El autobús de campaña de Adelante Andalucía pone las luces largas

  • Cuartopoder.es acompañó a Rodríguez y Maíllo durante su jornada por la provincia de Cádiz
  • El objetivo es construir un sujeto político que trascienda las elecciones y se vertebre también en la lucha social
  • Desde el resto del Estado, observarán los resultados de Adelante Andalucía por si fuera posible incorporar el modelo

La campaña andaluza llega esta noche a su fin. Las distintas candidaturas echarán el resto en las últimas horas en redes sociales, en entrevistas en medios de comunicación y en el trabajo de base de la militancia: pegar los últimos carteles, repartir los últimos panfletos. Los titulares que salgan mañana en los impresos serán los últimos mensajes que los partidos habrán cruzado. Los nervios aprietan en los equipos y el cansancio se deja notar. Antonio Maíllo volvió a levantar el pasado miércoles al auditorio en el acto de Jerez. La voz aguantó hasta el final, aunque se escaparon algunos gallos en el cierre del candidato.

En la jornada del miércoles, cuartopoder.es acompañó al propio Maíllo y a la candidata a la Presidencia de la Junta de Adelante Andalucía durante su jornada por la provincia de Cádiz. Primero, por la mañana, reparto informativo por las calles del Puerto de Santamaría. Por la tarde, mitin en Jerez junto a Alberto Garzón, Íñigo Errejón, Pilar González y los candidatos por la provincia Ángela Aguilera, José Ignacio García e Inmaculada Nieto. Un recorrido andaluz en el autobús de campaña. Un autobús, el de Adelante Andalucía, que pone las luces largas.

Publicidad

Un cartel con dos caras

Publicidad

Sobre las 16h del miércoles, el autobús de campaña espera en doble fila a que los pasajeros suban. La caravana deja atrás el Puerto de Santamaría y coge rumbo a Jerez. Caminan hacia el vehículo Maíllo y Rodríguez. No hay cámaras observándoles. A lo lejos, se les puede observar conversando y riéndose. La complicidad que rezuma cuando comparten plató de televisión o escenario no es prefabricada. Han sido muchos meses de trabajo conjunto, de negociaciones y de cesiones por ambas partes. Se conocen a la perfección, se entienden con tan solo mirarse, no hace falta una larga discusión para que cada uno sepa qué idea principal debe fortalecer en el acto de la tarde.

La principal novedad en la campaña andaluza ha sido Adelante Andalucía, proyecto en el que confluyen Podemos, IU, Izquierda Andalucista, Primavera Andaluza. Un proyecto que tiene vocación de apelar a las mayorías y trascender a los propios partidos políticos. La principal novedad en una campaña en la que repiten los candidatos de la anterior en las principales candidaturas (Susana Díaz por el PSOE, Juanma Moreno Bonilla del PP y Juan Marín por Ciudadanos) es este proyecto y este tándem que conforman Rodríguez y Maíllo. Si Rodríguez está en un debate de Canal Sur, en la puerta está Maíllo, uniéndose a la protesta de los taxistas que protestan contra las licencias VTC de Uber y Cabify. Los colectivos de taxistas andaluces se han convertido en los más fieles activistas de Adelante Andalucía esta campaña. Así lo corroboró tanto el que me recogió de la estación de Santa Justa, como el que me devolvió a ella.

Un tándem más allá

Pablo Pérez, de Podemos, y Ernesto Alba, de IU, son los directores de campaña de la confluencia. Todo el día juntos, parecen mimetizarse en el autobús, en las primeras filas de los actos, en las reuniones en cafeterías que parecen salas de coworking improvisadas. Ambos gastan poco pelo en la cabeza y bastante en la barba. Parece que tantos días de campaña se contagian. “Lo hablamos todo”, dice Alba, orgulloso del trabajo realizado. Consideran que la campaña “está siendo muy bonita” y que les está saliendo bien. “No hemos tenido que tocar nada de lo que en un principio estaba diseñado, eso es buena señal”, prosigue el de IU, también secretario general del PCA.

Esperanza Fernández, jefa de prensa de Podemos, y Pedro Ortega, de IU, se turnan en los autobuses que componen la caravana, el de los candidatos y los equipos y el de la prensa. Comparten las peticiones que les llegan de los periodistas de distintos medios locales o visitantes, en estos días en los que Andalucía se ha convertido, en gran medida, en el centro del tablero político del Estado. El tándem no es únicamente en los candidatos que encabezan el proyecto electoral, va más allá. Los equipos se entremezclan, las militancias de las distintas provincias andaluzas han de ponerse en contacto para sacar adelante el trabajo de campaña. El tándem es colectivo.

