Salvador Illa, el “gentleman” político que puede acelerar el voto útil hacia el PSC

  • El PSC ya partía de una posición ascendente para el 14F, pero Illa aporta un "plus" para acelerar la absorción del voto "útil" no independentista
  • Creen que Illa es el líder "político conocido y reconocido de forma transversal" que puede ganar
  • Harán una campaña en positivo para combatir el discurso del "agravio y la derrota permanente" del Procés

2

Como un síntoma más de paso de etapa en Catalunya, el PSC ha cambiado de candidato para las elecciones catalanas. En el cartel en el que se presuponía al primer secretario Miquel Iceta, ahora está el actual ministro de Sanidad Salvador Illa. Pero la operación está más que meditada. Ante un Iceta que ya acusaba límites electorales tras liderar a los socialistas en la crispada etapa del Procés, Salvador Illa da una oportunidad al PSC de ampliar el espectro electoral (o ganar), aprovechar la popularidad de su gestión para la campaña y tener un interlocutor nuevo para los pactos poselectorales. El PSC apostará por el relato de la gestión y la esperanza frente al agotado Procés y saca a relucir uno de sus imaginarios más recurrentes: la Catalunya brillante pre-retrocés. Su eslogan es sugerente: "Vuelve Catalunya".

La operación no está exenta de riesgos, pero el premio también es ambicioso. Un PSC con poder en la Generalitat podría allanar la legislatura a Sánchez. Ya han negociado con ERC en Madrid y tras el 14 de febrero podrían volver a hacerlo en Barcelona. La operación se empezó a gestar hace meses y fue adelantada por Voz Populi en octubre. Sin embargo, Salvador Illa lo negó hasta 24 horas antes de su anuncio. El contexto para dar el paso era vital: la vacunación tenía que haber inaugurado la última etapa del virus. En el spot electoral solo aparece Illa hablando a cámara. Nada más.

Ventajas electorales, pero con riesgos

La entrada de Salvador Illa ha hecho saltar por los aires las encuestas. El Centre d’Estudis d’Opinió daba 35 escaños a ERC, de 30 a 32 a Junts y 25 al PSC. Es decir, Iceta hubiera mejorado resultados respecto a los anteriores comicios, donde sacaron 17, pero no forzar un cambio.  Mientras, Ciudadanos caía a la cuarta posición con 14 a 16 escaños y CeC-Podem, que se repartía de 7 a 9 en el sondeo. "Veníamos de unos resultados ya positivos. Esta es una apuesta por disputar la presidencia", aseguran desde el PSC.

Las encuestas de los últimos meses ya daban pistas al PSOE: Salvador Illa aparecía en el pódium de los ministros mejor valorados del Gobierno. Pese a la enorme tensión que ha supuesto la gestión de esta crisis sanitaria inédita, el catalán no solo no se desgasta sino que puntúa al alza. El CIS publicado en diciembre también daba una mejor valoración a Illa (4,8) que a Iceta (4,2). Además, el ministro de Sanidad aparecía como el segundo mejor valorado tras Oriol Junqueras (5,2).

Por tanto, el PSC de Miquel Iceta ya partía de una posición ascendente, pero Illa aporta un "plus" para acelerar esa absorción del voto "útil o estratégico" que busca una alternativa al independentismo que Ciudadanos no ha sabido dar. Los socialistas se presentarán como la mejor opción para dar carpetazo a una década de Procés: "Illa es un líder político conocido y reconocido de forma bastante transversal". Por tanto, tiene capacidad para 'captar' votos a su izquierda y a su derecha, con un Ciudadanos sobre el que se ciernen malas expectativas y que incluso sus líderes abandonan, como ha hecho Lorena Roldán. Illa gusta más entre los votantes de ERC, Podemos y Junts que Iceta.

Por el momento, cuentan con que haya menos participación que en los anteriores comicios, cuando se alcanzó un pico (81,95%). "En 2017, hubo una movilización extraordinaria de gente que no suele identificarse con el bloque nacionalista. Percibió un riesgo de ruptura del marco", explican. La apuesta no independentista fue entonces para Ciudadanos, pero ahora fuentes del PSC cree que las circunstancias les son más propicias: "La pandemia ha cambiado parte de la agenda y ha traído a primera línea las cuestiones sociales y las políticas sociales", explican.

Este escenario es más favorecedor para los socialistas que la batalla identitaria, pero saben que ésta seguirá siendo una clave relevante: "Habrá gente independentista que irá a votar pensando en evitar una derrota más que en la ilusión de un nuevo gobierno".

Illa no es solo un candidato para las elecciones, sino también para los pactos poselectorales. Si los sondeos se cumplen, Illa tendrá que dialogar con ERC, algo que ya hizo en las negociaciones de la investidura que llevaron a Sánchez a la presidencia. Pero desde el PSC aseguran que eso es marca de la casa. Durante los últimos años y en diferentes niveles, han pactando con diversos partidos. "Illa es una especie de gentleman. Tiene un estilo muy diplomático".

