ESTADO DE ALARMA

La oposición de izquierdas al Gobierno toma protagonismo (y el PSOE recula a medianoche)

  • EH Bildu consigue del Gobierno la derogación de la reforma laboral del PP aunque el PSOE anula un punto del acuerdo
  • Distintos grupos necesarios para la investidura de Sánchez afean al Gobierno de coalición su proximidad con Ciudadanos

6

Actualizado a las 11:15h del 21/05 tras el comunicado publicado por el PSOE a medianoche desdiciéndose del acuerdo con EH Bildu de la tarde anterior y las declaraciones de esta mañana

“¡La legislatura durará cuatro años!”. Cuatro dedos levantaba el presidente desde la tribuna respondiendo a Gabriel Rufián, portavoz de ERC, quien había anunciado que volvía a votar 'no' y se quejaba del acercamiento del Gobierno de coalición a Ciudadanos en las últimas semanas. "Se están llevando por delante el espíritu de la investidura: palanca para el progresismo y dique de contención contra el fascismo" y "Ni en 150 discursos, el Gobierno más progresista, plurinacional y dialogante de la historia podrá justificar jamás que, habiendo una alternativa republicana y de izquierdas, escogieron a quienes gobiernan con quien recorta en medidas contra la violencia machista o que reparte cacerolas entre el fascismo”, añadía, contundente, el republicano.

El acercamiento del Gobierno a Ciudadanos en las últimas semanas es aprovechado por diversas fuerzas parlamentarias que ensayan una oposición de izquierdas al Gobierno de izquierdas. La oposición de derechas y ultraderechas ya está más que ensayada. Emerge una oposición progresista que demuestra que puede influir notablemente en las políticas del Gobierno, tal y como mostró ayer EH Bildu, que pactaba con el Gobierno la "derogación íntegra" de la reforma laboral impulsada en 2012 por el PP, la cual se debe hacer efectiva "antes de la finalización de las medidas extraordinarias en materia económica y laboral derivadas de la crisis originadas por la covid-19". Además, el acuerdo contempla que los ayuntamientos puedan usar su superávit en gasto municipal para esta crisis.

No obstante, poco después el PSOE señalaba que el punto 1 del acuerdo se anulaba. Quedaría, según la nota del PSOE, de esta manera: "Derogaremos la reforma laboral. Recuperaremos los derechos laborales arrebatados por la reforma laboral de 2012. Impulsaremos en el marco del diálogo social la protección de las personas trabajadoras y recuperaremos el papel de los convenios colectivos. En concreto y con carácter urgente: Derogaremos la posibilidad de despido por absentismo causado por bajas por enfermedad. Derogaremos las limitaciones al ámbito temporal del convenio colectivo, haciéndolo llegar más allá de las previsiones contenidas en el mismo, tras la finalización de su vigencia y hasta la negociación de uno nuevo. Derogaremos la prioridad aplicativa de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales".

A lo largo de la mañana de hoy, las declaraciones a este respecto se han sucedido. "Voy a ser cristalino en esto: ‘Pacta sunt servanda’ (lo pactado obliga)" y "lo firmado es lo acordado, cada partido puede hacer las matizaciones que quiera". Con esta frase tan clara, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, ha concluido en Catalunya Ràdio que la derogación de la reforma laboral ha de ser íntegra. Por su parte, Aizpurua asegura: "Estoy convencida de que se va a hacer, más allá de matizaciones terminológicas. Por su parte, según el secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento, José Luis Ábalos, "el acuerdo sigue vigente. Es importante que lo hagamos cuanto antes y se clarifiquen los detalles". Para el socialista, se ha incluido una aclaración sobre el primer punto que firmaron los portavoces de los tres grupos y que hace referencia a la derogación de los aspectos más lesivos lo antes posible.

Antes, feo generalizado de las izquierdas al Gobierno por sus carantoñas con Ciudadanos. El portavoz de ERC clausuraba: "Se están llevando por delante el espíritu de la investidura: palanca para el progresismo y dique de contención contra el fascismo". "Ni en 150 discursos, el Gobierno más progresista, plurinacional y dialogante de la historia podrá justificar jamás que, habiendo una alternativa republicana y de izquierdas, escogieron a quienes gobiernan con quien recorta en medidas contra la violencia machista o que reparte cacerolas entre el fascismo”, añadía el republicano.

Mertxe Aizpurua, portavoz de EH Bildu, grupo que se abstenía tras sonsacar de Sánchez el compromiso de derogar la reforma laboral del PP, escenificado, en directo además, en las réplicas y contrarréplicas, también señalaba en la misma dirección: si el Gobierno mira a la derecha, les tendrá enfrente. “No es momento de dudar. Si quiere contar con la izquierda, podremos avanzar”, aseguraba desde la tribuna, mientras alertaba: “Si apuesta por la derecha, no nos encontrará ni a nosotras, y me temo que tampoco a la mayoría que hizo posible que usted sea presidente”.

A última hora de la tarde, Gobierno y EH Bildu acordaban derogar la reforma laboral del PP. Los independentistas vascos salían fortalecidos de la jornada en el Parlamento y conseguían combustible para las próximas elecciones vascas de julio. El Gobierno se quitaba el sambenito de haber acordado con la derecha de Ciudadanos las prórrogas del estado de alarma de las últimas semanas. En el carrer Calàbria de Barcelona, donde se encuentra la sede de ERC, se les presuponía ojipláticos a los dirigentes republicanos. La alegría duró poco, el PSOE rompió un acuerdo firmado por la propia Aizpurua, la portavoz socialista Adriana Lastra y el de Unidas Podemos, Pablo Echenique.

Los augurios del fin de la mayoría de la investidura eran más amplios. Íñigo Errejón echaba en cara al ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, la actuación policial de las últimas jornadas en las manifestaciones de las derechas contra el Gobierno y le preguntaba sobre si “el derecho de manifestación está vigente para todos o solo si te apellidas Queipo de Llano y vives en el barrio de Salamanca”. El diputado madrileño, desde la tribuna: “Vemos cómo empieza a desvanecerse el bloque de la investidura y lo van a necesitar”. Errejón también llamaba a “reconstruir el bloque que hizo posible un Gobierno que se invistió para que avanzara”, porque considera que el acuerdo con Ciudadanos tensa a este bloque y que se genera una amalgama de fuerzas que presionan por la izquierda al Gobierno. Y así es, la presión por la izquierda se consolida en el Congreso en un momento en el que la presión desde la derecha no cesa.

La noticia matutina de ayer saltaba cuando el diputado de Compromís, Joan Baldoví, anunciaba, que, por primera vez desde que el pasado 14 de marzo, se dictara el estado de alarma, votaría en contra. “Han sido capaces de llegar a acuerdos con quienes les han negado el pan y la sal y blanquean a la ultraderecha e incapaces de acordar con quienes les ayudaron a sentarse ahí y a aprobar todos sus decretos y todas sus prórrogas”, afeaba el diputado valenciano. Por su parte, Néstor Rego, del BNG, se mantenía en la abstención, pero emplazaba al Gobierno a escuchar al pueblo gallego en vez de a Ciudadanos. La CUP volvía a votar en contra.

Una oposición de izquierdas al Gobierno de izquierdas. Se empieza a fraguar un bloque de grupos de oposición parlamentaria desde la izquierda, los cuales fueron necesarios para la investidura de Sánchez, pero que no veían con buenos ojos la conexión del Ejecutivo con el grupo de Arrimadas. El momento cumbre, sin embargo, llegará en la negociación de los presupuestos, donde el Gobierno tendrá muy complicado atemperar las reclamaciones de tendencia neoliberal de los naranjas con las medidas progresistas a las que aspiran diputados de izquierdas necesarios para conseguir una mayoría. ¿Seguirá Ciudadanos intentando moderar su imagen buscando pactos con el Gobierno al mismo tiempo que este es capaz de acordar con los independentistas vascos?

Mientras el ecosistema político catalán se empantana en sus propios ritmos, Euskadi coge protagonismo. El PNV se mantiene fiel a su estilo, negociación tras negociación, compromiso tras compromiso, no mira las alianzas del Gobierno, sino lo que consiguen rascar en cada momento. Y EH Bildu se marca el tanto de la quincena al conseguir, mediante la negociación, la derogación de la reforma laboral del PP, una de las medidas que más rechazo social han encontrado en las calles durante los últimos años. Así se mostraban las cosas hasta el volantazo socialista de medianoche. Tras esto, ERC se reafirma en sus posiciones de que este Gobierno no negocia y no cumple con su palabra con sus socios de investidura.

Señales importantes ayer en el Congreso. PP y Vox mantienen su estrategia y echan el resto intentando derrocar al Gobierno de coalición. Ciudadanos busca hueco en el centro. Las izquierdas parlamentarias, una amalgama difusa de formaciones de diversos intereses nacionales y con similares pretensiones sociales, demuestran que pueden tensar con el Gobierno de coalición de izquierdas y sonsacar avances de gran relevancia. EL Gobierno pierde credibilidad, en un momento de mucha polarización política y social, al echar el PSOE para atrás algo firmado pocas horas antes.

Hace aproximadamente un año, en la campaña de las elecciones europeas del 28 de mayo del 2019, el candidato socialista a la Comisión Europea, Frans Timmermans, enunciaba una idea: “Una alianza de Tsipras a Macron”. Un entendimiento que englobara desde el espectro liberal al de la izquierda europea, que dejara fuera a conservadores y, sobre todo, a la ultraderecha que apuntaba con más fuerza, en aquel momento, de la que finalmente consiguió en el Parlamento Europeo. Parece que Sánchez se ve seducido por la idea del político neerlandés y sueña con sacar adelante unos presupuestos de emergencia y de gran contenido social y contar, incluso, también para ello, a Ciudadanos. Desde Arrimadas a EH Bildu, pasando por el PCE. Horas más tardes, el sueño de Sánchez chocaría con la realidad, no caben fuerzas tan diversas en un mismo pacto.


loading...

