Los padres de Rocío, asesinada hace 10 años, salen a la calle contra la violencia machista

  • La joven era una conocida gimnasta, había participado en campeonatos de España, y se había erigido campeona provincial y autonómica varias veces
  • Salen a la calle con las mismas reivindicaciones desde hace años: que se equiparen los casos más graves de violencia machista con los de terrorismo y que se cree una asignatura de igualdad

Se llamaba Rocío López Agredano y solo tenía 25 años cuando fue brutalmente asesinada por su pareja Jairo Alfonso O.C al comunicarle que quería acabar con la relación con él. El crimen, que sucedió en noviembre de 2008, conmocionó a Castellón, su lugar de origen, y los medios de comunicación de todo el país se hicieron eco de la terrible noticia. La joven era una conocida gimnasta, había participado en campeonatos de España, y se había erigido campeona provincial y autonómica. El triste ejemplo de cómo la violencia de género golpea a mujeres de todo tipo, incluso a las que tienen más éxito.

El dolor que acompaña a sus padres, Lucila y Félix, es algo que ni se olvida ni se mitiga con el tiempo, como explican a cuartopoder.es. Sin embargo, llevan años luchando contra la violencia de género a través de la Asociación de Ayuda a Familiares y Víctimas Rocío L.A. (AFAVIR) Este sábado marchan a las 13.00 en Madrid, desde Atocha hasta el Congreso de los Diputados. Sus reivindicaciones siguen siendo las mismas desde hace años: que penalmente se equiparen los casos más graves de violencia machista con los de terrorismo y que se cree una asignatura de igualdad y valores obligatoria de los 3 a los 18 años que sea impartida por personas expertas en violencia de género.

Publicidad

Cuando Lucila recuerda a Rocío dice que era extraordinaria. Aunque sea algo que siempre dicen los padres, en su caso sabe que es verdad. “Era una niña muy alegre, con mucha empatía, ayudaba a quien lo necesitara”, recuerda su madre. “A los cuatro años empezó a hacer gimnasia artística, natación, baile y yudo” y “sacaba muy buenas notas en el colegio”. Estuvo dos veces en los campeonatos de España y fue campeona de su comunidad.

Publicidad

Rocío L.A./ Cedida
Rocío L.A./ Cedida

A los 18 años, aparcó la gimnasia para estudiar la carrera de magisterio de educación física. Era una chica muy activa, de complexión atlética y también con fortaleza mental. A Lucila se le ha quedado grabado como reaccionaba Rocío a los asesinatos por violencia machista que aparecían en las noticias cuando veían la televisión: “Mamá, a mí un hombre nunca me va a poner la mano encima”.

Fue en aquellos años cuando conoció a Jairo. Los padres de Rocío le habían visto en alguna ocasión y, aunque ella vivía con sus padres en Castellón iba a visitarle a él a Valencia los fines de semana. La joven comunicó a su madre que iba a dejarle unos días antes. El día que le dijo a él que quería acabar con la relación, él le propinó varias puñaladas. Año y medio después, fue condenado a la pena máxima de 20 años de prisión.

La lucha de una familia contra la violencia de género

Tanto los padres de Rocío como su hermano forman parte de AFAVIR, la organización que desde hace más de ocho años trata de combatir la violencia de género. Están a disposición de las mujeres que sufren violencia de género en la Comunidad Valenciana para ofrecerles orientación psicológica y asesoría jurídica. “Nos llaman unas 15 o 20 mujeres al mes y nosotros los derivados a los centros más cercanos especializados en violencia de género. En algún caso severo, cuando la mujer no puede ni salir de su casa al estar vigiladas por la pareja, hemos conseguido que una psicóloga la atienda por Skype”, explica Félix, el padre de Rocío.

No es la única labor que realizan. Creen que es importante educar a los jóvenes en igualdad, y como todavía no han conseguido que se implante una asignatura obligatoria sobre este tema, son ellos mismos quienes acuden a los centros educativos de la Comunidad Valenciana para contar la historia de Rocío e intentar introducir a los jóvenes en qué consiste la violencia de género.

 

“Nosotros fuimos criados en una sociedad machista, siempre intentamos dar una educación igualitaria a nuestros hijos, pero sobre todo tomamos consciencia a raíz de la muerte de Rocío”, explica Félix. Ahora, cuando acuden a los institutos, pueden ver cómo está presente la violencia machista. Por ejemplo, son testigos de las miradas cómplices entre los jóvenes cuando explican qué supone que un chico intente controlar cómo viste su novia, si debe llevar o no minifalda. Algunas chicas se les acercan para contarles que tienen una amiga que está viviendo esas situaciones, otros les agradecen e incluso se emocionan.

Tanto Félix como Lucila se han reunido con miembros del anterior Gobierno y han sido llamados para formar parte de la comisión de seguimiento del Pacto contra la Violencia Machista. Sin embargo, denuncian que sigue sin haber medios suficientes para atender a las mujeres víctimas de esta lacra. Además de las demandas de educación y justicia por las que saldrán a la calle este fin de semana, también exigen que se agilice el proceso policial y judicial de primera atención para que las víctimas, muy vulnerables en ese momento, sigan adelante y se atrevan a denunciar. Recuerdan que en lo que va de año más de 40 mujeres han sido asesinadas.