‘Madrid Zona Bruta’: 25 años del disco de CPV que revolucionó la escena del hip-hop

  • Fue el primer álbum de hip-hop en castellano publicado en nuestro país. Un antes y un después que ha sido reconocido por numerosos artistas e integrantes de la escena
  • La primera dificultad fue el estudio de grabación, no había ninguno que hubiera grabado hip-hop. El disco se hizo con pocos medios
  • CPV era un grupo con carácter antifascista y combativo contra los neonazis, muy presentes en las calles del Madrid de los años 90

5

“Hoy hace 25 años que se publicó el primer trabajo de la formación El Club de los Poetas Violentos (CPV). Un disco que supuso una auténtica revolución en la música de este país y que hoy parece muy lejano”. Es el mensaje que la discográfica BOA puso en Twitter el pasado 20 de noviembre. El disco en cuestión se llama Madrid Zona Bruta y fue el primer álbum de hip-hop en castellano publicado en nuestro país. Un antes y un después de aquel noviembre de 1994 que ha sido reconocido por numerosos artistas e integrantes de la escena estatal.

Rachid Baggasse, más conocido como “Kamikaze”, recuerda para cuartopoder lo que supuso aquel trabajo. “En esa época, si nos dices un año antes que íbamos hacer un disco, te diríamos que estabas loco. Era totalmente inviable plantearnos eso. Si pensabas en sacar algo que tuviera que ver con el rap, tenía que ser muy comercial. Algo que sonara a hip-hop puro y duro era impensable”.

“Kamikaze” era uno de los MC`s de la banda en sus orígenes junto a “El Meswy”, “Supernafamacho”, “Paco King” y “Frank T” (que iniciaría carrera en solitario tras este primer disco). Los acompañaba como DJ, “JotaMayúscula” y posteriormente entraría también el MC “Mr Rango”. “El disco lo hicimos con inocencia, éramos jóvenes, todo era nuevo y estábamos emocionados e ilusionados. No esperábamos tampoco ningún tipo de repercusión, lo hicimos porque teníamos ilusión por lo que nos gustaba. En la vida pensábamos que nos iba a firmar una discográfica, España todavía estaba en pañales en ese aspecto”, señala por su parte “JotaMayúscula”.

El disco está formado por 18 cortes entre los que destacan algunos temas como “Rimadero”, “Sánchez” o “Desfase”. Ni grabarlo ni distribuirlo fue sencillo. Una figura clave para ello fue Sergio Aguilar. Mientras terminaba su carrera universitaria en Madrid, este joven sevillano compartía piso en Lavapiés con Luis Calvo, impulsor del sello discográfico de pop Elefant prácticamente desde su mismo hogar.

Aparte, comenzó a conocer a gente de las primeras discográficas del barrio de Malasaña (Subterfuge o Munster). “No veía que nadie trabajara el hip-hop, que era la música que a mí me gustaba”, afirma.

Aguilar había sido escritor de graffitti y a partir de ahí conoció a mucha gente de la escena rapera. Entre ellos a “Kamikaze” y “Supernafamacho”. Nuevos Ministerios era el punto de encuentro cada domingo. “Era una época en la que aparentemente no pasaba nada pero subterráneamente pasaban muchas cosas”, destaca. El incipiente creador de la discográfica, que luego se llamaría “Yo Gano”, era consciente de las “reticencias” de la escena del hip-hop hacia las discográficas. Tenía claro que quería publicar un disco pero le faltaba el grupo. Entonces asistió a un concierto de CPV, recién formados, en una sala de Cea Bermúdez.

“Aquello me sonó de manera muy profesional para la época en la que estábamos. Les comenté mi proyecto, aparte estaba metido también en una revista independiente y quedé con ellos en Alcorcón para hacerles una entrevista. Ahí empezamos a hablar de hacer el disco. Lo bueno es que me conocían, sabían que conocía esa cultura y la respetaba”, señala.

A partir de ahí comenzó el proceso de grabación, que tampoco fue fácil. “Éramos un grupo de chavales, el estudio era una cosa muy casera, todos estaban aprendiendo”, afirma “Kamikaze”. “La primera dificultad era el estudio, no había ninguno que hubiera grabado hip-hop. El disco se hizo con pocos medios”, afirma Aguilar.

Impacto en la escena underground

Con el disco grabado y fabricado, quedaba la distribución y venta. Entra entonces en la ecuación la empresa Running Circle. Manuel Pena es en la actualidad director de la discográfica BOA. En 1994 trabajaba allí. “Este grupo se empeñó mucho en la promoción. Venían mucho por las oficinas. Los conocimos personalmente a todos. Nosotros estábamos acostumbrados al rock. Les decías que si hacían hip-hop como Def Con Dos y te decían que no, que no tenían nada que ver. Nosotros hacemos hip-hop como Public Enemy o Delasoul”, decían.

“Aquí había muy poca cultura sobre todo eso. Tuvimos que ponernos las pilas. En CPV estaban muy ilusionados con su trabajo, querían que llegara al máximo de gente posible. Luego tenían una idea muy clara: que con el hip-hop en España iba a pasar lo mismo que pasó en Francia. Allí había muchísimos chavales que procedían de padres inmigrantes o que se criaron en barrios de inmigrantes. Y claro, explotó de una forma brutal con gente como IAM. Vendían muchas copias. Poco a poco fue pasando aquí eso, aunque las cifras de ventas no tenían nada que ver con las francesas”, recuerda Pena.

Efectivamente, los datos de ventas no eran para tirar cohetes. Pero fue el primero de la escena hip-hop que salió en formato CD y vinilo. “El impacto fue más a nivel underground”, señala Aguilar. “Había una escena underground muy grande pero nada que nos respaldara, no solo a nivel de medios de comunicación. Era difícil incluso hacer conciertos. Los promotores no se mojaban”, dice “Kamikaze”.

