ENTREVISTA

Nerea Barjola: “Van a poner en cuestión el ‘solo sí es sí’ y el feminismo debe estar atento”

  • Charla con la politóloga e investigadora feminista, autora de 'Microfísica del poder' sobre el caso Alcásser

1

Este 8M decenas de miles de mujeres salían a reivindicar derechos, entre ellos el de caminar solas, borrachas o no y sin miedo. La semana pasada también se aprobó en el Consejo de Ministros y Ministras el anteproyecto de ley de libertad sexual, que contempla algunas de las reivindicaciones del movimiento feminista. Analizamos este momento con Nerea Barjola, que publicó hace justo dos años Microfísica sexista del poder, el caso Alcàsser y la construcción del terror sexual (Virus, 2018) para explicar la "disciplina" de miedo para las mujeres que se puso en marcha a través de los medios de comunicación hace 27 años y que volvemos a ver en el tratamiento informativo de las violaciones mediáticas a día de hoy. Conversamos sobre las conquistas políticas, la justicia patriarcal o el relato en los medios, además de los retos que tiene en ese sentido el movimiento feminista.

- ¿Cómo resumirías lo que significa el terror sexual?

- Cuando hablo del terror sexual no hablo de nada nuevo para el movimiento feminista. En mi trabajo decidí conceptualizarlo como la disciplina del terror sexual, que es una manera de explicar cómo el terror sexual controla el cuerpo y la vida de las mujeres a través del miedo que sentimos. Lo importante no es tanto la violencia física que se ejerce sobre nuestros cuerpos, sino cómo se llega a controlar nuestros cuerpos a través de las representaciones y las ideas, de tal manera que al final somos nosotras mismas las que nos autolimitamos, no porque queramos, sino porque hay una disciplina que se formula en las representaciones sobre el peligro sexual y que nos da pautas de comportamiento a las mujeres, nos dice muy claramente qué es lo que tenemos que hacer si no queremos ser agredidas sexualmente o asesinadas. El terror sexual es un mecanismo de control del sistema heteropatriarcal para que las mujeres continuemos en los límites.

"El terror sexual es un mecanismo de control del sistema heteropatriarcal para que las mujeres continuemos en los límites"

- ¿Ese terror sexual se genera de manera consciente para ejercer control sobre las mujeres o es un síntoma derivado del patriarcado?

- Si fuese una práctica consciente sería muy fácil eliminarla, pero es una práctica que forma parte del cuerpo social. Cuando digo cuerpo social, me refiero a que es una práctica que está instituida en términos casi orgánicos, está superencarnada. Es inconsciente en el sentido de que es automatizada, lo hacemos de forma autómata, pero a la vez es consciente porque mantenemos unos privilegios que podemos deconstruir y analizar. El movimiento feminista, una teoría crítica feminista de siglos, nos da unas pautas sobre de qué manera podemos deconstruir los privilegios que los hombres detentan sobre las mujeres. Es inconsciente por cómo funciona, pero a la vez es consciente porque forma parte de nuestro mecanismo como cuerpo social.

- Hace dos años que escribiste sobre la narrativa del peligro sexual del caso Alcàsser en Microfísica sexista del poder. Después de dos años, ¿en qué medida crees que sigue operando esta narrativa en otros casos de violencia sexual a día de hoy?

- Sigue operando totalmente en la forma de hacer práctica sobre violencia sexual. Puedes hacer una práctica feminista o machista, aquí no hay punto medio. Producimos y reproducimos constantemente violencia sexual. En ese sentido no ha habido grandes cambios desde Alcàsser. Nos encontramos unas narrativas que son, en estructura y formato, prácticamente iguales, solo que cambian las formas. Son prácticas políticas que el conjunto social habilita para someter y controlar la vida y el cuerpo de las mujeres y en ese sentido lo podemos ver reflejado en cualquier narrativa sobre el peligro sexual, cómo se construye sobre la responsabilidad de las mujeres.

- La Manada, Diana Quer, el caso Arandina... ¿No ha habido algún tipo de avance en los medios de comunicación? Alcàsser ocurrió hace 27 años. ¿No hay tratamientos de la información sobre violencia contra las mujeres que al menos ya no son políticamente correctos?

"Siento ser pesimista, pero creo que no ha habido avance porque los grandes medios de comunicación construyen relato sobre el peligro sexual"

- En un periódico te puedes encontrar un artículo de una periodista que sitúa un asesinato dentro de los términos del debate político feminista y que plantea que no es un suceso, sino un asesinato machista. Pero luego, en ese mismo periódico la forma que tienen de contar la noticia es producir y reproducir violencia sexual y terror sexual. Si la pregunta es si ha habido un avance, siento ser pesimista, pero creo que no porque los grandes medios de comunicación construyen relato sobre el peligro sexual. Si hablamos de medios de comunicación específicos con perspectiva feminista sí que hay algunos, como las compañeras de Píkara Magazine, que hacen un trabajo excelente.