Es decir, que aunque la decisión haya sorprendido, al más puro estilo Pedro Sánchez (o Redondo), es una decisión argumentada. No es un 'fichaje estrella' al estilo de Pepu Hernández. Illa es secretario de Organización del PSC. Conoce bien el partido y el partido le conoce a él.

Las críticas sobre la irresponsabilidad de dejar el ministerio por parte de la oposición se dan por descontadas, pero el candidato ha mostrado poder aguantar las máximas presiones de la oposición sin alterarse. Eso sí, las buenas expectativas pueden quebrarse si el presidente no hace un relevo rápido y eficaz para el Ministerio de Sanidad, para el que ya suena Carolina Darías, que cedería su cartera de Política Territorial a Iceta. El catalán ha aguantado el tirón en las circunstancias más adversas.

Volver a Catalunya

Emperán la campaña con una ventaja: un candidato 'nuevo', conocido por la mayoría y popular. En un año donde el eje identitario se ha visto eclipsado por el material, pandemia mediante, Illa lleva el sello de la gestión impreso en su candidatura. El PSC deja claro de qué cree que tendrá que hablar Catalunya en los próximos meses: vencer la pandemia, mejorar la economía y recuperar la convivencia.

Además, también tendrá que combatir el miedo a la pandemia y la propia desafección política tras un Procés fallido y una oposición naranja que no ha sabido tejer una alternativa.  Por eso, la campaña del PSC será en positivo: "Queremos dejar atrás una Catalunya que se recrea en el agravio y la derrota permanente. Queremos una Catalunya que se siente y se sabe ganadora y que puede compartir con otros esa victoria".

¿Pero cuál es esa Catalunya a la que volver? "Una que no esté dividida. Nuestra campaña es una apelación a que vuelva esa Catalunya que usaba sus propias fuerzas y movilizaba todos sus recursos. A esta región ha venido talento y hemos atraído a grandes masas de población porque era un lugar en el que se daban las condiciones para el progreso material".

No se trata de "volver" al pasado, pero sí a recuperar el espíritu ganador. Ese de Barcelona 92, cuya camiseta el propio Pedro Sánchez ha lucido en Moncloa. En el PSC todavía hoy resuena el discurso que Joan Maragall dio tras conocerse que las Olimpiadas venían a Barcelona: "¡Barceloneses, ya hemos ganado! Hoy es un día grande para la ciudad de Barcelona. Y aquello que es bueno para Barcelona es bueno para Cataluña. Y aquello que es bueno para Cataluña es bueno para España".

CUARTOPODER ACTIVA SU CAJA DE RESISTENCIA
Tras los acontecimientos de los últimos meses, cuartopoder ha decidido activar una caja de resistencia periodística donde cada uno aportará lo que pueda, desde 3€ hasta 200€. Hasta ahora nos financiábamos solo por publicidad, pero hemos decidido dar un paso hacia delante e ir a un modelo mixto donde el lector también pueda hacer aportaciones. Sin embargo, apostamos por mantener en abierto todos los contenidos porque creemos en la información como derecho de toda la ciudadanía. Puedes colaborar pinchando aquí.
2 Comments
  1. walletjc says

    La deconstrucción y reconstrucción del fenómeno Illa es la gran tarea de los periodistas del voto útil para 2021.

  2. Florentino says

    … Si el PSC, es el mismo PsoE… ¡apaga y vámonos!. El tener memoria, es una virtud, si luego tienes «coherencia», ya pones buena «cimentación»; pero decir que Salvador Illa es un «gentleman» de fino guante. Para una lucha, no vayas vestido de smoking; eso queda reservado en las victorias finales. Estamos Sara en una designación, renuncia, imposición para este PSC?. Perder la autonomía, en estos momentos y en Catalunya, es una noticia que abre más interrogantes que certezas. Hay por recordar aquellos «posados » del PSC de Iceta con lo más «florido» de las derechas ultras. Ni se arrasó, y además sirvió de «probeta nazional», para desmontar Ciutadans y llevarlo a la «villa y corte de Madrid; aquellas inversiones de los «mecenas» económicos… ¡ no dieron los resultados apetecidos!.
    Sara, la política, no son «matemáticas exactas», todo tiene su mercadeo oculto; que también cuentan los adversarios, esos mismos que muy fácil pueden volver a «coaligarse» de nuevo.
    No olvidemos a Comuns Podem, que han sido primera fuerza y los «vectores», junto con otras fuerzas de izquierda soberana… ¡para transformar socialmente España, haciendo limpieza a fondo en los pilares «corrompidos» de este país «invertebrado»Dejemos pues hacer el trabajo a los «politólogos», mientras vemos las «necesidades» de esta nacionalidad de Catalunya; para hacer un encaje articulado y no «recurrible» por «aquellas» puertas traseras, que pierden en votos… ¡queriendo ganar con la fuerza de las «armas» togadas, una vez más!.¿Que este Illa se llama Salvador?… ¿el mismo que nos trae las plagas envueltas en una pandemia?. Así, nunca se arreglará nada… ¡ni vacunando!.

    Voltaire: «Azar es una palabra vacía de sentido, nada puede existir sin causa».

Leave A Reply

Your email address will not be published.