El asfalto está que arde

2

No hay agentes de Tráfico suficientes. Los radares están situados en los puntos menos conflictivos. No se publica la accidentabilidad en estos tramos… Los guardias civiles que desempeñan sus labores en la carretera contraatacan con una lista de deficiencias de la Dirección de Tráfico frente a las medidas que rebajan sus sueldos o que les apuntan como responsables del aumento de los accidentes en la carretera.

Suben los accidentes de tráfico en las carreteras españolas y aumentan las acusaciones entre el Director General de Tráfico, Pere Navarro, y los sindicatos de guardias civiles. El asfalto está que arde. Entre las tres de la tarde del pasado viernes y la medianoche del domingo, 26 personas perdieron la vida en la carretera y otras 30 resultaron heridas, 15 de ellas graves, en 24 accidentes mortales. Aunque es pronto para buscar las causas de la siniestrabilidad, según ha manifestado Navarro, la llamada “huelga de bolis caídos” de los agentes de tráfico ha contribuido al aumento de la accidentabilidad en las carreteras. Sin embargo, los guardias civiles no comparten esta afirmación. Desde la Asociación Unificada de Guardias Civiles, AUGC niegan  la  existencia de la citada huelga, pero sí hablan de “frustración y desmotivación” de este colectivo que, alegan, es el que más trabaja y menos cobra.  Dicen que la receta no es incrementar las multas, sino mejorar e incentivar la educación en seguridad vial, como hacen en los países más punteros en seguridad vial. “Esta es la medida más eficiente, por encima de cualquier otra”, afirman.

La tormenta no amaina desde hace tiempo entre Tráfico y los agentes de Tráfico. A la rebaja salarial del 5% a todos los funcionarios, incluidos los guardias civiles, la negativa de Interior de homologar su jornada laboral con la de la Policía que reclaman desde hace más de 15 años y la aplicación de un baremo para aumentar el rendimiento de los agentes se complica la conflictividad generada hace meses y amenaza con permanecer en otoño.

Los guardias no eluden la necesidad de la aplicación de las multas para mejorar la seguridad vial. Nadie niega que, a mayor vigilancia y control, menos accidentes, pero no aceptan la fórmula que les llega desde Tráfico de multar por multar. “La medida debe ser correctora de su actitud al volante y no, como pasa, como una mera forma de recaudar. La presencia de más agentes en las carreteras es lo que ha influido realmente en beneficio de la seguridad vial, no sólo las multas”, aseguran desde la AUGC.

Y enarbolan datos. Según algunos estudios, el 75% de los radares están situados en tramos de baja accidentabilidad. No es lo único que no se está haciendo bien. La lista es larga, dicen. Fallan más cosas. Por ejemplo, el hecho de que en las carreteras secundarias, en las que se  producen más del 75% de los accidentes mortales, escasee la vigilancia de la Guardia Civil de Tráfico por la escasez de la plantilla, entre otros motivos.  En este punto vuelven las acusaciones. Dicen desde la AUGC que en el programa electoral del PSOE de 2004, se contempló un aumento de la plantilla en 1.000 efectivos al año durante tres años. En 2004 la plantilla era de 8.500 Agentes. En la actualidad hay 10.000 agentes. Según aquella promesa, en 2007 deberían circular por nuestras carreteras 11.500. Faltan agentes y, además, con la crisis, se hacen menos kilómetros por cada patrulla ya que se le ha impuesto una cuota máxima que limita su presencia en las vías.

En este conglomerado de quejas, los agentes priorizan la necesidad de mejorar la educación vial, como ya hacen los países más punteros en seguridad vial. Otra promesa incumplida a la que se dicen se va a sumar la eliminación de los tramos de concentración de accidentes para 2012, medida que prevén no se cumplirá, pero de la que tampoco se publican datos desde hace años.

Y lo último ha sido el baremo impuesto por Interior para paliar los efectos de la huelga de brazos caídos que, recrimina,  afecta a su imparcialidad y no mejora el rendimiento de los agentes. La afirmación es tajante: las denuncias deben tener prioridad por encima del auxilio en carretera o la actuación en un accidente.

La retirada de 150 euros en concepto de seguridad vial a los ‘trabajadores de la carretera’ se discrimina a los que desempeñan sus tareas en la misma agrupación pero en sus despachos. “Es decir que el que se la juega en carretera, 316 muertos en acto de servicio desde la fundación de la Agrupación en 1959, pasan frio, calor, se enfrenta a accidentes, sufre turnos impensables y contrarios a la propia política de la DGT , y se le amenaza con pagarle menos que aquellos con puestos muchísimo más cómodos”, critican. Todos estos ingredientes les hace pedir al Director General de Tráfico que rectifique y concilien posturas. Ellos, dicen, no van a claudicar.

2 Comments
  1. pili says

    Pues os van a hacer lo mismo mobing que a controladores, os pondrán de vuelta y media ante la opnión pública. Rogemos para que el «señor» Navarro sea enviado a otro puesto en el qu8e no pueda dañar ni multar

  2. Duxcrucis says

    Este es un problema consentido, con o sin el sr Navaro

Leave A Reply

Your email address will not be published.