Más de 130 buses llegan a Madrid para la marcha de los pensionistas hasta el Congreso

  • Las columnas de jubilados de Bilbao y Rota han recorrido a pie cientos de kilómetros para demostrar hasta donde están dispuestos a llegar por esta lucha
  • La Coordinadora de Pensiones espera que acuda a la marcha una representación del 90% de las 270 plataformas de pensionistas que existen en todo el país

0

Las columnas de pensionistas que partieron de Rota y Bilbao hace semanas con destino a la capital han recibido una multitudinaria bienvenida este martes en Madrid en la Puerta del Sol. A ellos les unen este martes los pensionistas que viajan en más de 130 autobuses desde diferentes partes de la geografía española. Juntos caminarán hacia el Congreso de los Diputados, lugar donde los jubilados pretenden entregar esas demandas que vienen defendiendo desde hace tres años en pro del sistema público de pensiones. Rendirse no está en sus planes.

La protesta de este martes es el broche de oro de una hazaña y recoge un sentir estatal. Las columnas de jubilados han recorrido a pie cientos de kilómetros para demostrar hasta donde están dispuestos a llegar por esta lucha. Un ejercicio de sacrificio que quizás no ha sido protagonista en los medios de comunicación, pero que ha ido sumando adeptos durante el camino y ha calentado motores antes de la gran marcha en Madrid. Según fuentes de la Coordinadora Estatal para la Defensa del Sistema Público de Pensiones se espera que acuda a la marcha una representación del 90% de las 270 plataformas de pensionistas que existen en todo el país.

Publicidad


La movilización, que lleva meses organizándose, llega en un momento de descontento popular por las elecciones del 10-N, las cuartas elecciones en cuatro años a las que nos vemos abocados debido a la incapacidad para el acuerdo de los partidos políticos. El lema que defenderán en la marcha de la Puerta del Sol al Congreso de los Diputados será “Gobierne quien gobierne, las pensiones públicas se defienden” y “si no se cumplen las promesas no abandonaremos las calles”. De hecho, hace más de un año los pensionistas de Bizkaia se concentran todos los lunes frente a las puertas del Ayuntamiento de Bilbao y este lunes los pensionistas extremeños protestaron frente a la Tesorería de la Seguridad Social en Mérida.

Al finalizar la marcha de este miércoles, los pensionistas entregarán al Congreso de los Diputados y al Gobierno sus demandas, entre las que destaca fijar por ley la revalorización de las pensiones conforme al IPC y blindarlas como derecho fundamental en la Constitución Española. También piden en esta carta que la pensión mínima sea igual al Salario Mínimo Interprofesional -900 euros hasta llegar a los 1.084 que recomienda la Carta Social Europea para España- para reducir la brecha de género, residencias para la tercera edad públicas y suficientes para todos, así como la eliminación de los copagos en la Sanidad Pública.

La última de las demandas es la derogación de las dos últimas reformas laborales y de pensiones, motivo de conflicto de los pensionistas con los sindicatos CCOO y UGT. La Coordina de Pensionistas llama a eliminar tanto la reforma laboral del PP (2012) como la del PSOE (2011), ya que consideran que la socialista fue especialmente lesiva para la pérdida de poder adquisitivo de las pensiones, aunque los sindicatos mayoritarios se decantan por eliminar tan solo la de 2012. Los jubilados aceptan la posible presencia de las bases sindicales al final de la manifestación madrileña, pero quieren que queden claras sus diferencias.

CCOO ha pedido al Gobierno en funciones que se comprometa a “algo más” que una revalorización de las pensiones del 0,9% para 2020 ya que continúan en vigor normas que no garantizan el mantenimiento del poder adquisitivo de los pensionistas, como la reforma de pensiones de 2013 y el llamado factor de Sostenibilidad, “que supondrá una minoración de las pensiones iniciales de los nuevos pensionistas”. Aunque el Ejecutivo de Sánchez había suspendido la reforma de 2013, es decir la revalorización de las pensiones a un mínimo de 0,25% con tope según la salud de la economía, esta puede reactivarse en 2020 si quienes gobiernen entonces no lo evitan.

Leave A Reply

Your email address will not be published.