PSOE y Unidas Podemos perfilarán propuestas y documentos durante este fin de semana

  • No está previsto que ambos partidos mantengan una nueva reunión por el momento

“Vamos a seguir hablando, que no es poco en una negociación”, así se expresaba la ministra portavoz del Gobierno en funciones, Isabel Celáa, ayer, en su comparecencia tras el Consejo de Ministros de los viernes. Las dos partes, PSOE y Unidas Podemos, no tiran la toalla. Aunque a contrarreloj, todavía hay tiempo para llegar a un acuerdo que sirva para que Pedro Sánchez saque adelante la investidura antes del 23 de septiembre y evitar unas nuevas elecciones generales, que serían las cuartas en España en los últimos cuatro años.

A pesar del fracaso de la reunión del jueves, tras casi cinco horas los equipos negociadores no consiguieron avanzar hacia una posición común, más allá del compromiso de seguir dialogando, este fin de semana se presenta como clave. Los equipos negociadores mantendrán contactos aunque no está prevista ninguna reunión presencial. Es momento de trabajar las propuestas y compartirlas entre las partes para ir perfilando una postura común. Así, Carmen Calvo, María Jesús Montero y Adriana Lastra, por parte del PSOE, y Pablo Echenique, Noelia Vera, Enrique Santiago, Jaume Asens, Yolanda Díaz y Juantxo López de Uralde, por Unidas Podemos, se mantendrán localizados, pegados al Telegram y al WhatsApp los próximos dos días.

“Se puede dar por garantizado” que habrá una reunión entre los líderes de ambas formaciones políticas, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, según informaba ayer la propia Celáa. Esto, para el equipo de Unidas Podemos, vierte un halo de esperanza, pues creen que se puede sobreentender voluntad por parte de los socialistas de llegar a un acuerdo. Opinan que, de darse esa reunión, es porque habrá habido avances, pues no consideran que Sánchez quiera hacerse una foto junto a Iglesias en vano.

Publicidad

Así que, sin que la fecha de la próxima reunión entre los equipos negociadores esté todavía fijada, los equipos negociadores trabajarán estas próximas 48 horas en favor de buscar puentes que permitan que las negociaciones, de futuro incierto, al menos sigan avanzando. A pesar de ello, las posiciones parecen aún irreconciliables. Si para Celáa, “hay convicción en los equipos negociadores de que no habrá gobierno de coalición”, para Unidas Podemos no puede ser de otra manera. En Unidas Podemos descartan la posibilidad de entrar a gestionar organismos gubernamentales sin formar parte del Consejo de Ministros, creen que estos organismos deben ser gestionados por personas independientes y profesionales cualificados y, añaden, no pueden sustentar un gobierno que, cuando haya discrepancias, busquen pactos con las derechas.

Sigue el diálogo y el intercambio de propuestas, por tanto, entre las partes y la negociación no se puede dar por cerrada, algo que no parecía evidente durante buenas partes de la reunión que tuvo lugar el pasado jueves. En un primer momento, según detallan participantes en la misma, la reunión tuvo un momento para agravios y desagravios tras las escasas apariciones públicas de los dirigentes durante el mes de agosto. En un segundo lugar, el equipo socialista desglosó y explicó pormenorizadamente el documento con las 370 medidas “para un gobierno progresista” que el propio Sánchez había presentado el pasado martes.

Tras esto, la reunión se encaminó hacia las muestras de predisposición a continuar con la negociación y trabajando en propuestas compartidas. Por parte del PSOE, mostraron su negativa a la coalición en el gobierno y reticencias por las diferencias en cuestiones de Estado. Fin de semana de intercambio de propuestas previo a una semana crucial en la que, si todo va bien, se deberían reunir los líderes Sánchez e Iglesias.