migrantes que fallecen en el camino y en la ayuda de los que, tras haber sufrido accidentes, regresan a su país mutilados de brazos o piernas. Su experiencia le ha hecho aprender que los migrantes “si van agrupados pueden protegerse para evitar agresiones, asaltos o violaciones”, explica.

El periodista acompañó a la caravana que partió el 13 de noviembre desde sus inicios. “No la organicé, ni fui a llamar a nadie a su casa”, subraya. Los migrantes suelen ir en grupos de máximo 12 personas, pero en este ocasión unas 160 personas planearon el viaje y el grupo fue haciéndose cada vez más grande a medida que avanzaban. Fuentes explica lo que ocurrió de manera muy diferente a cómo lo hace su Gobierno: “La televisión, en concreto el canal HCH, estuvo insistentemente repitiendo que la caminata estaba conformada por gente que recibía financiación, comida y transporte”, explica el periodista. Lo que era “un ataque” fundamentado en mentiras, según el periodista, se convirtió “en una campaña publicataria” de la caravana y muchos hondureños quisieron sumarse a esa expedición que supuestamente contaba con tantas comodidades.

El pasado 16 de octubre, cuando atravesó la frontera de Guatemala junto a la caravana, fue detenido por la Policía fronteriza y le enviaron en un vuelo a Tegucigalpa. Allí, en el aeropuerto, narra que la Policía Nacional quiso detenerle y un grupo de compañeros periodistas logró salvarle del arresto. “En Honduras hay cientos de personas encarceladas de manera preventiva sin que hayan cometido ningún delito”, explica Fuentes. Por eso, partió a El Salvador y después a México, donde había sido invitado a participar en al Foro Social Mundial de las Migraciones.

Actualmente Fuentes se encuentra en México, aunque rechaza pedir asilo político porque quiere regresar a su país. Viajará de nuevo a El Salvador para esperar a que “se den las condiciones” que garanticen la seguridad tanto de él como de su familia en Honduras. De momento, destaca que ni su Gobierno ni el de EEUU le han invitado a conversar, algo que le sirve para corroborar que se ha convertido en su cabeza de turco.

“Yo no quisiera que se fuese nadie de Honduras. Tratamos de transformar el país para que nadie tenga que marcharse por inseguridad”, asegura. Mientras tanto, seguirá apoyando en la distancia a la caravana migrante, que marcha para conseguir una vida digna “en contra unos Gobiernos represivos que criminalizan a las personas e ignoran que no necesitan un pasaporte y documentos para tener Derechos Humanos”, manifiesta.