No era fácil meter ese disco en las tiendas. “Llamabas, decías que tenías hip-hop y te decían que no sabían lo que era. No había discos. No había nada. Las tiendas decían que nadie los pedía y que hasta que no los pidieran no los iban a poner. Con los años fueron incrementándose las referencias y catálogos. Pero al principio se iba conociendo poco a poco, boca a boca”, explica Pena.

Tanto “Kamikaze” como “JotaMayúscula” ponen de relieve la importancia que tuvieron las maquetas previas para forjar esa expansión dentro de la escena estatal. “Las maquetas eran pruebas internas, pero con los años vimos después la repercusión que tuvieron”, señala el primero. “Teníamos bastantes canciones hechas antes. Se extendieron mucho, todo el mundillo ya conocía quienes éramos”, dice el DJ.

Por su parte, Aguilar recuerda que a la distribuidora lo que les sorprendía era la pasión de los fans que había. “De pronto había una tienda, por ejemplo, en Zaragoza que llevaba tres copias del disco de CPV y se agotaban enseguida. No es que las ventas fueran espectaculares pero los seguidores eran muy fieles”.

Antifascismo y referencia en la escena

“Fue el primer disco serio que se hizo de hip-hop, pero luego los grupos que salieron lo hicieron de forma completamente a su estilo sin tener mucho que ver. No hubo música comprometida políticamente de tal manera. Los CPV eran supercombativos. Sobre todo, contra la extrema derecha, los nazis. En aquella época los nazis estaban muy subidos, te ibas a Moncloa y te podían caer hostias directamente”, recuerda Pena. Así era Madrid en los años 90. “Están volviendo”, dice “Kamikaze”.

Con lo que menos se siente identificado "Kamikaze" de lo que escribía antes son los temas de “vacileo”. “Pero en el rollo antifascista sigo pensando exactamente igual, aunque a lo mejor me expreso de otra manera. Nosotros veíamos el tema de los neonazis como autodefensa. Tengo unos cuantos amigos que pillaron puñaladas, son cosas que pasaban en Madrid”, recuerda. “Había un tipo de mensaje revolucionario que hoy en día, en la situación que vivimos, es aplicable”, señala “JotaMayúscula”.

Las letras, por ese contexto, era crudas y duras. Algún ejemplo: “Lo que veo, veo un puto neonazi en la calle, entre rejas (bang bang bang) unos tiros entre las cejas”, canta “Kamikaze” en el tema “Zona Bruta”. “Resulta que es un facha, y en mi mano yo tengo un hacha, parto su cabeza en dos, y salto encima Kriss Kross, luego me doy cuenta de que ha manchado mis zapatillas, cojo la piel del facha me la limpio con eso mismo”, rapea “Frank T” en “Desfase”.

Raperos con mucha trayectoria en nuestro país no han dudado, cuando han tenido la ocasión, en mostrar su consideración de referente a CPV. Nega, de Los Chikos del Maíz, escribía en Twitter con motivo del 25 aniversario del disco que nos atañe: “Este disco cambió mi vida. Te lo puedo rapear entero de memoria, me lo sé mejor que los míos. Recuerdo salir del concierto en la Jerusalem y decir: quiero ser como estos tíos, quiero hacer rap. Gracias”. “CPV fueron los pioneros. Un grupo valiente para su época. Abrieron las puertas para todo el mundo”, señalaba Tote King al diario Público hace unos años. “Fueron los primeros en sacar un disco. Marcaron un estilo, el rollo hardcore”, señalaba Zatu, de SFDK, en la misma entrevista.

“CPV era un grupo integrado por gente muy de barrio y que venía de origen inmigrante. Los grupos que salían, de todas partes, no tenían ese origen. Por eso quizás sea por lo que no volvieron a salir letras iguales. No volvió a repetirse en ningún grupo, por eso fueron tan especiales y originales”, concluye, por su parte, Pena.

 

5 Comments
  1. kerim abselam says

    Nuna comprendi el cambio de estilo,es como si tuvieran miedo…se aplatanaron y no volvieron a sacar nada,digno de mencion…con la espantada de Frankt el grupo perdió toda credibilidad,esa fuerza maquetera quedo en un gran fake…postureo tipico de todo lo que tiene el sello de Madrid…

  2. Ruben says

    No tienes ni idea de lo que hablas….primer álbum editado en España HECHO ES SIMPLE de SIETE NOTAS SIETE COLORES…habla con propiedad, si no: «POR QUE NO TE CALLAS»

    1. Cuartopoder says

      Hola Rubén, el disco al que haces mención salió publicado en 1997. El que cuenta este artículo es de 1994. Saludos

  3. Cañamon says

    Antes del «Madrid Zona Bruta» se publicaron dos recopilatorios de maquetas de diferentes grupos: «Rap’in Madrid» y «Madrid Hip Hop» (donde ya escuchábamos a Paco King en el grupo Jungle Kings). Además en 1990 se publicó «Simplemente DNI» y en 1992 «10 canciones del grupo DNI. Pero la llegada de CPV fue un Tsunami, a partir de 1994 empezaron a surgir multitud de grupos.

  4. VS says

    Cañamon, Madrid Zona Bruta es considerado el primer disco de HIP-HOP (como cultura) editado… lo que hablas fue como una prehistoria rara del rap en nuestro país, fruto de una moda efímera del rap en España (por 92, 93… recuerdo que todos en mi cole éramos raperos).

    Ruben, te has cubierto de gloria. El «Hecho es simple», se puede considerar el primer disco de Hip-hop español con éxito comercial (más de 25.000 copias en aquellos días).

Leave A Reply

Your email address will not be published.