Comité de huelga de H&M: “La gente está harta de destrozarse la espalda por ese sueldo”

El pasado día 3 de mayo, los trabajadores del almacén de H&M, ubicado en Torrejón de Ardoz (Madrid), tiraron de refranero para exigir una mejora de sus condiciones laborales: “No te hagas el sueco, págame”. Era la segunda convocatoria de huelga de esta plantilla. La primera fue el pasado 30 de abril. Dora Iglesias, secretaria de la sección sindical de UGT, detalla los motivos: retrasos en los pagos, sueldos bajos, convenios insatisfactorios o dolores musculares al llegar a casa tras una larga jornada de trabajo.

Charlamos con la sindicalista sobre los motivos de la huelga y las acciones que planean en el futuro, entre ellas, una convocatoria el próximo día 19 de mayo que aún no está cerrada: “La gente está harta”, resume.

Anuncio

— ¿Qué es lo que piden los trabajadores?

Cumplimiento de convenio y mejoras para los trabajadores del almacén. Algunas las llevamos pidiendo muchos años.

— ¿Cuál es la situación actual?

Hemos hecho dos huelgas y la empresa aún no se ha pronunciado.

Publicidad

— ¿No han movido ficha?

No, aún no. Nosotros ya hemos pedido permiso para concentrarnos delante de la tienda de Gran Vía el día 19 de mayo. Muchos trabajadores demandan una huelga indefinida hasta que la situación se solucione.

— De momento, la huelga ha afectado solo a almacén, ¿se han planteado extenderla a las tiendas?

Publicidad

— En el sector de comercio, el salario más bajo es el de mozo, que es el que sufrimos los trabajadores del almacén. Pero en las tiendas no te puedo decir con exactitud, aunque es cierto que algunas se han puesto en contacto conmigo porque quieren ver cómo va funcionando esto. Tienen problemas similares, ya sea por temas salariales o de comunicación con la empresa. La gente por 844 euros de base está harta de destrozarse la espalda en el almacén. Encima H&M tiene un sistema de trabajo que es muy manual. La carga la realiza el hombre y la mujer, no hay máquinas que te ayuden. Los trabajadores no superan los 1.000 euros en líquido. Es una salario muy bajo y las condiciones en las que trabajan son muy precarias. Hay personas que están sufriendo problemas musculares, que son enfermedades profesionales. Luego vas a la mutua y te derivan a la Seguridad Social.

— Me ha contado que llevan reclamando muchos años algunas de sus reivindicaciones, ¿por qué entonces se han convocado las huelgas ahora?

“La crisis trajo mucho miedo. Ahora parece que se está perdiendo”

— La crisis trajo mucho miedo. Ahora parece que se está perdiendo. Se firmó un convenio el año pasado y hubo retraso en los pagos. La nocturnidad de las vacaciones de 2016 y 2017 a fecha de hoy no la han pagado. Fue la gota que colmó el vaso. Además, hay trabajadores que vienen de otra empresa y ven que están pasando los años y no llega la subida. La gente ha explotado. Antes tres hablaban de huelga y el resto decían que no. Ahora es al revés, la mayoría dice huelga y tres que no. Se han hartado.

— Vuestra huelga ha coincidido con el conflicto de los trabajadores contra otra multinacional, Amazon, ¿qué relación tenéis?

Hemos estado apoyando su huelga y ellos la nuestra. Sé que su empresa ha tomado medidas tras las movilizaciones, a nosotros no nos ha pasado. Sí es cierto que en nuestro almacén hay tensión. Vamos a poner una denuncia porque el día de la huelga (3 de mayo), el comité quiso entrar a las instalaciones y se le negó. También tienen la costumbre de que cuando se negocia algo con la empresa y el comité no está de acuerdo, llaman a los trabajadores para darles información a su manera y sin darnos tiempo a que les expliquemos por qué no lo hemos aceptado. Es un intento de echarnos a los empleados encima. Nos ha pasado alguna vez.

 

Publicidad