ENCUESTA

Juventud, covid-19 y diferencias de género: las otras consecuencias de la pandemia

  • El estudio 'Jóvenes en pleno desarrollo y en plena pandemia' deshace el estereotipo: se muestran preocupados por contagiar y saben que la crisis les golpeará
  • Entre los jóvenes hay diferencias por sexos:  "Ellas tienen una actitud más precavida" y son más pesimistas
  • "Se replica el modelo de que la mujer está más preocupada por los cuidados", explica la directora técnica de Fad  

0

Este jueves se ha presentado vía online el estudio Jóvenes en pleno desarrollo y en plena pandemia.  Cómo hacen frente a la emergencia sanitaria. En sus conclusiones, se dibuja una imagen que nada tiene que ver con el hedonismo irresponsable que se ha achacado a los jóvenes ante la pandemia. El 43% confiesa haber sentido miedo por contagiar a un familiar durante la desescalada y son conscientes de que la crisis económica y social volverá a golpearles duro. El 54% cree que no tendrá más remedio que trabajar en lo que sea en el futuro. Además, hay significativas diferencias entre chicos y chicas.

El estudio ha sido realizado por la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD) y la Fundación Pfizer, tras hacer 1.200 entrevistas por cuestionario online a jóvenes de entre 15 y 29 años durante junio y julio, es decir, en fase ya de desescalada. "Se han tenido que adaptar y reconstruir y se ve reflejado en su bienestar", ha explicado Maite Hernández; la directora general de Pfizer.

En el documento se ven claras diferencias de género en la autopercepción de la salud o en las actividades desarrolladas durante el encierro. "Ellas tienen una actitud más precavida, tienen más miedo a contagiar a la familia, mientras ellos tienen más miedo comparativamente a salir de casa que las chicas. Se replica el modelo de que la mujer está más preocupada por los cuidados", explica la directora técnica de Fad, Eulalia Alemany. Paradójicamente, también se prometen disfrutar más de la vida tras la pandemia. Repasamos con la experta algunos datos.

Ellas más pesimistas que ellos

Cuando a los chicos y chicas se les pregunta por las satisfacciones vitales, la pareja (82,9%), familia (70,2%) y amigos (67,7%) ocupan los primeros puestos, mientras la situación económica es el indicador con menor satisfacción. En esta línea, los principales problemas de la juventud son los salarios bajos, precariedad, el desempleo y la dificultad para emanciparse. "Les preocupa la idea de autonomía, de no poder ser autónomos en el futuro", analizaba  el sociólogo y profesor de la Universidad Complutense de Madrid, Pablo Santoro, durante la presentación del estudio a la prensa.

Pero mirando los datos, sí hay diferencias. Los hombres parecen ser más optimistas que las mujeres. Cuando se les pregunta por los problemas del futuro, 32% de ellas creen que empeorarán y 21% que mejorarán. Sin embargo, los chicos creen que mejorarán en un 34,7% y en un 28,6% que empeorarán. Ese pesimismo femenino vuelve a repetirse cuando se les interroga por los problemas del país.

Gráfico del estudio 'Jóvenes en pleno desarrollo y en plena pandemia'. / FAD y Fundación Pfizer
Gráfico del estudio 'Jóvenes en pleno desarrollo y en plena pandemia'. / FAD y Fundación Pfizer

También se les interrogó sobre "acciones probables de cara al futuro". En sus respuestas, se vio de nuevo la preocupación por lo laboral. Las situaciones que aparecen como más probables para ambos sexos son "tener que trabajar en lo que sea", "recortar los gatos en hobbies" o "tener que depender económicamente de la familia". Y es que todos eran consientes de que después del confinamiento habría una peor situación económica, un empeoramiento de la situación laboral para ellos y una reducción de oportunidades.

Cuando se les pregunta por los cambios después de la pandemia, la opción más mencionada por los jóvenes es "disfrutar más de la vida", pero ellas lo expresan con mucha más contundencia.

