Feminismos: una mirada desde la sociología

  • Mª Jesús Miranda y Begoña Marugán publican un libro de máxima actualidad para entender dónde nace la violencia contra las mujeres

2

Mira tú por dónde los feminismos no han muerto sino que más bien se les espera en cada rincón, en las plazas, en las calles pero también -sólo faltaría- en la escuela, en la academia, en la universidad. A pesar de las resistencias de quienes se han servido de las mujeres para su beneficio personal, la mitad de la humanidad a lo largo de los siglos, las mujeres van demostrando su realidad de ser humano, digno de respeto y con derechos idénticos a los de los otros habitantes humanos del planeta.

A pesar de que las mujeres llevan batiéndose el cobre desde el siglo XIX todavía queda por delante un camino que da vértigo mirar si no es gracias al impulso que conceden los éxitos obtenidos. No por graciosa cesión masculina, por cierto, sino por la lucha sin cuartel de las mujeres. Aún hay que insistir, pero no importa, se seguirá insistiendo hasta donde haga falta.

El libro que han escrito las profesoras Miranda y Marugán, publicado por Ediciones Complutense (2018), es un magnífico recorrido histórico hasta nuestros días, de las aportaciones de autoras feministas a la sociología, tradicionalmente impermeable a la realidad de una mitad entera de la población mundial, con lo que las más firmes verdades de los padres de la sociología se ven más temblorosas que un flan de huevos.

Publicidad

Feminismos recoge cómo los padres de la sociología han tratado a las mujeres, casi siempre pasando, y en ocasiones, con una condescendencia escandalosa. Cómo la Revolución Francesa olvidó incluir a las mujeres en la proclamación del Ciudadano y, después, el Siglo de las Luces negó que ellas tuvieran de eso, luces. Así que a las mujeres se les negó por ley instruirse para trabajar, ya que tal cosa estaba reservada a los varones, y así siguiendo hasta que las guerras mundiales pusieron a las mujeres en las fábricas y otros puestos mientras que los varones se fueron a matarse unos a otros para solucionar los problemas del mundo.

Y sabemos que a la vuelta de los supervivientes, ellas volvieron al dulce hogar, a ser cuidadoras y servidoras, como siempre han sido y siguen siendo. Ni el Movimiento Obrero ha sido capaz de hacer justicia con las mujeres, con lo que éstas siguen cargando con la mochila del cuidado de la prole y otras personas, la historia en contra, los prejuicios, el retraso al acceso a la formación...

Así que ha habido que convencer al mundo de la importancia política que tiene la diferencia de los sexos, de la aportación ingente de trabajo sin remuneración que hacen sistemáticamente las mujeres, del que todos –ellos y ellas- se benefician. De la irrupción del llamado “impacto de género” en los proyectos públicos, dada la evidente inequidad de varones y mujeres en el mercado de trabajo, entre otros “mercados”.

Portada del libro/ Ediciones Complutense
Portada del libro/ Ediciones Complutense

El libro, muy documentado y con citas ilustrativas, se detiene en las autoras más conocidas, casi todas anglosajonas más Simone de Beauvoir, y hace justicia con las españolas, especialmente, María Angeles Durán, Amelia Valcárcel, Celia Amorós y tantas otras.

Pero no se trata de un libro de mujeres, es un libro que aclara muchas dudas del desarrollo de la sociedad occidental, busca y encuentra el origen de la violencia machista, o de género, si prefieren, e ilumina los oscuros rincones apestosos de la Sociología para airearlos y expulsar los malos olores.

Como dice el afamado sociólogo, Richard Sennett, y destacan las autoras en el capítulo de la sociología de los cuidados: “Un régimen que no proporciona a los seres humanos ninguna razón profunda para cuidarse entre sí no puede preservar por mucho tiempo su legitimidad”.

Por mucho que la portada no invite, y que el libro merezca ser texto fundamental en facultades del ramo, yo sí les invito a que agarren este libro y lo lean en la playita, o en el campo, a la sombra y con un tinto de verano, si es posible. Asombra la cantidad de oscuridad que iluminan estas páginas. Vale saltarse las más académicas, dedicadas a gente dedicada al estudio más profundo de la materia; pero ésas sólo son unas pocas.

