La recompensa de Las Kellys: una reforma legal beneficiará a las mujeres limpiadoras de hoteles

La lucha de ‘las kellys’ comenzó hace unos cuantos años, cuando se levantaron en pie de guerra contra las condiciones abusivas de su trabajo. Denuncias en las que constaba que cada una de ellas debía arreglar y limpiar más de 25 habitaciones al día para poder cobrar un salario mínimo, consecuencias físicas y psicológicas, y condiciones abusivas en los contratos en uno de los sectores que mueve la economía española: el turismo.

Las Kellys han peleado y han llevado su caso allá donde han podido y ahora parece que su lucha va dejando algunos frutos: el Gobierno espera que en septiembre se haga efectiva una reforma legal que proteja a los trabajadores de subcontratas, entre ellas a las mujeres que limpian los hoteles y apartamentos turísticos.

La reforma lleva dos años presentada en el Congreso de los Diputados pero no ha sido hasta ahora cuando ha pasado a fase de ponencia. La medida se engloba dentro de la batería de reformas legislativas laborales presentadas por el PSOE. Entre ellas, también se encuentra el plan contra el fraude o algunos planes de choque contra la contratación temporal y precaria.

La propuesta se basa en la modificación del artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores para establecer la obligación de garantizar tanto a empresas contratistas como subcontratistas las condiciones laborales previstas en el convenio colectivo aplicado a la empresa principal. Es decir, esta modificación evitará que las empresas subcontratadas impongan condiciones laborales distintas a las que aplica la empresa contratadora, en el caso de Las Kellys, los establecimientos hoteleros.

El inicio de los trabajos en el Congreso para reformar el artículo 42 del Estatuto con el objetivo de proteger a los trabajadores de las empresas subcontratadas llegó a estar previsto en septiembre de 2017. Pero los socialistas optaron por cancelarla ante el abandono de los diputados de Esquerra Republicana y el PDeCAT al iniciarse las detenciones de cargos políticos en Cataluña, relacionadas con la celebración del referéndum de independencia del 1 de octubre del pasado año. Sin el voto favorable de ERC y PDeCAT la modificación no saldría adelante.

Ahora, con una situación diferente y ánimos más calmados, esperan que sea en septiembre cuando salga adelante esta modificación. “En septiembre se aprobará probablemente esa modificación del 42.1 del Estatuto y estamos trabajando en las enfermedades profesionales”, han manifestado fuentes gubernamentales a Europa Press.

Publicidad