En las charlas que doy y en los talleres, para mí es muy fácil poner una imagen de Nieves Herrero en el 92 y una imagen de Susana Griso ahora. Prácticamente utilizan las mismas palabras y los mismos recursos para hablar de violencia sexual. Sí hay un cambio muy potente en la calle en el movimiento feminista y en aquellas periodistas que se sienten feministas y que están diciendo basta y que están sacando artículos con perspectiva feminista. Pero insisto, si tú eres una periodista que saca un artículo con una perspectiva feminista en El Mundo, pero El Mundo ha contado el caso de Diana Quer sin ningún tipo de crítica o perspectiva, es difícil contrarrestar la noticia.

- Si lo bajamos a lo concreto, ¿qué discursos o prácticas te parecen más nocivas en el tratamiento informativo?

- No hace falta bajarlo a lo concreto. Pusieron la responsabilidad en la culpabilidad de donde estaba la chica, o qué es lo que llevaba puesto, si había bebido o no, si le conocía o no le conocía, si había quedado en redes con él o no había quedado en redes con él. Es esta historia de que cada vez que sucede un acto de violencia sexual el foco no está puesto sobre el agresor, sino en las circunstancias que rodearon al hecho y sobre todo en la responsabilidad de las mujeres. Tenemos todos los ejemplos con Diana Quer, con Marta del Castillo, con la agresión grupal en Manresa... Si haces una hemeroteca siempre se mira qué es lo que ellas hicieron mal.

- El movimiento feminista acabó celebrando la sentencia final del caso de La Manada. Se había conseguido llamar a las cosas por su nombre, aquel reclamo de "no es abuso, es violación". ¿Pueden educar a la sociedad este tipo de sentencias?

"La lucha del movimiento feminista ha sembrado un precedente. Ha exigido que se conceptualice la violación más allá de la estrecha mirada de los jueces"

- Esta sentencia, en concreto, ha hecho mucho daño, hasta el último fallo. Ha sentado una serie de representaciones muy precedentes, de no conceptualizar lo que es una agresión, de hablar todo el rato de abuso... Estaban diciendo que había libre interpretación de la ley y que la palabra de las mujeres no vale nada. Esta sentencia en concreto no sé si es la más adecuada para decir que ha sembrado un precedente... Pero lo que sí que creo que ha sembrado un precedente es la lucha del movimiento feminista, como el movimiento feminista ha exigido que se conceptualice la violación más allá de la estrecha mirada de los jueces machistas y misóginos que estaban haciendo una libre interpretación de la ley. Lo que se estaba celebrando en la calle era eso, un cambio de simbología.

- Abarcas también en tu trabajo cómo el movimiento feminista es capaz de enfrentar ese peligro sexual...

- La parte final de mi trabajo habla mucho sobre cómo el movimiento feminista ha generado contrarrepresentaciones al peligro sexual, que creo que es muy importante, y sobre todo sitúa en los términos justos del debate donde tienen que estar situadas las violencias machistas sexuales. No son sucesos que acontecen: si es un suceso que acontece no podemos hacer nada contra ello. Cuando lo ubicamos y los contextualizamos dentro de la violencia machista, y con una perspectiva feminista, estamos diciendo que hay un por qué y, cuando hay un por qué, hay una manera de hacerle frente. El movimiento feminista viene haciendo toda una contrarrepresentación al peligro sexual no solo con los casos de 'la Manada' o con los últimos casos de violencia sexual, sino históricamente.

- ¿Cómo evaluarías el tratamiento sobre esta cuestión que se hace en la serie de Netflix sobre el caso Alcàsser?

- Escribí un artículo para Píkara Magazine y luego también la editorial me pidió que escribiera un artículo analizando la serie. Para mí realmente han conseguido hacer un trabajo muchísimo peor que todo aquello que pretenden denunciar de los 90. Lo han hecho peor porque ellos ya sabían de dónde veníamos, se suponía que ese trabajo lo habían hecho para analizar los errores que habían cometido los medios de comunicación y, sin embargo, ellos vuelven a hacer lo mismo, pero de una manera disimulada. Nos vuelven a contar las agresiones que sufrieron las adolescentes, aparecen imágenes de la autopsia que en la televisión de aquellos años no aparecieron, quizás sí en el programa de Pepe Navarro. Lo que ellos venden como exclusiva, dicen que nos van a contar algo que jamás ha sido contando, son unos vídeos que sacan de un desván y que retratan obsesiones del juicio. Es todavía más crudo verlo porque son las propias personas que han participado en los procesos judiciales o policiales o los forenses contándonos todas las agresiones. Ellos no tenían ninguna intención de meter al movimiento feminista. Lo sé porque ellos me contactaron y estuvimos hablando...

- Hemos llegado a este 8M con el anteproyecto de ley de libertad sexual. ¿Qué te parece el título?

- La verdad que no he tenido tiempo de pensar si el título me gusta o no. Estoy pensando que en el Código Penal se venía hablando desde que consiguen el cambio en el Código Penal en el 89 con abusos contra la honestidad, que cambia a agresión contra la libertad sexual. Me parece que está bien el título y el intento de contenido.