El autobús verdiblanco que usa marchas cortas

“En la campaña del 26J había dos campañas en paralelo, aunque formábamos parte de una misma candidatura”, recuerda Maíllo de lo que precedió a las generales del 2016, cuando concurrían Podemos e IU en la mayor parte del Estado bajo la marca Unidos Podemos. “Tras eso nos dimos cuenta de que teníamos que hablar, para trabajar en un nuevo sujeto político andaluz”, prosigue el candidato. “Creo que tenemos en común que venimos de una cultura militante, que sabemos el esfuerzo que cuesta hacer política, aunque de fuerzas políticas diferentes”, valora Rodríguez, integrante de Anticapitalistas.

Cuando el camino es difícil, la buena conducción aconseja poner marchas cortas, que no alcanzan grandes velocidades, pero garantizan una mayor seguridad. Así ha recorrido el camino este proyecto, Adelante Andalucía, que se fraguó durante los últimos años, hasta que el pasado 27 de agosto hicieran pública la marca a la que se sumaban también Izquierda Andalucista y Primavera Andaluza, sendas escisiones del Partido Andalucista, que vienen a recomponer una fuerza que responde al andalucismo que convirtió a esta región en una nacionalidad histórica.

“En las primarias de Podemos, Tere fue muy valiente poniendo en valor lo que significa IU en Andalucía ante su propia militancia”, agradece Maíllo, en relación al proceso de primarias internas que Podemos Andalucía celebró en julio, por las cuales fue proclamada candidata a la presidencia de la Junta de la formación morada. IU en Andalucía tiene una implantación territorial enorme, en muchos pueblos, tienen una estructura necesaria para unir a la capacidad de Podemos de apelar a otros sectores de población, esta premisa que siempre ha defendido Rodríguez hace que estas dos formaciones “se hablen de igual a igual”, en palabras de la candidata.

El autobús que usa las luces largas

Las luces largas, que permiten ver más allá de lo inmediato, más allá del corto plazo. “Nos pusimos de acuerdo en lo político, después vinieron las discusiones de lo organizativo, hubieron diferencias, pero si lo político estaba resuelto, lo demás era secundario”, explica Ernesto Alba. ¿Cuál es ese proyecto político? “La creación de un sujeto político andaluz que se convierta en alternativa política al susanismo”, prosigue. Un sujeto político que apela a las aspiraciones políticas y sociales, pero también nacionales de Andalucía. El andalucismo, que busca reconocerse en el Estado español como un elemento “federalizante”, que tenga en cuenta las “clases sociales” y que reconozca las especificidades culturales y sociales de Andalucía.

“Este proyecto, más allá de cuál sea el resultado electoral, ya ha ganado, ha germinado”, asegura Maíllo. “Por primera vez estamos en condiciones de crear una alternativa al susanismo, a un n PSOE que no inventa nada nuevo y que está atravesado por lógicas de corrupción y clientelares sin pasar por las derechas”, valora Rodríguez.

Alba analiza que no estamos en un ciclo de desborde de las izquierdas políticas como el que surgió como respuesta a la crisis, engrandecido por el 15-M y otras movilizaciones sociales, que tuvo su correspondencia electoral en las siguientes elecciones europeas, generales, autonómicas y municipales. Esperan sacar un buen resultado, que les permita ser determinantes para que las políticas sociales y de izquierdas se instalen en Andalucía, pero Alba sabe que esto va más allá.

“Las elecciones sólo son un paso más, tenemos que construir un sujeto político y social y eso pasa por que cale en la sociedad, en los sindicatos, en los movimientos sociales, tenemos que hacer frente a la ola de derechas”, añade, refiriéndose al panorama político general que vemos a nivel internacional. Además, tiene en cuenta que, en el plano electoral, en pocos meses se celebrarán las elecciones municipales. “Será el momento de bajar este proyecto a los territorios”, explica Esperanza Fernández, responsable de prensa.

¿Más allá de Despeñaperros?

En Adelante Andalucía se sienten observados desde el norte de Despeñaperros. Saben que es un modelo de confluencia y una forma de hacer las cosas que podría cuajar en distintos territorios. El resultado de Adelante Andalucía, más allá de en clave estrictamente andaluza, se leerá por las llamadas “fuerzas del cambio” estatales y de otras comunidades autónomas como un posible ejemplo a seguir. Adelante Andalucía dará que hablar más allá del 2 de diciembre.