¿Alguien duda dónde estaría hoy Félix Rodríguez de la Fuente?

1

Necrológicas con treinta años de distancia parecen muy lejanas. Son necesarias cuando la obra de la figura desaparecida cuya vida se glosa tiene tanta o más actualidad como la tenía en el momento de su desaparición. Es el caso del naturalista burgalés Félix Rodríguez de la Fuente, muerto en accidente hace 30 años. Los descendientes de sus amigos animales –el lince, el lobo, el halcón peregrino, la nutria y tantos otros ibéricos– no lo recordarán probablemente como lo recuerdan todos los que gracias a su trabajo y al medio que lo difundió (TVE) aprendieron o cayeron en la cuenta de las dificultades que el desarrollo iba poniendo día a día a la vida natural.

En cierto modo, tuvo suerte Félix, el amigo de los animales, con su pronta desaparición, dicho sea esto con todo el respeto a quienes le lloraron y todavía lo hacen, que son muchos. Muerto a los 52 años, hace ahora treinta, qué duda cabe que, de no haberse producido aquel accidente aéreo en Alaska, el naturalista español estaría aún enseñando y luchando por lo que quizá fue su gran amor, aunque no el único: la vida natural, las especies en peligro, la biodiversidad.

La “suerte” que tuvo ha sido y es que no ha presenciado la cantidad de desmanes, atropellos y crímenes cometidos en su ausencia contra lo que él quería preservar. En el año 1980, España, y el mundo, no habían llegado a la situación en que estamos ahora de peligro inminente para muchas formas de vida natural.

En las dos décadas anteriores a la fecha de su muerte Rodríguez de la Fuente se empeñó hasta las cachas en la defensa de un medio natural que, entonces, parecía no correr excesivos riesgos generales, aunque sí puntuales. Puede parecer ocioso preguntarse qué habría hecho Félix ante la multitud de agresiones alevosas que ha sufrido el medio ambiente en España desde que él desapareció. ¿Habría callado y mirado hacia otro lado ante las disputas entre administraciones que a punto estuvieron de cargarse el programa de recuperación del lince ibérico hace poco tiempo? ¿Se habría sumado al carro de algunas tendencias ecologistas domesticadas que dulcifican sus actuaciones y sus opiniones a cambio de algún tipo de subvención? ¿Habría contemporizado con la actuación de un departamento ministerial encargado directamente del medio ambiente que parece pretender hacer caer en el olvido las actuaciones anteriores supuestamente radicales de ese mismo departamento cuando estaba en otras manos, aunque fueran del mismo partido? ¿Habría sido amigo de un ex ministro de Medio Ambiente que está imputado en uno de los casos de corrupción relacionada con el enladrillamiento de la costa?

Rodríguez de la Fuente fue un pionero en España. Para situarnos y situar en el tiempo su trabajo, basta decir que, por ejemplo, el informe anual de Greenpeace “Destrucción a toda costa” alcanza en 2010 su décima edición. En 1980, cuando murió Félix, apenas se iniciaba la destrucción sistemática del litoral mediterráneo español a manos de un sector turístico-inmobiliario, bien arropado por todo tipo de poderes económicos, financieros y políticos, cuyo único objetivo discutiblemente legítimo ha sido y es el del desarrollismo puro y duro, tanto más justificado cuantos mayores beneficios económicos da.

La labor de uno de los más grandes naturalistas españoles no ha caído en saco roto, en lo que a la conciencia social se refiere. Lo que no impide que quienes controlan los resortes del poder económico continúen en su empeño de convertir todas las áreas naturales posibles en solares. Probablemente, si aquel accidente en Alaska no hubiera ocurrido, Félix Rodríguez de la Fuente se habría convertido rápidamente en un personaje incómodo, muy incómodo, para los poderes establecidos y las administraciones públicas. Y eso que, como su truncada trayectoria personal y profesional demuestra, nunca fue un radical.

1 Comment
  1. carlos lopez says

    Me fascinan todos esos documentales que hes visto del gran señor Felix Rodriguez..Su voz como narraba cada documental,,su forma de tratar con los animales y las aves.. Simplemente el es para mi lo mejor de lo mejor..Dios te tenga a su lado Felix..

Leave A Reply

Your email address will not be published.