Trescientos años de expansión del español

1
Vargas_Llosa_Vi_Congreso_Lengua_Española
Vargas Llosa, durante su intervención en la inauguración del VI Congreso Internacional de la Lengua Española, el pasado día 20. Junto a él, Víctor García de la Concha, director del Instituto Cervantes, y el príncipe Felipe. / Alejandro Bolívar (Efe)

Ya sabrán que las Academias de la Lengua Española han estado de fiesta en Panamá, celebrando los 300 años de la matriz, sita en Madrid (no quería hacerlo, en serio). Una vez que se fueron el príncipe Felipe, el presidente Mariano Rajoy y ministros y hombres de negocios en general, quedaron los amantes de la palabra y de los libros para debatir asuntos relacionados con su competencia.

Ante tan ilustres invitados, la Real Academia Española ha presentado el Corpus del Español –CORPES XXI- una de las cumbres de la celebración del VI Congreso Internacional de la Lengua Española que se ha desarrollado en el país americano, desde el pasado día 20 de octubre. El CORPES XXI recogerá textos de todos los países y de todo tipo producidos entre el año 2001 y el 2012, calculando un volumen de 25 millones de formas por año.

No puedo ni siquiera imaginarlo, pero así consta en la página de la RAE, que también ha colgado un video explicativo que -¡lástima!- está tocado de muerte por un tono solemne espantacuriosos, característico de viejos tiempos: voz masculina cargada de la autoridad y el polvo de los siglos, que a duras penas soslaya la voz del violoncello. Y mira que la voz la ha puesto el actor y académico José Luis Gómez; pero es que no es culpa suya. A lo que vamos.

Junto con la presentación del nuevo portal de la RAE y de la ASALE –Asociación de Academias de la Lengua Española-, el CORPES XXI trata de “favorecer un mejor conocimiento del idioma común”, en palabras del director de la RAE, José Manuel Blecua, gracias a nuevos recursos en la red.

En realidad, me parece la mejor noticia de las que se han producido, hasta ahora, en el fiestón montado en el istmo americano, mucha gente, mucho invitado, mucha palabra y algunas malas noticias, como las referidas a los índices de lectura de libros de la comunidad hispana del mundo mundial: España incluida, of course.

Dijo Mario Vargas Llosa en su discurso inaugural que el español se extiende por todo el mundo, y esa puede ser una buena noticia sí, pero cabe preguntarse: ¿en calidad de qué? Porque las cifras de lectura en los países americanos, y en la propia España, no es que sean muy aleccionadoras.

Paradójicamente, el futuro del libro, según han dicho los expertos –Claudio López Lamadrid, de Random House; César Antonio Molina, de Casa del Lector, entre otros-, depende de Hispanoamérica, porque el negocio está en el volumen, o sea la cantidad.

Se cierra el congreso con esas lucubraciones y otras que se refieren, como ha hecho Luis Goytisolo en su intervención, al íntimo lazo que une la calidad de lectura con la educación recibida; la supervivencia de la novela con la pervivencia del lector de novelas. Ya se ve que es muy ancho el campo de batalla en el que pelea la lengua española.

Estuvo bien el expresidente de Colombia, Belisario Betancur, que, en el homenaje a la RAE del día 21, recordó al llorado Martín de Riquer y afirmó que “el mundo es redondo en español”, una bonita figura literaria, y que todos provenimos de un lugar de La Mancha, como el hidalgo aquel. Que se lo digan a Artur Mas que lleva una racha larga enrabietado porque no le dejan ser de Nueva York, que es lo que en realidad le gustaría al molt honorable.

Acallados los alegres sonidos de la fiesta, vuelve la lucha diaria por la supervivencia de los libros en un contexto de supervivencia de la gente normal y corriente, a la que incluso puede gustar mucho leer libros.

1 Comment
  1. Hermioneo says

    Hay algunos que se han entronizado a sí mismos como adalides de una lengua de la que en realidad no detentamos la propiedad. Como ocurre con el inglés, los españoles somos una minoría dentro de una enorme mayoría. Cualquier insinuación de que el español nos pertenece es no solo pretenciosa sino absurda.

Leave A Reply

Your email address will not be published.