BOLIVIA

Recrudece la represión contra la resistencia que exige el retorno de Evo Morales

  • La Policía y el Ejército de Bolivia pusieron en marcha operativos conjuntos de represión contra organizaciones sociales y población opositora al nuevo Gobierno
  • A la denuncia de golpe de estado se suma la protesta por el agravio a la Wiphala, la bandera de los pueblos originario campesinos, ofendida con actos racistas

0

BOLIVIA.- La Policía y el Ejército de Bolivia pusieron en marcha operativos conjuntos de represión contra organizaciones sociales y población que no reconocen al denominado Gobierno de Transición encabezado por la senadora Jeanine Áñez. En la jornada de ayer viernes, estos operativos se cobraron la vida de cinco ciudadanos en enfrentamientos producidos en cercanías de Sacaba, aproximadamente 15 km de Cochabamba, capital del departamento del mismo nombre en la zona central del territorio boliviano.

La Agencia Boliviana de Información ABI, dio a conocer al final de la jornada que un total de 493 personas fueron privadas de libertad, de ellas 124 en calidad de aprehendidas y 369 arrestadas, las mismas que serán procesadas por tenencia y portación de armas, fabricación y tenencia de artefactos explosivos, enriquecimiento ilícito y en algunos casos por alzamiento armado. Según declaraciones de Jaime Zurita, comandante departamental de la policía de Cochabamba, se habría incautado dinero que estaba siendo repartido entre los manifestantes.

Desde la mañana del viernes, miles de productores del Chapare marcharon con el objetivo de ingresar a la capital cochabambina para expresar su repudio contra lo que ellos sostienen como golpe de estado y autoproclamación de la actual presidenta Añez. El asedio continúa.

Publicidad

Otro numeroso grupo de resistencia se encuentra en cercanías del límite entre los departamentos de Cochabamba y Santa Cruz, la localidad de Yapacaní, donde también se ha registrado un muerto en pasados días. Mientras que en territorio del departamento de Santa Cruz, población de Cuatro Cañadas se registra el bloqueo de la carretera que une Santa Cruz con Trinidad, capital del departamento de Beni. De igual manera pobladores de los valles cruceños, al sur de Santa Cruz, cerraron la carretera y provocan la falta de aprovisionamiento de alimentos a la capital  cruceña.

Al norte, en la ciudad intermedia de Montero, donde en pasados días se produjeron dos muertes del lado cívico, opositor de Evo Morales, y el jueves otro muerto del lado movilizado, se realizan manifestaciones esporádicas que son reprimidas por la Policía.

En el lado occidental del territorio boliviano, existe movilización de apoyo al gobierno de Evo Morales en poblaciones de Potosí, donde la policía logró incautar vehículos que presuntamente transportaban dinamita. Hay bloqueos en varios puntos de la carretera Oruro – La Paz y no se ha logrado hasta el momento la normalidad a que apuntan las fuerzas de represión.

Existen bloqueos de carreteras en Chuquisaca, población de Yamparáez y la Policía anunció la puesta en marcha del Plan Carretera Segura, para garantizar el acceso al aeropuerto de Alcantarí, que estaba obstruido.

Organizaciones y vecinos de El Alto, ciudad vecina de la sede de gobierno, La Paz, tienen en permanente jaque a las fuerzas del Ejército y la Policía que se han visto rebasadas en determinados momentos. La gente que exige el retorno de Evo Morales, ha logrado llegar a cercanías de la plaza Murillo donde se encuentra el palacio de Gobierno y a uno de los puntos de protesta emblemáticos de La Paz, como es la plaza San Francisco, donde los manifestantes expresaron su repudio al nuevo orden establecido en el Gobierno Nacional.

Ha comenzado a notarse la carencia de gas licuado en garrafas, que demanda la población que no cuenta con instalaciones de gas domiciliario y la distribución de carburantes en los surtidores escasea notablemente. Se observan largas filas de vehículos a la espera de la provisión de combustibles. Similar situación se anunció en la ciudad de Trinidad, al norte del país. Mientras tanto, las autoridades de gobierno, piden paciencia a la ciudadanía ante la escasez de carburantes.

La policía ha dado a conocer que en la movilización de La Paz aprehendieron alrededor de cien manifestantes que fueron trasladados a dependencias policiales.

A la denuncia de golpe de estado se suma la protesta por el agravio a la Wiphala, la bandera de los pueblos originario campesinos, ofendida con actos racistas por dirigentes opositores a Evo Morales y por policías que eliminaron de sus uniformes la enseña originaria que acompañaba a la tricolor nacional. De nada sirvieron actos tardíos de desagravio que se realizaron en todos los departamentos del país y las disculpas ofrecidas por dirigentes opositores a Morales, que a estas alturas arguyeron desconocimiento del significado de este emblema.

Esta situación ha obligado a la nueva gobernante, a incorporar en su gabinete ministerial a ciudadanos de extracción campesina y obrera, como la ministra de turismo y cultura Martha Yujra y otro ministro que no gozan del apoyo de las mayorías seguidoras del Movimiento al Socialismo, MAS, de Evo Morales.

Pacificación con represión

Mientras algunos miembros del nuevo Gobierno, hablan y llaman a la pacificación y convocan a representantes del MAS a reunirse con reaparecidos políticos de vieja data, como Samuel Doria Medina, Tuto Quiroga, Luis Vásquez Villamor y otros, junto a representantes de la Iglesia Católica, el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, instruye a la Policía y el Ejército a coordinar acciones para desbloquear carretas por la fuerza y amenaza con castigar a quienes estarían cometiendo “vandalismo” que serán sancionados por los destrozos que provoquen. Asimismo, dirigentes de organizaciones afines al MAS, denuncian persecución política.

Leave A Reply

Your email address will not be published.