Japón, entre el anime y la mimada tradición

0
Evangelion_japón
Dibujo de un manga de Khara que ilustra el cartel de la exposición 'Evangelion y las katanas japonesas'. / fundacionjapon.es

La Fundación Japón de Madrid ha inaugurado en el Museo ABC una exposición que se llama Evangelion y las katanas japonesas, a propósito de un anime, de Hideaki Anno, de 1995, que saltó de Japón al mundo entero –o casi- con gran éxito.

Publicidad

La serie, que acabó como largometraje después de pasar por el formato manga, es un relato de ciencia ficción, ambientado en una fecha, 2015, que hace veinte años parecería futuro pero que ya se nos ha echado encima. El caso es que la exposición exhibe espadas de las que salen en la serie, modernas y un tanto fantasiosas, y otros ejemplares históricos, desde el siglo XII al XIX, que es tanto como decir, del periodo Kamakura al periodo Edo.

Publicidad

A pesar de lo que pueda parecer, en un primer vistazo, no se trata de una cita para frikis o fanáticos japonéfilos u otakus en general, que también, sino que la muestra da cuenta de cómo el trabajo del artesano y su espíritu, tan genuinamente japonés, ha perdurado por los siglos de los siglos, y aún sigue. De este modo, el autor de Evangelion aúna la tradición más ancestral a lo más moderno del Japón actual en una misma cita; algo igualmente genuino y repetido en la cultura del país del sol naciente.

Si se acerca el lector a esta expo, tendrá ocasión también de ver otras curiosidades, aprovechando que estamos todavía celebrando el Año Dual entre los dos países, para recordar la embajada Keicho de hace 400 años, en la que Japón y España iniciaron contacto oficial.

kodó_japón
Actuación del percusionista Kodô. / fundacionjapon.es

Así, el miércoles, 9 de julio, el grupo percusionista Kodô, empieza en Oviedo una gira que les llevará a Tarragona, el 12; Madrid, el 15 y Gerona, el 25. Interpretarán una obra que se llama Dadan ("hombres tocando tambores"), de Tamasaburô Bandô. Una exhibición de poderío físico y de concentración en el manejo del tambor tradicional japonés, el taiko. Impresiona comprobar el contraste que producen fuerza y delicadeza unidas en una enérgica danza. No hay que perderse esto.

En cuanto a cine japonés, sigue el ciclo que se ha pasado por la Filmoteca Española, en el cine Doré, durante todo el mes de junio, ahora en Barcelona hasta finales de julio. Se trata de la última tanda de seis películas, de las 36 de otros tantos directores, que han venido exhibiéndose durante este Año Dual. Desde la famosa película de Yasujiro Ozu, Cuentos de Tokio, (1953), a Una familia de Tokio, de Yoji Yamada (2013), pasando por El arpa birmana, de Kon Ichikawa (1956), entre otras.

Para seguir con el festín de Japón, el dia 15 de julio y hasta el 15 de agosto, en la Academia de Bellas Artes de San Fernando, Madrid, hay una exposición de fotografías de Teruo Sekiguchi, El camino de Hasekura, organizada por la Embajada de Japón, que recorre los paisajes antes pisados por la expedición de Hasekura Tsunenaga.

And last but not least, como dice el dicho inglés, en La Casa Encendida sigue la exposición Variaciones sobre el jardín japonés, comisariada por Alicia Chillida, que recrea la idea tan japonesa de lo “moderno primitivo”, estudiada y practicada por el teórico Mirei Shigemori, paisajista, maestro de ikebana y de té.

Y aún puede verse en Bilbao,hasta el 15 de septiembre, la exposición Arte japonés y japonismo, que muestra la colección José Palacio de arte oriental, reunida por el coleccionista entre 1925 y 1932. Las piezas fueron donadas al Museo de Bellas Artes de Bilbao. 

読者の皆さん、さようなら Dokusha no minasan sayounara, que viene a ser: hasta la vista queridos lectores.

Leave A Reply

Your email address will not be published.