BERTA CAO | Publicado: - Actualizado: 6/1/2017 17:58

teresa-rodriguez-podemos-andalucia-machismo-efe
La secretaria general de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, en una imagen de archivo. / Efe

La diputada y líder de Podemos en Andalucía, Teresa Rodríguez, ha denunciado el acoso sufrido el pasado 20 de diciembre, mientras participaba en un acto de la agencia Efe dentro de su agenda institucional. Ella misma lo ha hecho público en su cuenta de la red social Facebook, relatando como un desconocido se le abalanzó “y con un empujón me amordaza la boca con la mano mientras aproxima su boca a la mía y simula besarme en los labios con su mano de por medio”.

Sólo hay que pensar en la escena para sentir asco y rechazo. El tipo, un empresario de nombre Manuel Muñoz Medina, mucha M junta, se jactó de conocerla y de “estar harto de verla en la tele”. Los dos individuos que estaban presentes ¿qué hicieron, recriminarle por su inapropiada actitud? No, se quedaron tan tranquilos, a pesar de la evidente agresión. Incluso uno de ellos, que es nada menos que el presidente de la Cámara de Comercio de Sevilla, Francisco Herrero León, tuvo la osadía de hacerle el chascarrillo a Teresa Rodríguez de “ten cuidado, que te vende un mueble”.

Cierto que Herrero ha pedido disculpas una vez que la diputada cursó una queja por escrito en la propia Cámara de Comercio. Una vez hecha pública la agresión, el tal muchas emes dijo estar ebrio, porque se había pasado en una comida de empresa, que debió de ser poco copiosa, porque los hechos denunciados se produjeron, según la agredida, en torno a las 15:00 horas.

Más allá de que este personaje bebiera o no, el alcohol no es eximente en una agresión sexista (como tampoco lo es en un accidente de tráfico). En cambio, si es agravante que la agredida sea un cargo público, porque determina la falta de respeto a las mujeres en cualquier circunstancia. Lo hemos vivido ya, a mujeres de izquierdas, de derechas, políticas o no. Esa superioridad con la que se manifiesta el machismo, esa consideración de estar por encima de las mujeres, de cualquier mujer, esa prepotencia y  chulería más propia de un mentecato. Y si trata con ese desprecio a una representante elegida democráticamente, ¿cómo tratará a las empleadas de su empresa?

Lo más grave es que estos hechos son cada vez más frecuentes. El machismo, en vez de ir reduciéndose con el desarrollo social y la mayor educación de hombres y de mujeres, cada vez ocupa más espacio en lo privado a la luz de los datos de violencia machista que vamos conociendo, y en el ámbito público también. Lo hemos comprobado estos días, y denunciado, con el tratamiento informativo del asesinato de Victòria Bertrán el pasado lunes; con el mínimo interés que suscita, por ejemplo, la brecha salarial que discrimina a las mujeres en lo laboral, como lleva años denunciando la Unión Europea y los propios sindicatos. 54 días más, denuncia UGT, necesitan trabajar las mujeres para ganar el mismo salario que los hombres.

Sin embargo, cualquiera puede dudar de la existencia de la brecha salarial. Poner en cuestión los datos sobre las violencias que sufren las mujeres, sobre sus causas, incluso, dudar de las propias víctimas. ¿Con argumentos? No, con la experiencia de quien duda, con su análisis micro sesgado por la falta de referencias. Un pensamiento, no necesariamente estructurado ni con base en nada, sólo con una mínima idea que se convierte en frase, discurso, hecho, realizado por alguien que considere que si les pasa a las mujeres, será por algo, será porque no valen, porque se han dejado, porque se lo merecen… Nunca porque alguien las discrimina, las agrede, las humilla.

Es esta cultura machista dominante la que duda de los hechos denunciados por Teresa Rodríguez, la que piensa que “es un riesgo que corre por estar en política”. Culpabilizar a la víctima, otra estratagema del machismo que se ha naturalizado y convertido en doctrina.

Veamos cómo resulta el hecho denunciado por la dirigente de Podemos si invertimos los sexos. Imaginemos a una mujer, septuagenaria, un poco ebria, quizás algo gruesa, tapando con su mano la boca de un joven parlamentario, acercándose a él, besándolo sobre su mano.  Y un par de mujeres mirando la escena, a su lado, riéndole la gracia. Pensemos, por un instante, que estas señoras son las representantes del sector empresarial de la provincia. El resultado no deja de ser humillante, violento, patético. Igual que cuando lo hacen ellos.

  • Croquetiforme

    Los principales agredidos por hombres bebidos suelen ser otros hombres, y la forma tradicional la llamada pelea de borrachos, de gran traición en nuestro país. Hay que saber diferenciar entre una cogorza de un gañán y otras cuestiones, aunque Berta Cao sigue a lo suyo, la desinformación.

    En cuanto a la brecha salarial y UGT recomiendo la lectura del excelente blog Malaprensa, que tiene varios textos analizando con ecuanimidad y coherencia a los informes del sindicato al respecto. Lógicamente lo que indica el sindicato y la articulista es falso, como ella misma sabe y esta página también debería saber.

  • juanjo

    hay ciertas “bromas” contra las que hay que reaccionar de modo contundente y fulminante.
    ………Entre otras razones, porque no son bromas, sino lacerantes y manifiestas agresiones.

    Y es que entre los impulsos de los machos triunfantes y los frenos del hostia club aún queda mucho, pero que mucho , por hacer.

    habrá que continuar trabajando arduamente para civilizar a unos y a otros.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend