Los nuevos samis del siglo XXI

0

Ofelia de Pablo

Foto: Ofelia de Pablo.

Ritva se maquilla como cada mañana para ir a trabajar a la televisión. Colabora con la Nordic TV News, que emite un informativo diario en lengua sami en el Canal 1. Hoy es un día especial, acude a la inauguración las sesiones del Parlamento Sami y se viste con su traje tradicional.

La vida ha cambiado en el mundo de los sami, los habitantes de Laponia, pero no el alma tradicional de su pueblo. Su lucha por conservar sus tradiciones está dando su fruto.

Desayuno junto a ella mientras me enseña las fotos de sus dos hijas, Lifu y Xia. “Han nacido en China” –me comenta ante mi cara de sorpresa- “y cuando cambiaron las leyes de adopción para mujeres solteras en Finlandia decidí adoptarlas”. Ellas ya son samis, dominan el idioma, estudian en un colegio sami y se han integrado perfectamente. Al momento aparecen correteando por la cocina, han visto a su madre con el traje tradicional y han revuelto el armario porque también quieren ponerse el suyo.

Son las 10 de la mañana y dentro de dos horas se inaugura la sesión del Parlamento. Todos los políticos e importantes personalidades estarán allí, además de los medios de comunicación de idioma sami. Ritva va a acudir al evento como cámara y reportera de la radio, la emisora YLE, donde trabaja desde hace 27 años.

El Parlamento Sami, constituido en 1973, se compone de 21 miembros que se encargan de representar al pueblo tanto nacional como internacionalmente, es un elemento indispensable para hacer fuerza frente al gobierno central. Entro y consigo hablar con Matti Morotti, uno de los parlamentarios. Me explica que actualmente el problema de la tierra es lo que más preocupa a la sociedad sami. Sus terrenos, junto con los derechos de propiedad, desaparecieron tras el dominio sueco. Ni los rusos ni los finlandeses les han reconocido las tierras de sus antepasados como suyas y las han declarado tierras estatales. El 90% de la Laponia está en manos del gobierno. El asunto está pendiente de revisión desde hace años pero aun no se ha avanzado al respecto. Los samis continúan reclamando unas tierras que consideran suyas pero ahora existe una dificultad añadida ¿cómo identificar a los verdaderos samis? Hoy ante los apoyos que está otorgando la UE a las minorías –para paliar los desajustes anteriores- todos dicen ser samis, o tener antepasados con su sangre, pero desgraciadamente muchos documentos se han perdido y no pueden demostrarlo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.