6 Comments
  1. Miguel says

    Estamos observantes aunque esos slogans pegadizos de la P$o€ del tan manoseado » cambio….» ya no tienen ninguna credibilidad a estas alturas .Puesto que lo que han venido haciendo hasta ahora es eso de : » que parezca que hacemos algo ; para no cambiar nada y que todo siga igual.
    Salud y próxima República.
    PD.
    Si la derechuza ladrona bendice, comulga o transige con algún tipo de acuerdo………. ( mala señal , muuuuuuuuuuy mala señal ).

  2. Florentino says

    … Sato, hay una matización importante. En el acuerdo de investidura de Sánchez ya contemplaba la «derogación de la ley Laboral». Pero claro no pueden «abolir» de un plumazo, creando un vacío legal dentro de las normas, acuerdos sectoriales firmados. Bildu ha forzado en este tramo, como C´S quiere «blanquearse» un poquito… aunque eso es cosa harto difícil, al mantener los apoyos en ayuntamientos y Comunidades.
    Al revés de Bildu, éste apoyo tan «despreciativo» demuestra la desinformación orquestada de
    ciertos medios mediáticos, con el esquema trazado desde las cúpulas fácticas, desde hace años y con cualquiera de las «siglas abertzales». La derogación de la Reforma Laboral, la han pedido las fuerzas sindicales estatales, aquellos partidos de progreso, comprometidos donde están viviendo las realidades actuales. Cuánto habría que fijarse
    en estos grupos, e ir aprendiendo en su forma de luchar por: todos los derechos de todos/as en este Estado Español.
    Las matizaciones, son bienvenidas, están hechas en el contexto de las presiones de las «derechas ultras», las patronales, con la logística de los medios mediáticos y por ende «neoliberalismo económico».
    Podemos (Elkarrekin), sabe lo que es gobernar ayuntamientos conjuntamente con EH Bildu; Errenteria es un caso para tener en cuenta, será el municipio en dar ejemplo en la crisis, al presentar un plan de choque y reactivación social puntero en Europa, se llama: Herri Bizia (Pueblo Vivo):https://herribizia.errenteria.eus/es/2.020/04/24/.
    Para juzgar, hay que contrastar y si es posible aprender, para trasladar donde se puedan aplicar… ¡ todas las sociedades son diferentes !.
    Nelson Mandela: «Los verdaderos líderes deben de estar dispuestos a sacrificar todo por la libertad de su Pueblo».

    1. Miguel says

      La verdad es que según lo que he leído sobre la verdadera historia de España comienzo a ver espeluznantes similitudes con lo sucedido sobre el año 33 del siglo pasado, no se amigo mío ; llámeme loco.
      Salud amigo.
      PD.
      Otra oportunidad perdida para aprender algo ( recapacitando) el vecino del piso de abajo.

  3. juanjoa says

    830 asesinatos cometidos por el nacionalismo etarra, entre ellos 10 SOCIALISTAS y el fraudulento Doctor Sánchez vendiéndose.
    Y el resto de los socialistas callados ante semejante jugada.
    Y hasta el destartalado Marlaska que apunto estuvo de perecer bajo las garra del terrorismo nacionalista, aplaudiendo con entusiasmo.

    1. Miguel says

      ¡ Y tú ; con esos pelos….! ,ja,ja,ja.
      Salud y a ver si te recuperas.

    2. Florentino says

      … El verdadero «terrorismo nacionalista españolista sublevado, dejó un millón de muertos, miles exiliados, cuarenta años de «dictadura», otros cuarenta «atados y bien atados»; siendo casi imposible reformar la constitución, por las ideas «tardo franquistas» de ciertos partidos que son los herederos ideológicos… del «dictador».
      El «Pacta sunt servanda» (lo pactado obliga)… es una vieja
      petición de las fuerzas sindicales y partidos políticos que se preocupan de la gente de todo el Estado… en recuperar el poder adquisitivo del trabajador. El tuyo también.
      La «patronal» defiende «sus» privilegios, (cosa natural)… ¡ pero que no lo paguemos los más débiles !. Es hora de la «economía libre de mercado»… eso es competir con ofertas y ganar, o perder. Que el «Papá Estado» no salve la banca con nuestros ahorros (de todos los Españoles de España). Si no has entendido esto… lo siento, te cogió el «virus facha»… ¿quitarlo ?. Con más libertades y una democracia plena !.

Leave A Reply

Your email address will not be published.