El escándalo de la dama que todo lo puede

0
Elba Esther Gordillo, 'La Maestra', líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. / snte.mx

MÉXICO D. F.- El nombre de Elba Esther Gordillo poco dice fuera de México. Pero de puertas adentro es tan potente como para atribuírsele la facultad de cambiar con su apoyo el nombre del próximo presidente de Mexico, a elegir exactamente dentro de un año. La presidenta vitalicia del muy influyente Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) jugó fuerte el pasado 30 de junio y estuvo en el origen del actual escándalo: aseguró, como recogieron los diarios en primera plana, que había ayudado a Felipe Calderón a ganar las elecciones presidenciales federales en 2006, pero que ya no lo haría más.

Dicho y hecho. En los comicios del pasado domingo 3 de julio el grupo de la presidenta vitalicia del magisterio mexicano, el Partido de la Nueva Alianza (PANAL), fue en coalición con el candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernó los Estados Unidos Mexicanos durante 70 años, hasta 2006, a las elecciones a gobernador del Estado de México (Edomex), el más poblado de los 32 y que circunda el Distrito Federal, la capital.

Así, Eruviel Ávila, candidato priísta en el Edomex, arrasó con casi un 62,35% de los votos emitidos, lo que en términos reales no es demasiado puesto que hubo una abstención del 56,5% del censo. La elección de Ávila fue un espaldarazo a su antecesor priísta en el cargo, Enrique Peña Nieto, que parece ya designado a ser el candidato de la vieja formación para las presidenciales de julio de 2012.

El presidente del PANAL, Luis Castro Obregón, dijo ayer que su partido aportó un 14% al total de votos obtenido por Ávila, según publicó el diario Reforma, poniendo en valor de tal manera los beneficios que llevarse bien con la poderosa dama puede reportar a cualquier formación política.

Paralelamente, en el seno del dinosaurio priísta –que puede volver al poder presidencial dentro de un año, creen muchos analistas políticos– se debate abiertamente si aceptar o no el apoyo de la poderosa dama. El líder nacional del PRI, Humberto Moreira, ya se pronunció a favor de la alianza con la fuerza de Elba Esther. Pero también hoy el priísta presidente del Senado, Manlio Fabio Beltrones, declaró que su partido debe aliarse con fuerzas sociales, “no con ciertos grupos de interés”.

Sin embargo, el coordinador del grupo paralamentario priísta, Francisco Rojas Gutiérrez, se mostró favorable a la colaboración con el PANAL de Elba Esther, y quitó importancia a que la dirigente sindical fuera expulsada del PRI hace años, después de haber sido nombrada para liderar el SNTE por el presidente priísta Carlos Salinas de Gortari en 1989.

Y el PAN del presidente Calderón, abandonado por la todopoderosa dama, tampoco se queda quieto. Apenas cuatro días después del éxito priísta/panalista en el Edomex, un expresidente del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), el panista Miguel Ángel Yunes, acusó a Elba Esther de haberle exigido 20 millones mensuales de pesos mexicanos (1.200.000 euros) de los fondos de la entidad para financiar al PANAL y de haber pretendido ser la fuerza determinante también en esta otra organización estatal.

“Solo busca poder y dinero”. “Ella es la reina de la corrupción”. “Quería corromper al Instituto e intentó imponerme cargos para sus allegados”. Son algunas de las frases que Yunes dedica a la casi septuagenaria líder vitalicia sindical. Cosas que coinciden con la percepción popular de los mexicanos de la poderosa dama que viaja en jet privado, tiene incontables propiedades y ha alterado quirúrgicamente tanto su aspecto físico que aparenta estar en la cuarentena.

Algunos optimistas creen que esta vez La Maestra ha encontrado la horma de su zapato, por mucho que Elba Esther haya considerado “calumniosas” y “frívolas” las acusaciones de Yunes.

De hecho, diputados y senadores de PRI, PAN, PRD (izquierda) y Partido Verde han pedido a la Procuraduría General de la República (PGR) que inicie una investigación sobre Miguel Ángel Yunes y Elba Esther Gordillo sobre las acusaciones emitidas por el primero. Pero, habida cuenta del poderío del Sindicato y de las necesidades electorales de cara a las presidenciales de 2012, pocos piensan que éste vaya a ser el fin de la influencia de La Maestra.

Leave A Reply

Your email address will not be published.