La eólica reduce nuestro déficit energético de 2013 en 4.000 millones

0
Evolución_renovables
Evolución de la aportación de las renovables a la demanda desde 2009 a 2013. / REE

El viento es tan tozudo como el ministro José Manuel Soria. Mientras el Gobierno del PP sigue empecinado en convertir las energías renovables y el autoconsumo sostenible en un lujo para ecologistas millonarios, la realidad sigue estropeándole a Mariano Rajoy titulares en el BOE. La última bofetada la ha recibido desde dentro. Un reciente informe de la Dirección General de Aduanas sobre comercio exterior acaba de constatar que nuestro déficit energético anual se redujo en 4.000 millones de euros en 2013 gracias a la generación eólica y a la hidráulica. Según la Asociación Empresarial Eólica (AEE), "si no se hubiese invertido en la tecnología eólica de 1997 a 2013, España no hubiese podido aprovechar el viento que la atraviesa y éste no hubiese podido ser la primera fuente de electricidad de los españoles en 2013, con lo que el déficit energético del pasado año hubiese sido 2.986 millones de euros superior".

Publicidad

Publicidad

Y los combustibles fósiles continúan encareciéndose. Y el pulso entre Rusia y las potencias atlantistas a causa de la anexión de Crimea invitan muy poco a soñar con que Vladimir Putin nos baje los precios a corto plazo.

La reforma energética que planea Soria, según todas las fuentes del sector, paralizaría inmediatamente cualquier nueva inversión española en renovables. Y esta reforma puede entrar un vigor justo un año después de que España haya pasado a la Historia como el primer país del mundo en convertir la eólica en su primera fuente de electricidad durante el ejercicio de 2013. Razón por la cual, a mediados de este mes, nuestro país recibió el European Wind Energy Award, premio que concede la Asociación Europea de Energía Eólica.

Las cifras que maneja la AEE son bastante contundentes: "Cada euro invertido en incentivar a la energía eólica en España en 2013 ahorró 1,34 euros en importaciones de combustibles fósiles, usando tecnología española, creando empleo español, pagando impuestos españoles y generando bienestar para la sociedad española".

La propia Organización de Consumidores (OCU) advirtió hace poco de que las eléctricas deberían devolver este año 40 euros a cada consumidor precisamente a causa del sobrecobro de la eólica, que en la factura se manifiesta de forma mucho más asequible que ninguna otra forma de energía: "El viento y las lluvias han propiciado mínimos históricos en el precio de la luz durante el primer trimestre de 2014: a falta de pocos días para que termine el trimestre, el precio medio real del MWh (megavatio-hora) es de unos 25 euros, lo que están pagando los clientes de la tarifa regulada se basa en la hipótesis de que la energía iba a costar 48 euros el MWh".

Entre 1997 y 2013, las empresas eólicas han invertido alrededor de 30.000 millones de euros en España, según datos aportados a cuartopoder.es por la AEE. Hoy, la potencia instalada es de 22.959 MW, lo que nos sitúa como el cuarto país del mundo y el segundo de Europa.

Según los últimos informes de Eurostat, el consumo de energía primaria de la UE ha disminuido un 8% entre 2006 y 2012. En pocas ocasiones España puede presumir de liderazgo entre los 28 socios. La reducción en nuestro país ha sido muy superior en el mismo periodo. Roza el 12%. En términos absolutos, sin embargo, seguimos siendo ovejas negras: sufrimos una dependencia energética del 73,3%, frente al 53,3% de media comunitaria.

El informe de Aduanas (Agencia Tributaria) apunta algunos datos significativos: "El saldo [comercial] no energético [correspondiente a 2013] arrojó un superávit de 25.042,2 millones de euros, un 69,8% más que en el mismo periodo de 2012 (14.746,4 millones de euros en enero-diciembre de 2012), mientras que el déficit energético se redujo un 9,9% hasta los 40.997,6 millones de euros", señala en su página 7.

Sin embargo, el saldo entre la energía que importamos y la que vendemos sigue creciendo. La subida del precio de los combustibles fósiles ha provocado que el déficit acumulado haya crecido desde 2004 en 320.000 millones (hoy se cifra en 420.000). Un 42% de nuestro PIB, en resumen. Como para hacérselo mirar en los días en que sople el viento.

Leave A Reply

Your email address will not be published.