El principio “antidaño” que puede frenar el ‘greenwashing’ en las inversiones europeas

  • Grandes grupos del Parlamento Europeo han fijado posiciones sobre qué hacer con los fondos del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia
  • Han marcado seis objetivos principales y dos "horizontales" entre los que está el principio de no causar daño
  • Los ecologistas piden más garantías para que la recuperación sea verde: "Lo que no ha entrado en el gran acuerdo es una lista de exclusión de inversiones"

0

Esta semana, cuatro grandes grupos del Parlamento Europeo alcanzaron un acuerdo sobre el Mecanismo de Recuperación y Resiliencia para pedir rebajar la condicionalidad y han fijado su propia posición en una negociación a la que aún le queda recorrido. Tal y como explicó la eurodiputada socialista Eider Gardiazabal a la prensa, en esta ocasión, entre otras cuestiones, incluyeron dos objetivos horizontales: la adecuación a los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) de Naciones Unidas, y el “principio de no causar daño” al medioambiente, ¿pero qué supone este último principio?

Tal y como explicó la negociadora socialista, este objetivo supondría que no se podría hacer "ninguna medida ni inversión tenga efectos dañinos en el clima" con los 672.500 millones de euros del Mecanismo. Sería un principio transversal que tendría que sobrevolar el resto de los seis objetivos principales del pacto: la transición climática justa y la transición digital, ya establecidas por el Consejo, la cohesión social, una estrategia industrial europea y de apoyo a pymes, modernización de las Administraciones públicas y juventud, con fondos para apoyar la Garantía Juvenil e Infantil.

Este principio traducido como "no causar daño" no les resulta novedoso a los ecologistas consultados. "Lo interesante aquí es que lo hagan explícito", explica José Luis García, responsable del Programa de Cambio Climático de Greenpeace. Este principio ya aparece en el documento del Green Deal y en el reglamento sobre inversiones aprobado en junio de 2020, donde este principio ya se definía como "no significant harm" (no causar "daño significativo").

Las negociaciones aún tienen que continuar. Desde el grupos socialista en el Parlamento europeo reconocen que incluirlo no ha sido fácil, pero esperan que se mantengan tras la negociación: "Por un lado, este principio está contenido en un Reglamento que hay que cumplir. Por otro, la transición ecológica es uno de los principios que guían el plan de recuperación", argumentan.

De la voluntad a la concreción

Aún es "pronto" para conocer cuáles serán las inversiones concretas. "Dejará fuera las que no cumplan los criterios que se establezcan en el texto. Los Estados miembros tendrán que presentar sus planes a la Comisión Europea, que los evaluará según estos criterios, y los aceptará o rechazará, o pedirá que se hagan modificaciones para que se adapten a ellos", explican los socialistas europeos.

El principio de "no causar daño” sobrevoló también el Pacto Verde Europeo y su inclusión es bien valorada en el Mecanismo de Recuperación, pero los ecologistas necesitan más garantías que dejen claro dónde no va a ir el dinero europeo: "Lo que no dice Gardiazabal es que lo que no ha entrado en el gran acuerdo es una lista de exclusión, es decir, una lista concreta donde se detallen las actividades que no se pueden financiar", explica Samuel Martín-Sosa, responsable del área Internacional de Ecologistas en Acción.

¿Pero cómo se sabe qué inversiones son "significativamente dañinas" y cuáles no? José Luis García alude al mecanismo europeo de las taxonomías, una "herramienta de la que se va a dotar la UE para definir qué inversiones son o no sostenibles". Sin embargo, por el momento solo se han alumbrado las taxonomías climáticas. "Para cuando se decidan las inversiones del Mecanismo de recuperación esas reglas no estarán terminadas", explica el activista de Greenpeace.

Martín-Sosa insiste en las listas de exclusión en el Mecanismo de Recuperación para que no haya recovecos por los que esas inversiones puedan colarse después. "Si no hay una mención concreta sobre combustibles fósiles, no hay nada que nos garantice que  luego no se haga", explica. Ejemplifica con la gran batalla europea que ahora se da por el gas: "Si no se excluye, podrían seguir construyéndose infraestructuras de transporte para que ese gas llegue a las casas".

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.

Leave A Reply

Your email address will not be published.