ENTREVISTA Antonio de la Torre, actor que acaba de estrenar 'Abracadabra', la nueva película del director Pablo Berger

De la Torre: “Estamos asistiendo pasivamente a que muy pocos acumulen demasiado”

0
Antonio de la Torre
Antonio de la Torre. / YouTube

Antonio de la Torre acaba de estrenar Abracadabra, la nueva película del director Pablo Berger que debutó en la cartelera como la sexta película más vista, por encima de Cars 3 y La guerra del planeta de los simios. Atresmedia, que sigue teniendo en el noveno puesto otra comedia como Señor, dame paciencia, apuesta fuerte al estrenar Abracadabra en fechas tan difíciles como estas, con más de media España de vacaciones.

Antonio me atiende muy amable, como siempre, y diciéndome que menudo palazo le he metido en cuartopoder.es a una película española de reciente estreno. No diremos su nombre. Él me habla de otras películas de su director. “Oye, no grabes esto”, me pide. No lo grabo, nos ponemos cómodos y empezamos.

Publicidad

-- Abracadabra es otra generosa producción de una televisión privada, una peli de las privilegiadas. Pero es rara, no es una comedia comercial al uso. Mezcla comedia social, fantasía, terror...

-- La gente igual viene con una expectativa, no sé lo que van a pensar de Abracadabra. El actor Julián Villagrán me dijo que la peli es una mezcla entre ¿Qué hecho yo para merecer esto? y La maldición del escorpión de Jade. (Risas)

-- ¿Cuándo lees este guión qué se te pasa por la cabeza?

-- Pues me dije: “¿Quién coño va a hacer esto?” (Risas)

-- Pero si ya sabes que es un proyecto de Pablo Berger...

-- No, no, si me refiero a que es una idea de Pablo y que solo él lo puede hacer. Me digo: esto porque me lo da Pablo, que si no...

-- La película me ha recordado, en algunas partes, a los desfases de Álex de la Iglesia, con el que ya has trabajado. Y Pablo Berger lo conoció en sus inicios, cuando era director de arte de su corto Mama.

-- La cabeza decapitada, los momentos en los que aparece un mono en las alucinaciones de mi personaje...

-- Bueno, es que lo de el mono tiene tela...

-- Yo por mi parte lo tuve claro: tengo que sujetar a este personaje a la tierra por la madre que me parió, aunque me vaya la vida en ello. Lo del mono intenté vivirlo a saco, que me dé un jamacuco. Tú imagínate estar aquí hablando tranquilamente y de repente ver una cosa verde que te dice: “No hables con ese periodista”.

-- O “cáscale a ese periodista”.

-- Eso, dale. Pues eso tiene que ser una puta pesadilla y hay que intentar meterse ahí. Luego hay escenas que son más astracanada y tal, pero lo del mono me lo tomé muy en serio. Porque creo que es lo que había que hacer. ¿Abracadabra es comedia, es drama? Mira, si en el guión pone que hay un plátano y te caes al suelo pues lo haces, macho. Yo solo puedo hablar de mis intenciones, de los resultados hablaréis los demás.

-- Abracadabra es una mezcla de géneros. Es más que una comedia, o al menos una comedia al uso.

-- Creo que como actor no debes ser consciente de ello, tú tienes que hacer lo que tienes que hacer. Luego ya veremos si eso hace gracia o qué hace.

-- ¿Cómo ves la carrera comercial de esta película, la respuesta del público?

-- A ver, esto no es una comedia ligera... Pero vamos, Pablo Berger es uno de nuestros mejores directores, pero no sé la vida que tendrá esta película. Sé que Pablo va a hacer más pelis, que tiene su público. Y creo que si entras en la película aburrirte no te aburres, pero 8 apellidos vascos no es. Y tampoco una peli “social e intimista”.

-- El año pasado tuviste la suerte de participar en las dos mejores películas españolas del año: Que dios nos perdone y Tarde para la ira. ¿Cómo ves la cosecha de este año?

-- No he visto mucho... Tengo dos niños pequeños y no es fácil. He visto No sé decir adiós. El trabajo de Nathalie Poza es genial. Bueno, y el de Juan Diego y Lola Dueñas.

-- Esa película pinta que va a ser una de las del año en la temporada de premios.

-- Sí, va a ser una de las del año. Pero no sé, recuérdame alguna película.

Nota: le recuerdo una película independiente con buenas críticas. No le ha gustado y me explica por qué. “Esto off de record porque no me gusta mentir”. Es entendible. Antonio es actor y, como todos en su gremio, tiene que continuar haciendo películas. Seguimos.

Antonio de la Torre
Antonio de la Torre en una escena de la película 'Abracadabra'. / Sony Pictures

-- Entremos en la arena política. En nuestra última entrevista me hablaste de la docilidad del país, del conformismo de los españoles. Han pasado algunas cosas nuevas en política. ¿Cómo ves esos cambios?

-- Sigue igual el grado de tolerancia hacia la corrupción, la inacción en las cosas, al desmantelamiento de lo público... Estamos asistiendo, pasivamente, a que muy pocos acumulen demasiado. Y a que muchos pasen lo que pasan, al desmantelamiento de la clase media.

-- Con noticias diarias al respecto.

-- Todos los días, y aquí no pasa nada. Y asisto, con tristeza y terror, al enfrentamiento de gente de una misma clase. A eso de “Es que estos son unos vagos”. Cala el discurso del otro.

-- “El coletas”.

-- Sí, más allá de que sean más o menos populistas y ese rollo del “asalto a los cielos”, Podemos está proponiendo cosas que están de puta madre. Si lo dice hasta Borrell: no demonicemos a Podemos, que son a los que votan nuestros hijos...

-- Se lo dijo a Esperanza Aguirre a la cara.

-- Claro, y hay que buscar los consensos.

-- ¿Falta más cine político? Puede que no haya productores interesados, pero el caso es que casi no hay cine político en España. Tú al menos acabas de hacer la peli sobre José Mujica.

-- Y El reino, que trata sobre la corrupción.

-- Otra vez con Rodrigo Sorogoyen, director de Que dios nos perdone. Háblanos de ella.

-- Es un thriller político, con la trama de corrupción de un partido. Ningún partido se libra de la corrupción, por lo menos los grandes. Lo bonito es que el protagonista es el corrupto.

-- Que eres tú.

-- Sí, creo que reflejaremos un ambiente, un país, una sociedad. Espero que la gente se vea reflejada. Que diga: ¡si son como nosotros! Pero es un thriller, no es dogmática o “cine social”.

-- Háblame de Memorias del calabozo, en la que te metes en la piel de Pepe Mujica.

-- Habla de su régimen de aislamiento, carente de todos los derechos mínimos. Abarca trece años de su vida.

-- ¿Has conocido a Mujica en persona?

-- Sí, estuve con él y he ido varias veces a Uruguay. La peli me la propuso Álvaro Brechner, un director uruguayo afincado en España, y la productora de la película.

Nota: Nos despedimos, pero antes volvemos a hablar de ese director del que tratábamos al principio de la entrevista y de su última peli. Todo off-de-récor. Hay que seguir haciendo pelis y queremos verlas.

Leave A Reply

Your email address will not be published.