Mirian Cisneros: “La derogatoria del Decreto 883 ha sido la lucha y victoria de todo el pueblo ecuatoriano”

  • Entrevista a la presidenta del Pueblo Sarayaku, presente en el Diálogo Nacional por la crisis en Ecuador

0

QUITO (ECUADOR)-. Luego de 12 días de protestas lideradas por el movimiento indígena, el pasado domingo el gobierno de Ecuador llegó a un acuerdo con la Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) para atender sus reclamos y derogar el Decreto 883, las medidas de ajuste económico del Fondo Monetario Internacional (FMI) que originaron la crisis política. Poco a poco, el país vuelve a la normalidad, se han restablecido los precios de los combustibles, y el pueblo ecuatoriano trata de recuperarse tras el shock del denominado “paquetazo”, que hasta el momento ha dejado ocho fallecidos, más de 1.000 heridos y más de 1.000 detenidos, según la Defensoría del Pueblo de Ecuador. Por ello, conversamos con Mirian Cisneros, presidenta del Pueblo Sarayaku y la única mujer que intervino durante el Diálogo Nacional, sobre lo vivido en estos días y los próximos pasos a seguir.

- ¿La derogatoria del Decreto 883 ha sido una victoria del pueblo ecuatoriano?

- La derogatoria del Decreto 883 ha sido la lucha y victoria de todo el pueblo ecuatoriano. Aparte de la lucha de los pueblos, nacionalidades y sectores sociales, todo Ecuador se ha unido a la lucha para conseguir derogar el Decreto 883. La unidad nos ha mantenido siempre fuertes y dar un ejemplo para que todos tengamos la misma reflexión para reclamar nuestros derechos.

Publicidad

Quisiera mandar un saludo a todos los ecuatorianos y las ecuatorianas, quienes de alguna forma nos han apoyado moralmente, y estamos muy agradecidos porque la lucha ha sido de todos y lo hemos conseguido. La lucha continúa porque así vamos a seguir adelante.

- ¿Cómo afectaba el Decreto 883?

"La canasta básica estaba exagerada"

- Nosotros (el pueblo Sarayaku) vivimos en la selva y no utilizamos y consumimos combustibles al nivel que en la ciudad, pero a pesar de todo, de una u otra forma nos sentimos afectados. Por eso es que nosotros salimos a movilizarnos a las calles para reclamar que el Decreto 883 fuera derogado, porque tenemos a nuestros jóvenes estudiando en las ciudades, tenemos que sacar o traer los productos desde las ciudades o nuestras comunidades, y eso era un problema.

Con el alza de los precios de los combustibles, si yo vendo el racimo de plátanos en cinco dólares, prácticamente no alcanza para comprar dos galones de combustible, y eso nos afectaba directamente. La canasta básica estaba exagerada, cuando un campesino o un productor no gana más de 15 dólares diarios, unido al hecho de que no aumentan los sueldos, eso significaba que teníamos que sustentarnos en nuestra crisis, sobre todo, para los campesinos y los sectores sociales.

- ¿Cómo se siente el movimiento indígena después de las jornadas de protestas?

- Después de la masacre que hemos sufrido, hemos quedamos en duelo, porque hemos perdido vidas humanas y niños inocentes han tenido que pagar por un simple papel con tres párrafos para la derogatoria del Decreto 883. No podría decir que me siento feliz, contenta o alegre, más bien es una lucha que hemos conseguido con sangre en las lágrimas.

Estamos tan dolidos, porque una vida humana no se puede justificar. Aquí hemos marcado la historia de los pueblos indígenas en Ecuador, pero esta vez todos hemos tenido que pagar, y eso nos duele también. Al mismo tiempo, nos sentimos orgullosos de que por lo menos hemos hecho alzar la voz al pueblo ecuatoriano para salir a la calle y lograr la derogatoria del Decreto 883.

- Durante el Diálogo Nacional se dieron a conocer cifras sobre las víctimas mortales, heridos, desaparecidos y detenidos, así como se exige la renuncia de los ministros de Gobierno y Defensa por la actuación de la fuerza pública. ¿Cuáles son los próximos pasos a seguir?

"La derogatoria fue la primera parte de lo que hemos conseguido"

- La derogatoria del Decreto 883 fue la primera parte de lo que hemos conseguido. Ahora hemos declarado estar en vigilancia. Por el momento, estamos en paz, las medidas ejecutivas se han paralizado en todo el país. Por lo tanto, los dirigentes que estamos al frente de las organizaciones vamos a trabajar en comisión algunas propuestas que queremos presentar y estar vigilantes de las cuestiones que pasen después de todo lo que hemos vivido en los últimos días.