2 Comments
  1. Zarelis says

    El feminismo en general y en concreto en España ha sido deslegitimado por las feministas radicales y es imposible hacer una separación de dónde empieza el bueno y acaba el malo.Las mujeres sensatas,justas y buenas personas de verdad,que son la muy inmensa mayoría,se declaran abiertamente antifeministas y muestran su indignación contra todas estas vividoras,egoistas que defienden su cruel negocio por encima de los derechos humanos más fundamentales,que con su odio,locura,hipocresia e inmensa cantidad de recursos, y el apoyo de políticos e instituciones,políticos también cobardes y egoistas y culpando a los demás de su odio y totalitarismo en un ejercicio de cinismo y maldad sin limites,ejercen una terrible dictadura que dinamita los cimientos del Estado de Derecho convirtiendo la justicia en una cruel Inquisición, generando un ataque contra el sexo masculino sin el menor fundamento, una enorme psicosis contra el varón heterosexual, comparable al odio y persecución que sufrieron los judíos por el Partido Nazi llegando incluso a crear tribunales de excepción solo para condenarles.La ideología de género ha recuperado en España el terrible derecho penal de autor de los nazis, culpando en sus leyes a todo el género masculino y creado tribunales solamente para hombres, «especializados» como dicen o adoctrinados contra el hombre. Y la psicosis contra el género masculino se palpa cada hora y cada minuto en los medios de comunicación adoctrinados y controlados por la ideología, sobre cómo deben informar y así perpetuar su cruel ideología y evitar cualquier atisbo de disidencia. La Constitución en sus derechos humanos fundamentales ha quedado reducida a un verdadero insulto contra todas las personas humilladas maltratadas machacadas por esta ideología y sus injustas leyes de genero.
    En España actualmente no existe la violencia de género, no existe la violencia machista, no existe el terrorismo machista, ni el genocidio machista,este es un burdo y cruel invento para imponer una ideología, contraria a los derechos humanos y a la vida, y que hace saltar por los aires los derechos humanos fundamentales de nuestra Constitución para el varón, que es detenido, encarcelado, expulsado de su casa, humillado,maltratado separado de sus hijos, sus bienes con la simple palabra de la mujer. En España no existe el machismo y el patriarcado inventado que infecta España de extremo a extremo.No existe en la España actual,ni es causa de ningún mal,existe un terrible hembrismo hiper subvencionado hiper y empoderado y que controla absolutamente todos los medios y todas las instituciones y ejerce el terror con la Ley de Violencia de Género y el pacto de Estado contra el hombre sin respetar los más mínimos derechos humanos como si el hombre fuera la peste a extinguir de forma genérica.La ley deja indefenso y expuesto al varón a cualquier mujer sin escrúpulos que quiera destrozarle la vida por cualquier motivo nada noble.Las mujeres son exactamente igual de malas que los hombres, y la Ley de Violencia de Género y el pacto de Estado contra el hombre ha dejado a todas las personas de sexo varón en una especie de libertad condicional que cualquier mujer sin escrúpulos puede convertir a su antojo en prisión obteniendo múltiples ventajas que incitan la denuncia falsa y que dejan sin recursos a las verdaderas y verdaderos maltratados.

  2. Zarelis says

    Todos se suman al carro del oportunismo manteniendo bien cerrados los ojos a la realidad.En España desde el año 2004,con Zapatero y el feminismo extremo se produjo la mayor vulneracion de los derechos humanos,que nadie quiere ver,nadie nombra,todos prefieren tener los ojos cerrados por intereses electorales,dinero de Europa y el terrible negocio de la ideología de genero y las leyes de genero y el enorme poder e influencia del feminismo que dice representar la igualdad mientras ejerce el terror vulnerando derechos fundamentales del hombre sustentando un inmenso negocio imposición de una ideología de género contraria a los derechos humanos,y recuperando el terrible derecho penal de autor de los nazis y las leyes de Nuremberg.Si el feminismo representa la igualdad lo primero que debería pedir es igualdad ante la ley de hombres y mujeres, que todas las personas indistintamente de su raza su género o el color de su piel sean juzgados en los mismos tribunales con las mismas garantías y los mismos derechos constitucionales, sin ningún tipo de especialización más que la búsqueda de la verdad en cada caso. Debería pedir la presunción de inocencia también para los hombres puesto que no todos los hombres son monstruos machistas patriarcales, bestias inmundas sin derechos, Deberían ser considerados personas. Debería admitir que el culpable de un delito es quien lo comete pero jamás todo su género su raza o todos los que tengan su mismo color de piel. No hacer esto es la destrucción del Estado de derecho la imparcialidad de la justicia, y entrar en la época más oscura de la Inquisición del siglo XXI, linchamientos persecuciones, mientras insultas a quienes has vulnerado sus derechos fundamentales más básicos con la palabra igualdad.Ley terrible que tras más de 13 años de terror nadie entenderá jamás porque se hace mil veces más injusta en el pacto de estado contra el hombre,todos pidiendo más dinero para esta injusticia a pesar de que,lejos de solucionar la violencia,la provoca directamente por su naturaleza terriblemente injusta,y con un muy altísimo precio en vidas de inocentes.Incluso discrimina a los únicos inocentes que son los niños,que tendrán o no derechos,dependiendo si el agresor es el padre o la madre.Repugnante.

Leave A Reply

Your email address will not be published.