- Hablemos sobre el contenido. En lo que se refiere a violencia sexual, según el anteproyecto, la ley pasaría a centrarse en el consentimiento de la víctima, y se pone en el centro el 'solo sí es sí'. Ya ha generado ciertas dudas entre los juristas...

"Me da la sensación de que la ley de libertades sexuales nos va a servir como termómetro"

- Los juristas siempre van a tener problemas con una normativa así que les vaya a hacer pensar más allá de sus cortas miradas patriarcales. Eso está claro y lo hemos comprobado con distintas sentencias. El contenido de la ley es un reflejo de las aportaciones del movimiento feminista. Más que un logro político es un logro político-feminista del movimiento feminista y nos va servir de de termómetro para averiguar cómo está la situación para que todos los carcas, machistas misóginos empiecen a dar la cara de verdad. Toda la oposición que vayan a tener tiene que ver con esto. Me da la sensación que nos va a servir como termómetro.

Con todo, para mí la vía no es punitivista y es verdad que la ley contempla un planteamiento integral, la labor del movimiento feminista sigue siendo superimportante y debe estar a la vanguardia porque sospecho y, tengo la percepción de que por muy buena que sea la intención y por muy importante que sea el tema de ampliar el marco de la de las violencias sexuales desde la conceptualización jurídica, van a encontrar la manera de poner en cuestión el “solo sí es sí”. Ahí es donde creo que el movimiento feminista tiene que seguir atento. Con todo creo que hay un trabajo superpotente del movimiento feminista desde 2018, poner sobre la mesa conceptos que antes no estaban. Noto una diferencia enorme entre las entrevistas que hacía en el 2010 y las que hago ahora. Las chicas jóvenes de 18 a 30 años conceptualizan violencias sexuales que antes no conceptualizaban. La ley es un reflejo de eso, aunque van a tener toda la oposición posible.

- Es un comienzo y el texto puede variar. ¿Qué peligro hay en su modificación?

"Tenemos que ver cómo evoluciona la ley de libertades sexuales. Vamos a ver como la interpretan los jueces"

Es un paso muy positivo. La intención de la normativa es potente. Hay que contextualizarla en un momento político feminista muy potente. Tenemos que ver cómo evoluciona y que le van a dejar ser. Vamos a ver como van a interpretar los jueces esta normativa. La libre interpretación de la norma siempre está sujeta al patriarcado más chungo o más asqueroso. Encontrarán la manera de hacer una libre interpretación.

- Mientras el movimiento feminista se encuentra en un momento muy fuerte, el negacionismo de la extrema derecha ocupa posiciones de poder. ¿Esta paradoja puede producir un repliegue del movimiento feminista, la vuelta a una exigencia de mínimos?

- El ascenso de la extrema derecha en el Estado español es responsabilidad directa de determinados partidos políticos. No solo es que sea responsabilidad directa sino que además les ha venido bien. La extrema derecha representa un extremo muy potente, que va a permitir pasar por alto algunas cosas que ya estábamos reivindicando antes de su llegada. Es responsabilidad directa, planificada y estratega en un contexto de un feminismo muy potente. Hay una reacción misógina patriarcal muy fuerte, pero los buenos de izquierda y los buenos de derechas no podían reconocer todo aquello que sí pueden filtrar a través del ascenso de la extrema derecha. Siempre está esa intención de conseguir mínimos, pero no lo van a conseguir.

- ¿Qué herramientas tiene el movimiento feminista para enfrentar esta situación? 

- Lo más importante del movimiento feminista es el análisis que está haciendo de la situación. Tenemos muy claro que forma parte de una estrategia política en conjunto y tenemos que estar ahí para hacerles frente. Yo no soy mucho de la norma de cuanto peor mejor, pero tengo la sensación de que nos vamos a fortalecer. Vamos a seguir en este camino que empezamos el 8M de 2018. Tenemos que estar atentas a la sutileza porque nuestro enemigo no va a ser solo la extrema derecha. Pondremos los puntos sobre las íes a todos los partidos políticos que han permitido que la extrema derecha esté donde está.

1 Comment
  1. Leonardo says

    Saludos María F Sánchez,
    Esta ley sin duda significará un gran avance para la mujer y será como dice la especialista un gran logro de la mujer y del movimiento feminista. Esta ley da forma a las reivindicaciones de las mujeres desde hace tiempo de que se establezca el consentimiento como clave en las relaciones. Hasta aquí todo está muy bien y aporta muchos beneficios a la mujer.
    El problema está llevarlo a la práctica, y esto nos afectará a los hombres, ya que obviamente será imposible probar si hubo o no consentimiento en una relación, con lo cual la palabra de una mujer nos condenará a los hombres, y perderemos la presunción de inocencia.

    Por tanto es una ley muy necesaria y positiva para la mujer, pero que nos dejará completamente desamparados a los hombres. Y las mujeres deberían pensar también en estas consecuencias.

    Piensa por un momento que fuese al revés ¿te parecería bien que la simple palabra de una persona como única prueba te condenase? ¿Lo verías justo?

Leave A Reply

Your email address will not be published.