La huelga general, también en los medios de comunicación

0
Los representantes sindicales, tras la rueda de prensa de ayer en la Asociación de la Prensa de Madrid. / Silvia Padrón

Los trabajadores de los medios de comunicación también iran a la huelga general del próximo día 29 de septiembre. Las organizaciones sindicales más representativas: Federación de Sindicatos de Periodistas  (FeSP), que engloba a los sindicatos de Madrid, Andalucía, Cataluña, Galicia, La Rioja, Islas Baleares y Canarias, UGT y CCOO,  presentes en los comités de empresa de la mayoría de medios de este país, apoyan la convocatoria de huelga y así se lo han hecho saber a los trabajadores de prensa, radio y televisión, en las distintas asambleas informativas que han tenido lugar.

Los representantes sindicales entienden que la reforma laboral va a afectar especialmente a los medios de comunicación donde la precarización, los contratos en prácticas y el uso de becarios y freelances para ahorrarse sueldos han sido la nota dominante en los últimos años. La crisis de la prensa en papel, la pérdida de anunciantes y la crisis general han hecho que las empresas hayan presentado un elevado número de expedientes de regulación de empleo en los dos últimos años, donde se ha perdido el 25% del empleo neto.

En una rueda de prensa celebrada ayer en Madrid, los representantes sindicales de UGT y CC.OO. explicaron como la jornada de paro, en la prensa escrita, se realizará el día anterior, 28 de septiembre, desde las 7 de la mañana y hasta la misma hora del día 29, como ya ha ocurrido en otras ocasiones. De este modo la huelga general podrá tener un seguimiento informativo, que se antoja imprescindible. Junto con las redacciones deben parar igualmente las rotativas donde se imprimen los periódicos. La mayoría no pertenecen a éstos pero, según los representantes sindicales, parece que el seguimiento en estas empresas será mayoritario. Según han explicado, es muy difícil que un periódico no salga, porque siempre hay gente que no hará huelga y con los medios informáticos con que se cuenta no es difícil sacarlo adelante, pero es en la imprenta donde puede producirse el parón. Lo mismo esperan de las empresas que se  dedican a la distribución de los diarios.  Los comités de empresa de Prisa, Vocento, Unidad Editorial, Prensa Ibérica o Grupo Zeta han manifestado ya su apoyo a la huelga.

Por su parte, los medios públicos, en los que son obligatorios unos servicios mínimos, se encaminan a la huelga sin mucho acuerdo con sus respectivas empresas. En la agencia Efe, según manifestaciones de los propios representantes sindicales, no existe tradición de pactar servicios mínimos, nunca se ha hecho. El comité ha decidido finalmente que el paro coincida con la jornada del 29 y no con su jornada a turnos, como se había hablado en un principio. En cuanto al seguimiento, dada la situación reciente de conflicto, con dos huelgas en un corto espacio de tiempo, parece que no será masivo.

Radio Televisión Española tampoco tendrá servicios mínimos pactados, salvo que se consiga un acuerdo, que ayer no se había alcanzado. La empresa ha propuesto los mismos que los fijados para la huelga celebrada en el ente hace dos meses, con una situación que nada tiene que ver con una huelga general.

La televisión pública de Madrid, Telemadrid, que ya fue sancionada por vulneración del derecho de huelga y por servicios mínimos abusivos, tampoco ha aceptado, de momento, la petición de los sindicatos, ajustada a una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid: diez minutos de información local a mediodía y diez minutos de información local por la tarde. La curiosidad es que la empresa solicitó al comité la emisión del partido de fútbol de la Liga de Campeones entre el Valencia y el Manchester, a lo que los sindicatos se han negado, al no ser la retransmisión de un partido de fútbol servicio público esencial y, por añadidura, de un equipo que no es de Madrid.

En cuanto al seguimiento del paro en los medios hay distintas sensaciones; mientras el secretario general del Sindicato de Periodistas de Madrid (SPM), Agustín Yanel se muestra cauto ante el seguimiento de la huelga: "una cosa es que el comité apoye la convocatoria y otra lo que haga cada trabajador en concreto" el máximo responsable de la FeSP, Dardo Gómez, habla de adhesión masiva, teniendo en cuenta que, en los medios pequeños, habrá mucha más presión por parte de la empresa.

Sea un exito o un fracaso, lo cierto es que la situación de los medios, tras la reforma laboral, es muy preocupante. Como comentaba un representante sindical, los expedientes de regulación de empleo que se han realizado en los dos últimos años, se han saldado con indemnizaciones decentes para los trabajadores. A partir de ahora sólo es necesario que un medio alegue una previsión de pérdidas para que pueda despedir a un empleado con veinte días de indemnización, de los que la empresa sólo abonará doce. Los primeros casos ya se están dando: la agencia Efe intentó despedir por este medio a varios trabajadores, Colpisa acaba de presentar un expediente de cierre empresarial y el Diari de Tarragona ha despedido a siete periodistas, ofreciéndoles la indemnización citada, a pesar de que no tiene pérdidas y con la agravante de haber ofrecido a alguno de ellos, volver a trabajar en el periódico pero como autónomo.

Leave A Reply

Your email address will not be published.