El orden del caos

5

Hay películas en apariencia ligeras como la brisa del mar o algunos vientos del desierto que esconden en sus fotogramas la densidad del océano, la solidez de la tierra o la determinación del fuego: la esencia de casi todas las cosas. La danesa Susanne Bier, ex seguidora del movimiento Dogma y responsable de películas tan interesantes como Te quiero para siempre, Hermanos o Cosas que perdimos en el fuego ha hecho una película especial que se alzó este año con el oscar a la mejor película de habla no inglesa y que todavía se puede ver en algunas pantallas españolas. Siguiendo la recomendación de un lector, Eulalio, vamos a hablar de ella.

Se llama En un mundo mejor y nos cuenta muchas cosas con el argumento principal de la relación entre dos niños de 10 ó 12 años, compañeros de clase, uno de los cuales sufre acoso escolar y el otro muestra una violencia inusitada. Los padres del primero, médicos ambos, ella en Dinamarca y él de cooperante en África, atraviesan una crisis de pareja; la madre del segundo acaba de morir y el padre mantiene una tensa relación con él.

La directora ha contado con su guionista fetiche, Anders Thomas Jensen, quien ha trabado una historia suculenta sobre el dolor, la justicia, la venganza y el miedo a base de pinceladas conductuales y psicológicas sobre unos personajes sólidos y complejos que se han de enfrentar al desamor, a la culpa, a la muerte, al rechazo y a la violencia en un mundo imperfecto cuya armonía es tan frágil como la tersura de un tul mecido por la brisa y en el que la diferencia entre el orden y el caos equivale a un segundo de vacilación, a una decisión equivocada o a un arrebato de venganza.

En un mundo mejor es una película sencilla en su presentación y apariencia pero compleja en su contenido que nos muestra, más que los personajes en sí, los mecanismos de funcionamiento de las relaciones que establecen entre ellos y consigo mismos, las reglas del juego, las circunstancias que les rodean y que les hacen tomar decisiones. Ya sea en el África empobrecida y violenta de un hospital de campaña o en el mundo ordenado y amable de Dinamarca bajo cuya piel habita la misma violencia contenida.

La relación de cada uno de ellos con esta violencia intrínseca del hombre en alguna de sus manifestaciones, con el sentido de la justicia, con la culpa, con el remordimiento, con el castigo, con el perdón o con la idea del bien son los ejes narrativos que mueven la película en el plano interior y que hacen que nos preguntemos cosas de difícil respuesta, como si tienen precio nuestros principios, cuánto vale la tranquilidad de nuestra conciencia, qué es realmente la culpa, en qué momento la placidez de la vida se vuelve inquietud, dónde radica el equilibrio de nuestro mundo o la perfección de las cosas, o por qué nos conectamos a la vida con una caricia esperada, un abrazo fraternal, el deber cumplido, la contemplación del mar o el roce de la brisa en el rostro.

Con una fotografía llena de matices que cambia de color y textura según la intensidad narrativa, con una música tan seca como la arena o el viento que componen la metáfora esencial del relato y que nos recuerda a la rotundidad de la de Biutiful, con una realización expresiva en la que se intercalan los movimientos de cámara con los planos fijos según el hilo argumental, con unas interpretaciones excelentes de unos actores soberbios de la escuela danesa, y sobre todo con una dirección tan sobresaliente que se difumina bajo el brillo de los elementos que acabamos de nombrar, En un mundo mejor es una de las películas más interesantes -y esa es la palabra exacta- que hemos visto en los últimos meses.

5 Comments
  1. lobito bueno says

    Es tan bonito lo que cuentas de»Un mundo mejor» que estoy deseando verla.Espero que no me defraUDE

  2. lobito bueno says

    eL COMENTARIO ANTERIOR VCREO QUE SE REFERÍA A EL OR4DEN DEL CAOS.lA VERDAD ES QUE NO ME ACLARO,PERO NO EXISTE UN ALMA CORITATIVA QUE3 ME ENSEÑE

  3. Eulalio says

    Como hace ya un tiempo que se estrenó no pensaba que apareciese en cuartopoder. Para mí fue una de las mejores películas que he visto en mucho tiempo, con unos actores fuera de serie y un guionista buenísimo, que descubrí en «Wilbur se quiere suicidar».

  4. celine says

    Vaya; espero llegar aún a tiempo. No sobran las películas que merezcan la pena en medio de tanta bazofia de los EEUU.

  5. pa celtas los d teruel says

    ultimamente por cuestiones de trabajo y residencia voy poco al cine pero intento seguir las recomendaciones del sr, serrano.

    de todas formas hoy no kiero comentar eso , y no se si al autor le parecera adecuado, pero kiero comentar que en cada critica crece como autor en el sentido mas amplio de la palabra, cada vez me gusta mas como dice las cosas, independientemente de lo k dice , k tambien es siempre, interesante…

Leave A Reply

Your email address will not be published.