Queridos Reyes Magos

0

Recuerdo años atrás, cuando jugaba con jugadores de otras nacionalidades, la sensación de percibir el desconocimiento y en algunos casos la falta de respeto (deportivamente hablando) al deportista español. Especialmente los americanos.

Era un sentimiento difícil de explicar pero fácil de sentir. Nadie decía nada pero todo el mundo pensaba que cuando llegaba el cruce de cuartos, España caería, o que cuando llegara el momento importante de la temporada, España no estaría a la altura.

Por ende y si trasladamos los éxitos o fracasos de la punta del iceberg –nuestros combinados nacionales o mejores deportistas– a cualquier liga profesional o amateur, la percepción era de que los españoles éramos buenos tipos pero cuando había que jugarse las castañas mejor que lo hiciera el americano o el brasileño o el argentino que tenían mas calidad y mas carácter.

Este estado anímico y psicológico que se respiraba en nuestras fronteras es el que marcaba en la mayoría de los casos las derrotas. Muchos años jugando bien y cuando llegaba la hora de la verdad no éramos capaces de cambiar nuestro sino.

Afortunadamente, y a mi juicio gracias a la generación dorada de baloncesto del 80 (Pau, Navarro, Reyes, Cabezas, etc.) y a deportistas como Nadal o Alonso y posteriormente nuestra selección de fútbol, empezó a brotar una sensación en nuestros deportistas de que sí se podía ganar. Ya no teníamos en la cabeza únicamente pasar la ronda de grupos de manera notable, sino que queríamos superar los cruces, plantarnos en la final y ganarla. La mentalidad cambió, el estado anímico cambió y definitivamente pasamos a sentirnos ganadores.

Esa mentalidad ganadora en el deporte actual marca la diferencia y es algo que se trabaja con la confianza y se retroalimenta con títulos y victorias. Todo el que ha hecho deporte y afronta cualquier reto sabe de lo que estoy hablando.

Tras el campeonato del Mundo de fútbol, conseguido en 2010, este pasado 2011 ha estado repleto de éxitos deportivos con las selecciones nacionales: hemos sido campeones de Europa en Basket, hemos sido campeones de Copa Davis, hemos sido campeones del Mundo en hockey masculino y campeones de Europa en femenino, etc.

Lo que mas me fascina es que si miramos a nuestras jóvenes promesas, la mentalidad ganadora y situación es la misma: hemos sido campeones de Europa sub-21 y sub-19 en fútbol, hemos obtenido hasta 8 medallas en categorías de formación entre campeonatos Mundiales y Europeos en baloncesto, hemos sido campeones de Europa y campeones del Mundo con nuestras selecciones de hockey juvenil y junior, hemos obtenido éxitos en balonmano, waterpolo, voleibol.

Creo que todos estos éxitos están siendo producto de tres factores principalmente: el primero, una mejora evidente en el método de entrenamiento y en las infraestructuras para facilitar la práctica deportiva a todos; el segundo, nuestra genética y hábitos de alimentación han mejorado mucho y, por último, y para mi clave en el éxito, es que nuestra mentalidad ha pasado de ser conformista a ganadora.

Aunque os sorprenda, en mi carta a los Reyes Magos no he pedido ni que ganemos la Eurocopa ni que ganemos el Oro Olímpico en basket o que superemos en las Olimpiadas del 2012 las 22 medallas de Barcelona. Lo que yo les he pedido a los Reyes es que esta mentalidad ganadora siga viva en nuestros deportistas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.