De lo contrario, iremos hasta Carondelet (Palacio de Gobierno), donde el presidente tendría que dejar su mandato para que gobiernen personas que puedan dirigir al país y piensen en nuestros pueblos y en todos, porque Ecuador no puede ser dirigido solo por un sector que se siente dueño y nos marginan a los pobres, nos mandan a los páramos, al campo y a la selva, cuando desde estos lugares salen nuestros productos, donde cultivamos y trabajamos para alimentar a la clase social alta.

- También se evidenció un apagón informativo sobre lo que estaba sucediendo en Ecuador. ¿Cómo han vivido el cerco mediático?

- Hemos podido transmitir a través de medios comunitarios, porque los medios de comunicación a nivel nacional no nos han dado mayor cobertura con los verdaderos hechos que estaban sucediendo en la zona de las movilizaciones y en otras provincias del país. No ha habido una información completa, pero gracias a los medios comunitarios hemos podido llegar hasta las instancias internacionales para que vieran la realidad que estábamos viviendo, porque el gobierno nos ha atacado fuertemente, no solo con bombas lacrimógenas, sino también con balas, disparando a la gente, maltratando a mujeres embarazadas. Y es una pena que toda esa información no fuera sacada a la luz por los medios de comunicación.

Cuando escuchamos al presidente o a la ministra de Gobierno decir que todo estaba en calma, cuando nosotros, junto a nuestros hermanos militares y policías nos estábamos matando, confundiéndonos con grupos terroristas, grupos guerrilleros y grupos vandálicos. Había grupos infiltrados, pero sabemos de dónde son esos grupos, y a pesar de todo hubo una confusión en la comunicación e información que se brindaba.

Pero gracias a los medios comunitarios hemos tenido que aclarar varias de las acusaciones de las que nos hicieron responsables a los pueblos indígenas, y hemos salido y hablado para que todo salga bien, para demostrar que nosotros no hemos saqueado los almacenes, cuando nosotros fuimos a una lucha pacífica. Gracias a los medios de comunicación internacionales y comunitarios hemos podido llegar a muchas personas para poder mediar y hacer llegar la paz a Ecuador.

- Como mujer y lideresa del Pueblo Sarayaku, usted fue la única mujer que intervino durante el Diálogo Nacional. ¿Qué papel ha tenido la mujer indígena durante las protestas?

"Siempre estamos en la lucha de conseguir espacios como mujeres"

- Como mujeres indígenas siempre estamos en la lucha de conseguir espacios como mujeres, para tener representación y liderazgo en diferentes sectores a nivel organizacional público y privado. Yo he vivido una gran experiencia en el Diálogo Nacional que mantuvimos con el presidente Lenín Moreno. Fue una representación no planificada, estábamos en la mesa de diálogo como presidentes de pueblos y nacionalidades indígenas, y para mí fue una sorpresa cuando me dieron la palabra. Dije lo que tenía que decir desde mi sentimiento y mi corazón como madre, como ciudadana y como mujer, porque sé cómo estábamos viviendo en ese espacio de trauma, dolor, angustia y tristeza. Llevábamos varios días sin comer, desveladas, y eso me dolió mucho. Por eso le dije al presidente cómo pudo habernos hecho eso a nosotros, cuando todos tenemos los mismos derechos. No han sido capaces de gobernar obedeciendo al pueblo, y es por eso que nos han dejado dolidos, de luto.

Hoy las mujeres podemos alzar la voz para que nos escuchen y respeten, que nos dejen opinar lo que pensamos. Piensan que los pueblos indígenas son ignorantes, que no saben nada y deciden desde sus escritorios, cuando hay pueblos enteros, que de nosotros depende la vida de la humanidad, somos los que defendemos el territorio y damos la vida para tener paz y libertad, para que este pueblo sea digno y soberano. Los gobiernos solo se han encargado de destruirnos, de quitarnos nuestros derechos cuando los derechos están dentro de la Constitución, Tratados y Convenios Internacionales, de que todo lo que nos favorezca a los pueblos indígenas solo quede en papel escrito. Nos hacen sentir humillados, nos hacen sentir menos, cuando en un Estado plurinacional e intercultural deberíamos luchar por la equidad y gozar de los mismos derechos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.