Referéndum UAM: “La juventud es más crítica con la corona”

No votaron la Constitución de 1978 que establecía al rey como jefe de Estado. Tampoco se les ha consultado nunca si estaban de acuerdo con la corona. Por eso, los jóvenes de la plataforma Referéndum Universidad Autónoma de Madrid (UAM) han organizado una consulta simbólica que les permita elegir entre monarquía o república el próximo 29 de noviembre. Ya han recibido el apoyo de más de 60 profesores, investigadores y personal de las universidades españolas y de otros centros como la Carlos III, la UCM, la UPM, la UB y la UPF y esperan que la idea del referéndum popular siga extendiéndose.  Hablamos con Lucía Nistal, portavoz de la iniciativa.

¿Cómo surgió la convocatoria del 29 de noviembre y por qué? ¿Os inspiráis en alguna convocatoria anterior?

 

Publicidad

“Queremos contribuir a que el debate se profundice y se extienda”

Publicidad

– La convocatoria surge de un grupo de estudiantes e investigadores en la Universidad Autónoma de Madrid que empezamos a ver el descontento creciente y el cuestionamiento cada vez mayor que existe hacia la monarquía y al régimen político. Por eso decidimos que queremos contribuir a que el debate se profundice y se extienda. Pensamos que la juventud y las universidades debemos jugar un papel crítico en este debate, que cuestione las instituciones antidemocráticas que nos han impuesto.

La existencia de referendos populares como el que ya se ha celebrado en Vallecas y los que están convocados en fechas próximas -como en Vicálvaro el 24N o varios barrios de Madrid el 2D- son un precedente que tenemos en mente, y por supuesto el propio referéndum catalán del 1-O, como expresión de la voluntad de un pueblo a decidir su futuro democráticamente.

¿Por qué os parece oportuna una consulta sobre la monarquía en este momento?

– La desafección general comienza a expresarse hacia la corona. Una desafección expresada en las grandes pitadas a la familia real en Catalunya, en gestos de jóvenes como los alumnos excelentes de Oviedo que se negaron a ir a un acto con presencia de los reyes, reprobaciones en diferentes Ayuntamientos y las propias consultas populares en curso. Para nosotras todas estas manifestaciones evidencian la necesidad de desarrollar un debate público y abrir los cauces democráticos, como son los referendos y los procesos constituyentes, para que podamos decidir sobre la corona, pero también sobre el régimen de conjunto.

Estamos hablando de una monarquía que cada semana suma un nuevo escándalo de corrupción, que tiene negocios con regímenes autoritarios como el de Arabia Saudí que descuartizan a periodistas; una corona que puso Franco en el lugar que aún hoy sigue ocupando, el mismo Franco cuyos restos hoy quieren traer al centro de Madrid; una corona que es una institución absolutamente patriarcal y totalmente anacrónica. Creemos que 40 años después del nacimiento del Régimen del 78 y el retorno de la monarquía, las nuevas generaciones que nunca votamos la Constitución y que hoy sumamos el 80% de la población, tenemos derecho a decidir.

¿Cuántas mesas habrá y cuál será la pregunta? ¿de dónde sacarán las urnas? ¿Cuántas personas estáis movilizadas ahora mismo?

– Pondremos mesas en cada Facultad del campus desde las 10 de la mañana hasta las 20h de la tarde para asegurarnos de que toda persona de la UAM pueda votar. Aún estamos barajando diferentes opciones para obtener las urnas que concretaremos más en siguientes reuniones. Es difícil decir una cifra concreta sobre cuántas personas están movilizadas, porque cada día se siguen sumando decenas de estudiantes que quieren echar una mano en la difusión y organización del referéndum.

¿Qué respuesta habéis recibido de las autoridades de la universidad? ¿Os han facilitado la celebración del referéndum?

“Las autoridades universitarias de momento han guardado un silencio sepulcral”

– Las autoridades universitarias de momento han guardado un silencio sepulcral. En la reunión de la plataforma de la semana pasada decidimos pedirles que nos faciliten las condiciones para asegurar que todos y todas podamos votar el 29N, cosa que ya hemos hecho pública y que algunos representantes estudiantiles trasladarán a los diferentes organismos de gobierno. Esperamos su respuesta, pero independientemente de lo que nos digan las autoridades, seguiremos adelante con el referéndum.

— ¿Estáis en contacto con personas de otras universidades? ¿Creéis que se organizarán más referéndums ?

– Sí, como comentaba antes se ponen en contacto con nosotras estudiantes y asociaciones de otras universidades que están barajando la posibilidad de hacer referendos en sus centros. Algunas de ellas tienen asambleas estos días, en la Universidad de Zaragoza por ejemplo ya han conformado una plataforma para organizar el referéndum y estudiantes de Barcelona que nos mandan su apoyo han lanzado la campaña “Fora el Borbó” para exigir que se elimine la presencia de los Borbones de las universidades catalanas y no descartan hacer también una consulta.

Desde luego, a nosotras nos gustaría mucho que las asambleas y los referendos se replicaran, y que se desarrollara un movimiento estudiantil masivo que impulse este cuestionamiento a la monarquía y exija el derecho a decidir sobre esta y otras cuestiones que nos afectan a todas, y que van desde la forma de Estado o la relación de los diferentes pueblos del Estado, hasta las demandas de las mujeres, el pago de la deuda o las reformas laborales.

— ¿Creéis que el debate monarquía-república interesa a la juventud española? ¿Hay un cambio generacional?

“Vemos cómo la monarquía tiene la desfachatez de subirse el sueldo mientras somos condenadas a la precariedad”

– Sin duda. La juventud ve cómo la monarquía tiene la desfachatez de subirse el sueldo mientras nosotras somos condenadas a la precariedad. Hemos heredado un régimen que nos viene impuesto y sobre el que ni nosotras, ni en muchos casos nuestros padres, pudimos siquiera votar. Hemos visto como una institución medieval, patriarcal y autoritaria que realiza recepciones con “besamanos” salió el 3 de octubre a avalar los porrazos que abrían la cabeza a los y las catalanas por querer votar, pero que jamás ha movido un dedo por los desahucios, los feminicidios o la precariedad. Esto se ve claramente en las encuestas en las que se pregunta sobre la monarquía -no como en el CIS, que lleva tres años sin atreverse a preguntar-. La juventud es siempre el sector más crítico con la corona y que más defiende la necesidad de realizar un referéndum. En realidad, es sencillo: tenemos derecho a decidir sobre nuestro futuro.