Gráfico del estudio 'Jóvenes en pleno desarrollo y en plena pandemia'. / FAD y Fundación Pfizer

Ellas defienden más los servicios públicos

En los temas de interés después de la pandemia vuelve a aparecer el sesgo de género. En términos generales, los jóvenes se interesan por diversidad de temas, pero casi un tercio de los y las jóvenes apunta la defensa de los servicios públicos, la política y la ecología y el medio ambiente como los más atractivos.

Sin embargo, en ellas hay una mayor defensa de los servicios públicos (un 34,4% frente al 28,8% de ellos) y conceden más importancia a la ayuda en el ámbito local (29,5% frente a 21,6%) o en la defensa de las libertades y derechos individuales (24,7% y 19,4% respectivamente). Ellos, sin embargo, se desmarcan más en la importancia del ámbito internacional con un 17,6% frente al 11,3%.

Gráfico del estudio 'Jóvenes en pleno desarrollo y en plena pandemia'. / FAD y Fundación Pfizer

Ellas comunican más

Los sesgos de género también son muy claros cuando se pregunta por qué hábitos se llevaron a cabo durante el confinamiento. Ellas optaron mayor frecuencia por vías para incrementar las relaciones, como hacer videollamadas o chatear por Whatsapp, aunque es la actividad más frecuente en ambos sexos. Sin embargo, en otras menos frecuentes como acceder a contenido pornográfico, consumir alcohol o fumar cannabis hay un fuerte desequilibrio hacia ellos.

Eulalia Alemany interpreta también aquí una réplica de los estereotipos sociales. Por un lado, "ellos asumen más conductas de riesgo", mientras ellas están más pendientes de la familia y los amigos: "Tenemos que tener en cuenta que estamos en una pandemia. Esto refuerza más las preocupaciones por estar pendientes de la salud".  Eso sí, la experta advierte de que estas diferencias sí están menos marcadas que en generaciones anteriores.

Las chicas, más preocupadas y estresadas

Gráfico del estudio 'Jóvenes en pleno desarrollo y en plena pandemia'. / FAD y Fundación Pfizer

El confinamiento puso a prueba las emociones de todos los jóvenes, pero ellas confiesan haberlas vivido con más intensidad. Así, en mayor proporción las chicas dicen haber sentido preocupación por el futuro, aburrimiento, estrés o apatía o falta de ganas de todo.

Si ponemos la atención en el estrés. Ellas vuelven a expresarlo de manera más frecuente en temas como el trabajo, los estudios, la situación económica y la salud física o mental. Ellos solo muestras mayor estrés en la interacción en las redes sociales.

"Refleja que las mujeres jóvenes tienen una percepción de su salud peor que los hombres. En medio de una emergencia sanitaria, ellas lo sufren de manera diferente a los hombres. Tienen más estrés, más miedo. Hay una diferencia de género en la que estamos profundizando", reconoce Eulalia Alemany.

Lo que les ha ayudado

Entre las actividades que se han llevado a sobrellevar el encierro también hay diferencias. Mientras a ellas les ha ayudado en mayor medida hablar con su pareja, ellos destacan jugar a los videojuegos.

Ellas también han recurrido en mayor medida a cocinar, escuchar música o leer, entre otras actividades culturales.

Gráfico del estudio 'Jóvenes en pleno desarrollo y en plena pandemia'. / FAD y Fundación Pfizer

Lo que han echado de menos

En general, lo que más han echado de menos ambos sexos son el contacto físico con amigos o  salir a tomar algo fuera de casa, aunque en ellas hay más prevalencia.

Comparativamente, ellos han echado en falta más las relaciones sexuales y poder hacer deporte en grupo.

¿Y han tenido miedo?

En general, más de la mitad han tenido miedo a contagiar a su familia, que se produzca un repunte o volver a confinarse, aunque los redactores del estudio interpretan que ellas tienen "una actitud más precavida".

Aunque hay más porcentaje de hombres que dicen no haber sentido miedo en ningún momento, el único temor con más prevalencia es el de salir de casa.

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.

Leave A Reply

Your email address will not be published.