El “uso excesivo de la fuerza” en Catalunya, en el punto de mira

2

Se cumplen ya seis jornadas de movilizaciones en Catalunya, después de que se publicara la sentencia del Tribunal Supremo en el que se condenaba a los dirigentes independentistas por sedición. Durante los últimos días, las calles de la comunidad autónoma se han inundado de protestas pacíficas contra el fallo del procés, pero también de choques entre manifestantes y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, que han supuesto un cambio significativo en las movilizaciones vistas hasta el momento. En los medios de comunicación no han faltado críticas a los "radicales" independentistas, pero las organizaciones sociales también observan con atención las actuaciones policiales.

El Síndic de Greuges, el Defensor del pueblo catalán, fue de los primeros en abrir una actuación de oficio abierta el pasado martes, tras las primeras manifestaciones del lunes en el Aeropuerto de El Prat. El objetivo es "analizar la actuación de las fuerzas y cuerpos de seguridad", después de que un joven de 22 años sufriera un estallido del globo ocular tras la dispersión de la concentración. Aunque el Parlament prohibió a los mossos el uso de pelotas de goma en 2013, no afecta a otros cuerpos como la Policía Nacional.

Tras los últimos acontecimientos, el pasado viernes la organización Amnistía Internacional también hizo un "llamado urgente" a todas las autoridades para que tomen "todas las medidas necesarias" para garantizar "el derecho de reunión pacífica" y que todos los ciudadanos puedan expresar "libremente su opinión al respecto de forma segura". En su caso, aseguran que un equipo de la organización ha documentado "diversos casos de uso excesivo de la fuerza" desde el pasado 14 de octubre.

Publicidad

La plataforma SomDefensores, conformada por organizaciones como Novact, Irídia, Iacta o ACDDH, también ha hecho una valoración de las Marchas de la libertad del viernes. En su informe, aseguran haber sistematizado un total de 80 casos por "lesiones" desde el lunes, haber monitoreado al menos 5 intervenciones policiales donde observan "una clara intencionalidad a modo de castigo y/o humillación" o prácticas que contribuyen "a un aumento de la tensión y del estrés psicológico" de los manifestantes, como encapsulamientos, carruseles, limitaciones de movimiento y lanzamientos de proyectiles de gases fumígenos.

"Además de las pistolas de FOAM que utilizaron Mossos d ́Esquadra, las observadoras volvemos a constatar que la Policía Nacional llevaba lanzaderas de balas de goma y las han utilizado", argumentan para después destacar que había agentes del cuerpo autonómico que "no iban identificados con el Número de Operativo Policial (NOP) en la espalda".

Amnistía pide moderación

En un comunicado publicado en la web de Amnistía Internacional, su director en España, Esteban Beltrán, pedía a las fuerzas de seguridad "actuar con moderación": “Somos conscientes de los retos que enfrentan las fuerzas de seguridad, pero el uso excesivo de la fuerza y la utilización inapropiada de material antidisturbios por parte de miembros de la policía nunca puede estar justificado”.

Entre los casos de uso excesivo de la fuerza documentados apuntan a "un uso inapropiado e injustificado de bastones" y otros equipo de defensa "contra personas que no suponían ningún riesgo", incluyendo personas ya inmovilizadas que "seguían siendo golpeadas en la cabeza y partes superiores del cuerpo".

Al igual que SomDefensores, en Amnistía Internacional también han registrado casos de pelotas de goma o de foam que han sido "disparadas a muy poca distancia para dispersar multitudes", o en lugares semicerrados como el parking o las inmediaciones del aeropuerto de Barcelona.

Amnistía Internacional ha constatado también una práctica policial que identifican con la expresión coloquial de “carrusel” y que consistente en "hacer avanzar los furgones policiales hacia una concentración de personas, con el objetivo de lograr que estas se dispersen". En opinión de Amnistía Internacional, estas maniobras suponen "un elevado nivel de peligrosidad" que pueden afectar a personas que nada tienen que ver con la manifestación o que ejercen este derecho de forma pacífica.

