Las excusas del Gobierno para no aclarar por qué el CIS no pregunta por la monarquía

  • El grupo Unidos Podemos lleva meses intentando averiguar por qué el CIS no pregunta a los españoles por la monarquía desde 2015.
  • El Ejecutivo no desvela sus intenciones y se limita a dar explicaciones poco precisas.

El grupo Unidos Podemos lleva meses intentando averiguar por qué el CIS no pregunta a los españoles por la monarquía desde 2015 y cuándo lo piensa hacer. Esta semana se ha publicado una nueva respuesta parlamentaria en el Boletín del Congreso en la que el Gobierno vuelve a echar balones fuera. Como explicación, recuerda que el organismo "utiliza para sus estudios indicadores similares a los que se aplican en las investigaciones sociológicas de otros centros de estudios y universidades internacionales".

La respuesta corresponde a una pregunta escrita formulada por Alberto Garzón y Miguel Ángel Bustamante al anterior Gobierno de Mariano Rajoy, ya que se registró el pasado 12 de abril, dos días antes del aniversario de la II República. A pesar de los seis meses de tardanza, la respuesta ocupa solo cuatro párrafos que hacen referencia a cuestiones como su regulación o sus fines. Así, alude a su carácter de organismo autónomo, regulado por el Ley del Régimen Jurídico del Sector Público, y recuerda que su "finalidad el estudio científico de la sociedad española".

A pesar de que varios medios publicaron hace unos días que presidente del CIS, José Félix Tezanos, tenía pensado volver a preguntar a los españoles por esta institución, en su respuesta, el Ejecutivo no desvela sus intenciones y se limita a estas explicaciones genéricas y poco precisas.

Publicidad

Tres años sin conocer la opinión de los españoles

El CIS lleva sin preguntar por la Jefatura del Estado desde abril de 2015. En ese momento, los españoles evaluaron su gestión con un 4,34 sobre 10. A pesar de que el rey Felipe VI había relevado a su padre en el trono un año antes, aún no lograba remontar hasta el aprobado. Zarzuela creía que acelerando la sucesión podría pasar la página de una crisis sin precedentes.

En los últimos tres años han sucedido muchos acontecimientos que podrían hacer variar la opinión de los españoles con respecto a esta institución, desde el ingreso en la cárcel de su cuñado, Iñaki Urdangarin, en la cárcel de Brieva hasta nuevos escándalos sobre Juan Carlos I desvelados por las grabaciones de Corinna.

Felipe VI también ha tenido sus propias piedras con las que tropezar. La crisis catalana supuso un punto de inflexión cuando el Rey dio un discurso el 3 de octubre en el que se apartó de su papel de mediador para lanzar unas palabras duras contra la Generalitat y sin llamar al diálogo. Los españoles aún no han podido dar su opinión sobre la gestión de la Jefatura del Estado en estos acontecimientos.