Alivio en la redacción de ‘El Mundo’ porque se descartara a Eduardo Inda y a Arcadi Espada

Pedro García Cuartango despidiéndose ayer de la redacción de 'El Mundo'. / Twitter Alberto di Lolli @adilolli

La redacción de El Mundo vivió en el día de ayer momentos de gran incertidumbre e incluso temor al conocer la destitución de Pedro Cuartango y no saber quien ocuparía su puesto. Finalmente, respiraron aliviados al conocer que el nuevo director era alguien "de la casa", Francisco Rosell, que en la actualidad era adjunto al presidente. Desde que fue destituido David Jiménez se especuló con la posibilidad de que fuera Arcadi Espada el nuevo director del periódico y en los últimos tiempos se hablaba también de Eduardo Inda, al que habría recomendado Florentino Pérez, que mantiene buena relación con Urbano Cairo, presidente de RSC Mediagroup, propietario del diario.

Ayer fue el propio Cairo el que, después de reunirse con los jefes de sección, se dirigió a la redacción. Cuando fue interpelado por el cambio de director, Cairo manifestó que él es el dueño del periódico, que una de sus competencias es elegir al director y que no tiene que dar explicaciones a nadie. Esta posición suya contrasta con la promesa que se le hizo a la redacción, tras la salida de David Jiménez, de que iba a consultarse con ella el nombramiento del director.

Publicidad

El dueño de El Mundo alardeó de haber levantado periódicos, radios y televisiones y que su gestión siempre es exitosa. Para aplacar las quejas, Cairo hizo tres promesas: que va a aumentar la inversión en el diario, que va a existir total independencia en los contenidos y no va a entrometerse en lo que se publica y que El Mundo no se va a fusionar con ningún otro diario.

A pesar de las promesas, la redacción ha despedido con mucha tristeza a García Cuartango, al que todos coinciden en señalar como un gran director, que logró hacer de la redacción una "piña" y mejorar los resultados económicos y de difusión. Además, señalan, ha aguantado las presiones de la empresa, lo que le ha costado bastantes discusiones.

Ayer, García Cuartango estaba decepcionado, según advierten fuentes de la redacción, y no quiso reunirse con Urbano Cairo. Aunque desde el viernes sabía de su destitución, nadie le quiso dar explicaciones. Durante el tiempo que ha sido director, y debido a que su puesto era de transición, ha percibido el mismo sueldo que antes de ser nombrado. Todavía no se sabe qué puesto desempeñará en el periódico, aunque parece que no le espera una etapa fácil con Rosell. Según fuentes de la redacción, "Rosell ha estado maniobrando desde hace tiempo para ser director, incluso enfrentándose a Cuartango en algunas reuniones". Parece que ha conseguido su objetivo.