El débil frente por la derecha para exhumar a Franco

  • En el Consejo de Ministros será aprobado un decreto ley que modificará la Ley de Memoria Histórica y permitirá exhumar los restos de Franco
  • El PP fue la única fuerza política que se opuso en el Congreso a la medida, pero sin embargo no ha emprendido ninguna ofensiva para tratar de evitarla

Cualquiera diría que después de la encendida batalla política que generan los temas de memoria histórica en España, la propuesta de exhumación del Valle de los Caídos de los restos del dictador Francisco Franco impulsada por el PSOE provocaría una férrea oposición por parte de la derecha parlamentaria. Pero lo cierto es que no ha sido tanto así. Ciudadanos se mostró el año pasado a favor de extraer los restos del dictador de esta basílica católica convertida en conjunto monumental. El PP fue la única fuerza política que se opuso en el Congreso a la medida, pero sin embargo no ha emprendido ninguna ofensiva para tratar de evitarla. Finalmente, la idea de dejar de rendir homenaje al general 40 años después parece ser aceptada, aunque sea regañadientes, por casi todo el espectro ideológico.

El Gobierno ha informado de que este viernes en el Consejo de Ministros aprobará un decreto ley que modificará la Ley de Memoria Histórica y permitirá exhumar los restos de Franco. Esta ha sido la fórmula elegida por Sánchez para esquivar así posibles acciones judiciales que pretendan frenar la medida. La iniciativa es una de las promesas estrella del presidente y viene retrasándose todo el verano. El Ejecutivo ha revelado haber tenido problemas con la familia del dictador.

El pasado mes de mayo, Ciudadanos secundó la propuesta de Sánchez en el Congreso de los Diputados. El líder de la formación naranja, Albert Rivera, ha indicado esta mañana que no votará a favor y ha asegurado que su partido no ayudará a tapar con este asunto otros más importantes como Catalunya. Por su parte, el secretario general del partido, José Manuel Villegas, criticó que fuera “el enésimo anuncio” del presidente sobre esta cuestión, pero mostró su disposición a negociar sobre el futuro del Valle de los Caídos y los restos del dictador. Por más aspavientos que se hagan y aunque se trate de quitar relevancia política a la medida, la formación naranja no se opone a lo sustancial.

Publicidad

Algo similar ocurre con el Partido Popular. La formación fue la única que se opuso a la proposición no de ley del PSOE para exhumar los restos del dictador cuando llegó al pleno del Congreso en 2017, pero parece más un guiño a una parte de su electorado que un acto de convencimiento de sus principales líderes políticos. De hecho, finalmente se abstuvieron. Ni uno solo de ellos se ha atrevido a posicionarse claramente a favor del actual homenaje que recibe el dictador en su sepultura. El propio Pablo Casado dijo este lunes que nunca defendería al Valle de los Caídos “ni a quien está enterrado dentro”. Es más, hizo hincapié en que él es “nieto de represaliado por el régimen franquista”. Luego añadió algunas objeciones clásicas en contra de la memoria histórica como la necesidad de “no reabrir heridas”, “mirar al futuro” y “no revisar lo que pasó hace 40 años”, críticas bastante descafeinadas.

¿Franco ha pasado definitivamente de moda? ¿O en realidad siempre ha existido un consenso bastante amplio para expulsar al dictador de Cuelgamuros? La derecha hace una crítica de forma de proceder de Sánchez o le acusa de querer obtener réditos políticos con la medida, pero nadie parece dispuesto a emprender una lucha en pro de la figura del general.

Solo la Asociación del Valle de los Caídos ha desarrollado una ardua batalla para impedir la exhumación de los restos del dictador. Esta organización franquista y ultraconservadora envió el libro de 'Los presos del Valle de los Caídos' y varias misivas a diputados y senadores con el objetivo de hacer presión para que votaran en contra. La fuerza de extrema derecha y extraparlamentaria VOX también ha indicado abiertamente que Franco “no debe ser desenterrado”, en palabras de su presidente, Santiago Abascal. Aun así, ya dan por hecho que la medida continuará y proponen alternativas un tanto originales. VOX Melilla ha pedido que los restos de Franco se trasladen al Panteón de Héroes de Guerra de la ciudad española del norte de África, ya que consideran que el lugar guarda un vínculo histórico “importante” con el dictador.

En un segundo plano, con menos relevancia mediática, se encuentran los restos de José Antonio Primo de Rivera, que descansan junto al dictador. El Gobierno socialista se plantea trasladarle del lugar honorífico a otro punto del Valle de los Caídos. Por otro lado, se desconoce que ocurrirá con los otros cuerpos de miles de republicanos, o incluso combatientes del bando rebelde, que fueron enterrados en Cuelgamuros sin el consentimiento de los familiares. El PSOE todavía no ha despejado la incógnita de cómo se resignificará el conjunto monumental.

Una cosa parece segura: la fosa común de España, donde descansan los restos de 33.833 cadáveres dejará de albergar los restos de Franco. El PP ya ha dejado claro a través de la vicesecretaria de Política Social del partido y alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, que no tiene ninguna intención de emprender “una batalla” política con la exhumación del cuerpo del dictador, a pesar de que puede que vote en contra del decreto ley impulsado por el PSOE. La oposición en este caso sería meramente formal.