Trabas a los periodistas para informar

Durante toda la semana, los ciudadanos han podido ver las dificultades a las que se han enfrentado los periodistas a la hora de ejercer su labor informativa, teniendo que acudir a las manifestaciones con equipos de protección. El cántico de "prensa española manipuladora" sigue siendo un habitual de las conexiones televisivas, pero también ha habido otros episodios de tensión con las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado.

El caso más llamativo fue el del fotoperiodista de El País Albert Garcia, que fue detenido mientras trataba de fotografiar el arresto de un joven. A pesar de que estaba acreditado, los agentes decidieron inmortalizarle y subirle en el furgón policial, tal y como contó el citado diario.

El periodista Guille Martínez también ha denunciado en redes la carga policial que sufrió en primera persona cuando cubría para el diario Publico la manifestación de Madrid. En su caso, también advirtió a los agentes de que estaba trabajando como prensa.

2 Comments
  1. Florentino says

    Para hablar de todo este Proces, habría que retrotraerse hasta hace algunos años. De cómo planificaron los que gobernaban (PP+PsoE) recursos ante los tribunales TC, de cómo se grabaron encuentros con queridas de los Pujol, llevando por platos y sacando de la misma mierda inculpaciones para esos medios ávidos de sensacionalismo «panfranquista»…
    Llegados hasta aquí, de fracaso en fracaso; solo hubo atosigamiento, persecución, palos, con el añadido del fascismo del: ¡ A por ellos !. Piolines aparte, números empleados y sus consecuencias. Esta parte se vuelve a repetir, por el mismo imperativo; hay derecho a la manifestación cívica, no reconociendo ciertas justicias «vengan de donde vienen»… Y puestas por los que empezaron el melón políticamente. Sí, el bipartidismo cañí protector de las oligarquías, monarquías bananeras, que usan el sufragio de una Constitución de parte, sellada por los tecnócratas del régimen, siendo violada por los mismos de siempre, en beneficio de los mismos… y el perjuicio de esa mayoría, que paga dos veces, con sudor y violencia tantos desmanes convertidos en artículos 135-155, leyes mordazas, contra aquellos que no piensen como fundamentalistas del «nacionalcatolicismoespañolista». Especular, que fué antes, si el fuero, o el huevo… (¿?) nos crea menos prejuicios culpar, por antidemocráticos; sucesos de primera plana de ciertos medios apesebrados, que cumplen órdenes tan oscuras, como inhumanas. Es muy fácil usar comandos desestabilizadores, para luego culpar a los manifestantes. Todo esto está muy visto, por otros territorios, siendo una tentación cuando se pone en cuestión ciertas formas de actuar y de ver los escenarios futuros…
    Los que diseñaron tales medidas de: Deslocalización de empresas emblemáticas, apoyos y subvenciones, para partidos «neos», y subvencionando sociedades plataformas, dirigidas desde los mismos partidos; el incordiar a la Nación Catalana, solo deja entrever la bajeza de un Estado anclado, en la miseria social, para que sus amigotes de palcos se lleven los millones de euros, nos endiñen las autopistas, les salvemos los bancos, privatizando todo lo demás… ¿ Hay alguien por ahí ?. Es un desierto, donde clamar; el maestro armero agarrado al clavo ardiendo de una momia dictatorial (sin desclasificar), que intenta en unas nuevas elecciones que gane su opositor (sea quién sea); ya lo hizo don Alfredo con Rajoy… ¡ Ocho años, nosotros y otros ocho vosotros !. Se olvidaron que ya se les vió el plumero, y de qué manera; por esto hay que seguir apoyando a los que no excluyen, dicen lo que hacen, y hacen lo que dicen… ¡ Sin puertas giratorias don Alfredo !.

  2. Richi says

    Ademas de eso que dices , lo que pude ver de la oleada de machaqueo televisivo es a una cantidad de furgones policiales inusitada, en plena inactividad mientras dos o tres alborotadores ponian contenedores y les prendian fuego. O dejando que rompieran el pavimento para coger adoquines. Tengo estado en manifestaciones y la poli normalmente no permite ningun movimiento fuera del programa, y menos, que se formen grupusculos de guerrilla urbana. Creo que ademas de ataques injustificados de la poli se deberia denunciar su inaccion ante los violentos.

Leave A Reply

Your email address will not be published.