La Ingobernable sale a la calle para prevenir un desalojo de Carmena o del “trifachito”

La Ingobernable, centro social ocupado en 2017, se ha convertido en una de las armas arrojadizas más usadas por el PP y Ciudadanos contra la alcaldesa de Madrid. Pero los colectivos que componen este espacio se manifestarán el sábado para evitar un desalojo porque no confían “en ningún Gobierno” resultado de las próximas elecciones municipales del próximo 26 de mayo, ya sea de Manuela Carmena o del “trifachito”.

Este sábado 11 de mayo el Centro Social cumple dos años y bajo el lema “gobierne quien gobierne, la Ingobernable se defiende” ha organizado una manifestación a las 18.00 en la Plaza Jacinto Benavente (Madrid). “Independientemente de que en el futuro podamos conquistar algún tipo de reconocimiento, no queremos depender de ello, tenemos que demostrar la fuerza de este espacio en la calle”, señalan desde el equipo de comunicación de la Ingobernable.

Desde la Ingobernable defienden que se han convertido en “la casa de los movimientos sociales”, con una media de 170 actividades al mes en los 3.000 metros cuadrados, dando espacio a unos 60 colectivos fijos que se reúnen allí. “Es una infraestructura básica para el barrio”, indican en su web. Numerosas plataformas, desde la Comisión 8M o el movimiento verde de los Fridays for future (viernes por el futuro)y Juventud por el Clima, han utilizado la Ingobernable para organizar sus encuentros y planificar sus huelgas.

Publicidad

El edificio es un inmueble histórico de propiedad municipal que había sido Centro de Salud de Retiro y sede de la Universidad pública (UNED). En 2013 Botella cedió el uso del inmueble a la fundación privada Ambasz por 75 años para convertirlo un museo. Cuando la Ingobernable ocupó el espacio, el 11 de mayo de 2017, no había habido ningún avance sobre este centro que debía ser impulsado por Emilio Ambasz, “un amiguete arquitecto que quería hacerse un museo”, critican desde la Ingobernable.

La oposición ha presionado constantemente a Carmena que desaloje a «los okupas». El candidato del PP al Ayuntamiento de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha prometido esta semana que, si llega al Gobierno de la capital, desalojará “de inmediato” el centro para construir una biblioteca y un centro de salud. La portavoz de Ciudadanos en la capital, Begoña Villacís, también ha insistido durante toda la legislatura en desocupar este centro.

En medio de las críticas del centro socail autogestionado, el  Ayuntamiento de Carmena acabó aprobando el pasado mes de octubre una indemnización de 1,4 millones de euros a la Fundación Ambasz. La portavoz del Gobierno municipal, Rita Maestre, anunció  que el espacio se destinaría a una Biblioteca de Mujeres y a otros usos.

Tal y como contamos en Cuartopoder.es, desde la Ingobernable reclaman al Ayuntamiento que se firme un convenio entre todas las partes que dure cuatro años y suponga la cesión completa del edificio que da a la Calle Prado y a la calle Gobernador. Sin embargo, denuncian “la escasa voluntad del actual gobierno municipal para enfrentarse con los poderes de la ciudad”.

“No vamos a permitir que nos arrebaten nuestro edificio, por lo que estamos en una campaña de defensa y construcción de alianzas para garantizar nuestra permanencia y modelo de autogestión”, señalan desde la web de La Ingobernable. “Creemos que nuestra mejor defensa es tejer redes, garantizando que la Ingo siga acogiendo y potenciando las luchas en Madrid”, subrayan.

La manifestación cuenta con el apoyo de Madrid En Pie, la confluencia conformada por IU y Anticapitalistas que concurre en solitario en las municipales y en coalición con Podemos en la Comunidad de Madrid. La candidata de la formación morada en la región, Isa Serra, también quiere que continúe la Ingobernable. Otros colectivos como las Kellys, Ecologistas en Acción, Marea Granate o Caravana Abriendo Fronteras también están a favor del espacio.