Montero: “No habrá ni una subida masiva ni una bajada masiva de impuestos”

  • María Jesús Montero ha dado alguna pista este viernes sobre la receta fiscal. No habrá medidas fiscales masivas ni recortes a los salarios públicos
  • Ha pronosticado ya “dificultades” respecto al debate fiscal con otras fuerzas, aunque espera que se llegue a algún “mínimo”. ¿Será suficiente para Unidas Podemos?

0

El batacazo económico derivado de la crisis del coronavirus, prevén todos los indicadores, será pronunciado. El Gobierno de coalición ha optado en las últimas semanas por un paquete de medidas, a golpe de real decreto, para intentar mitigar los efectos de la crisis a nivel laboral, articulando ayudas para empresas, trabajadores y colectivos vulnerables. La pregunta cada vez más urgente, con el debate político que conlleva, es cómo rellenamos las arcas públicas para sostener las economías familiares. La derecha ya presiona con su tradicional receta de bajada de impuestos para activar la economía y la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha dado alguna pista este viernes: “No habrá ni una subida masiva ni una bajada masiva de impuestos”. Tampoco recortes a los salarios públicos.

El escenario que han dibujado este particular Día de los Trabajadores, tanto Montero como la ministra de Economía no es alentador. Este año se llegará al 19% de tasa de paro y habrá “una fuerte caída del PIB “ que Nadia Calviño ha situado en un 9,2%”, mientras que para el año próximo se pronostica un crecimiento del 6,8%. Es decir, se descarta que a finales de 2021 nos hayamos recuperado del todo, algo que la ministra ha decidido bautizar como recuperación en “V asimétrica”. Los niveles de deuda pública van a dispararse inevitablemente, aunque Montero ha insistido en que será algo “puntual”.

El debate sobre la fiscalidad llegará más pronto que tarde a la comisión de reconstrucción del país por la crisis de la covid-19 en el Congreso de los Diputados. Reconociendo esa necesaria modificación fiscal, Montero ha hecho mención al acuerdo programático con sus socios de Unidas Podemos donde se planteaba que “habría que profundizar en la fiscalidad, haciendo hincapié en que aquellos que más tienen más pueden aportar”. También ha reconocido que hasta la fecha “pymes y autónomos están abonando mayor esfuerzo respecto a los grandes grupos consolidados”. Mención además a “las dificultades” encontradas con los impuestos del IRPF y de impuestos de patrimonio y de sucesiones, donde tienen importante peso las Comunidades Autónomas.

Este dibujo de una reestructuración fiscal que grave más a las rentas más altas es algo que puede regalar los oídos de Unidas Podemos. España, antes del coronavirus, ingresaba entre 7 y 8 puntos porcentuales del PIB menos que la UE, y además los morados consideran que el sistema es “muy desigual” porque casi todos los impuestos los pagan Pymes, autónomos y trabajadores.

Sin embargo, Montero daba una de cal y otra de arena al reconocer que en el terreno de la fiscalidad es donde más diferencias políticas irreconciliables existen. “Aventuro que la política fiscal es el mejor reflejo del modelo de sociedad que tiene cada política en mente”, ha indicado. Ha pronosticado ya “dificultades” respecto al debate fiscal en esa comisión - el PP ya ha marcado su posición de bajada de impuestos en cualquier acuerdo con el Gobierno-, aunque la ministra espera que se llegue a algún “mínimo”. ¿Será ese “mínimo” suficiente para sus socios de Unidas Podemos?

El debate a la interna, entre el PSOE y Unidas Podemos, compañeros de Gobierno, promete ser intenso también. “Para que pueda haber inversión pública y que la economía rebote y podamos invertir en transición ecológica, en transición digital o en el sector biomédico hace falta una reforma fiscal profunda que incluya elementos como un impuesto a la riqueza o como hacer que tributen más los rendimientos de capital en el IRPF o como impulsar un impuesto de las transacciones financieras o a la banca más ambicioso”, avisan ya fuentes de Unidas Podemos.

Ante las preguntas de los periodistas, en cuanto a fiscalidad se refiere, Calviño prefería centrarse en las tasas de transacciones financieras y la digital, Tobin y Google, que podrían entrar en vigor en el último cuatrimestre del año según ha adelantado Montero, así como la "ley de lucha contra el fraude fiscal". No se menciona de momento a la tasa covid-19, que según propone Más País permitiría recaudar 10.000 millones adicionales al año a base de añadir tramos adicionales al IRPF y "empezar a tasar los grandes patrimonios". ... Tendremos que esperar a ver como se desenvuelve el debate para averiguar, como ha prometido Montero, si las fórmulas elegidas permiten recuperarnos de la crisis “sin dejar a nadie atrás”.

Leave A Reply

Your email address will not be published.