¿Acercamiento a la derecha de Susana Díaz en su discurso migratorio?

  • El periodista Raúl Solís analiza que Susana Díaz, de cara a las próximas elecciones andaluzas, se juega buena parte de votantes con Ciudadanos
  • Desde APDHA recuerdan a la Junta que la competencia sobre menores es exclusiva y que su protección debe ser prioritaria

La llegada del Open Arms a costas andaluzas, concretamente al puerto de Algeciras, ha supuesto una polémica entre la Junta de Andalucía y el Gobierno central. Distintos medios y analistas andaluces han intuido un acercamiento a las posiciones de la derecha, especialmente de Ciudadanos, en materia migratoria. El ambiente andaluz es preelectoral, se da por hecho que Susana Díaz convocará elecciones en el próximo otoño. Díaz, que gobierna con el apoyo de Ciudadanos en el Parlamento andaluz, estaría, de esta manera, virando hacia el discurso de la derecha en materia migratoria para disputarle votos a la formación naranja, según estas hipótesis.

La polémica entre administraciones se producía con la llegada en el barco de 87 personas migrantes o refugiadas, entre ellas de 21 menores, de las cuales seis no acompañadas. Esto servía para que el Gobierno de Susana Díaz pusiera el grito en el cielo. El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Manuel Jiménez Barrios, reclamaba al ejecutivo de Sánchez más dinero para la protección de los menores, un plan integral estatal para abordar esta situación y al resto de comunidades autónomas que se impliquen en la misma. Desde Moncloa han respondido: habrá más fondos el año que viene.

Publicidad

Mientras PP y Ciudadanos no dudan a diario en abanderar un discurso muy duro y peligroso con la inmigración, en un momento de plena expansión de la xenofobia y la extrema derecha por el resto de Europa, estos partidos y los medios afines cargan contra las decisiones de Sánchez en esta materia. Para la derecha, el permiso para que el Aquarius, a la deriva con centenares de personas a bordo, atracara en suelo español ha supuesto un efecto llamada para que lleguen más migrantes a las costas andaluzas y a Ceuta y Melilla. Los expertos no dejan de repetir que esto no es así, que en tan poco tiempo es imposible que se note un efecto llamada. La derecha continúa con esa línea de discurso y… Susana Díaz, en este contexto, abre una disputa directa con Sánchez a pocos meses de unas elecciones andaluzas.

Así lo ve Raúl Solís, periodista político de lavozdelsur.es, que cuenta a cuartopoder.es que “dentro del gabinete de Díaz, algunas personas aseguran que la llegada de Sánchez a la Moncloa les ha fastidiado su estrategia”. “Antes de la llegada de Sánchez, el PSOE-A estaba bebiendo directamente del campo de votos de Ciudadanos, su españolismo y posicionamiento con los sectores más duros durante el conflicto de Catalunya responde a esto”, explica Solís, añadiendo: “El susanismo es como el peronismo argentino, abarca desde el feminismo radical hasta las hermandades de la virgen del Rocío. Antes de la llegada de Sánchez, Susana estaba encarada hacia ese nicho populista españolista, con Sánchez se ha quedado desnuda”. Y prosigue este periodista: “Aquí gobierna con Ciudadanos y, en Madrid, Sánchez está enfrentado a Rivera; aquí no tiene relación con Podemos e IU y allí gobierna el PSOE gracias a ellos; Díaz ha mantenido un discurso visceral contra el nacionalismo catalán, en el Congreso necesita Sánchez sus apoyos…”

“Saben que Ciudadanos les está quitando muchos votos, pero ese discurso en materia de migración es muy peligroso, le sitúa en posiciones de la derecha”, considera Solís, que añade: “No puede levantar un conflicto en migración con Pedro Sánchez, es cierto que otras comunidades tienen que colaborar, pero una presidenta responsable no sale a los medios de comunicación para enfrentarse con Sánchez, es lo mismo que hacen Ciudadanos y PP, un discurso duro”.

¿Qué dice la APDHA?

Publicidad

En otra dimensión, desde la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), critican también esta queja de la Junta. “¿Cuál es el objetivo político real de este tipo de declaración?”, se pregunta Carlos Arce, coordinador de migraciones de la APDHA. “Si estas declaraciones las hace el vicepresidente de la Junta con el objetivo de mejorar protección al menor, porque están buscando más financiación, si esa fuera la lógica, la podríamos discutir”, asegura, argumentando que en ese caso, “la Junta estaría demostrando su incapacidad para gestionar una competencia exclusiva, porque según la Convención de Derechos del Niño, la administración competente nunca puede poner como excusa la falta de medios a la hora de tratar con menores“.

“Nos parece que los tiros van por otra parte”, considera Arce, “parece que dicen que esta carga no me la quiero comer yo sola, hay que repartirla”. “Este enfoque nos parece criticable, va en contra de toda materia jurídica en protección de menores, un menor en situación de riesgo no es una carga, hay un mandato a todas las administraciones para que se pongan las pilas, es una prioridad”, considera el coordinador de migraciones de esta asociación.

“Si se está utilizando esta situación para que una facción del PSOE ajuste cuentas con otra facción del PSOE, que es la que está copando los puestos de responsabilidad del Gobierno central, peor aún nos parecería”, advierte Arce, que alerta contra los discursos xenófobos que la derecha está poniendo sobre la mesa en los últimos días: “Lo peor es el discurso de racismo y xenofobia con políticas poco respetuosas con los derechos humanos”. Asegura que, de momento, “el PSOE sigue rechazando esas declaraciones que son irresponsables y falsas”.