Cañamero: “El PSOE ha llenado la administración andaluza de estómagos agradecidos”

  • Entrevista al diputado de Unidos Podemos en el Congreso
  • Cañamero forma parte de la lista de Defender Podemos Andalucía en las primarias

Diego Cañamero (Campillos, Málaga, 1956) es diputado de Unidos Podemos en el Congreso. Histórico sindicalista andaluz, fue secretario general del Sindicato Obrero del Campo (SOC) y después portavoz nacional del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT). Desde el año 1987 y hasta el 2001, fue alcalde de la localidad sevillana de El Coronil. Ha participado en ocupaciones de fincas, en distintas huelgas y ha sufrido condenas por su activismo social. Se considera nacionalista andaluz y ha mantenido buenas relaciones con otras formaciones independentistas de izquierdas de Catalunya o Euskadi.

Simbólicamente, apoya la candidatura Defender Podemos Andalucía en las primarias que tienen lugar para conformar la candidatura de Podemos al Parlamento andaluz en las próximas elecciones autonómicas. Se presenta el último de la lista por Sevilla, un puesto simbólico. La campaña de estas primarias está siendo especialmente bronca, con reproches entre ambas candidaturas, la que encabeza Teresa Rodríguez y esta, encabezada por Isabel Franco, pero también entre la dirección estatal de Podemos y su secretario de Organización, Pablo Echenique, y la andaluza.

Anuncio

Publicidad

Mientras desde Madrid quieren que las listas definitivas, tras confluir con IU y otras fuerzas políticas, se decidan entre las direcciones de los partidos, Rodríguez apuesta por unas primarias conjuntas, algo en lo que coincide con el coordinador general de IU Andalucía, Antonio Maíllo. Le acusan de querer formar un partido nuevo, ella lo niega. Tras entrevistar a la propia Rodríguez y a Franco, así como a Isabel Mora, cuartopoder.es hace lo propio con Cañamero. Más allá del ruido, nos internamos en los problemas de la ciudadanía andaluza.

— Llega el verano. En Andalucía la temporalidad del empleo es un problema aún mayor que en el resto del Estado. Desde su perspectiva sindicalista, ¿qué balance hace de la situación?

ticketea

“Los empresarios reciben a los inmigrantes y no les dan ningún derecho”

— En Andalucía la inmensa mayoría de los contratos son precarios, eventuales y por horas. Los tres sectores en los que la relación entre trabajadores y empresarios es la ley de la selva son el campo, la construcción y la hostelería. Son los tres sectores donde no se respeta lo que está, ya de por sí, mal regulado. Lo más sangrante es el campo, la eventualidad del campo. Los empresarios han mecanizado el campo de dos maneras, la propia maquinación del olivar, de la vid, del algodón…

La otra máquina es la mano de obra inmigrante, hay una competencia desleal de trabajadores venidos de diferentes partes del mundo, porque los empresarios los reciben y no les dan ningún derecho. Incluso, como en el caso de Huelva, en la recolección de las fresas, las frambuesas y las moras, no es sólo que no cumplan los derechos laborales, es que acosan a estas mujeres sexualmente, como se está viendo. En Huelva llegan 30.000 rumanas y 15.000 marroquíes. En los invernaderos de Almería, por ejemplo, o en las campañas de la aceituna de Jaén, la mayoría de trabajadores son hombres. Así está la situación de precaria.

— ¿Cómo se podría solucionar?

“EL PSOE ha permitido durante 40 años que Andalucía sea la Cenicienta de España”

— Estamos reclamando que los eventuales puedan organizarse también a través de elecciones sindicales. Esto lo hemos reclamado en una propuesta no de ley que hemos presentado en el Congreso. Me temo que este Gobierno, como el anterior, no la pondrá en práctica. Pedimos cosas fundamentales. La primera, un cuerpo de inspectores que salga al campo y visite todas estas zonas de recolección y temporeras en temporada alta. La segunda, que la Política Agraria Comunitaria (PAC) castigue a los empresarios incumplidores con los derechos laborales de los trabajadores, ese dinero es público, se les tiene que sancionar. La tercera, que no sea necesaria la peonada para cobrar la renta agraria, porque así es el empresario el que tiene la capacidad de decidir quién cobra y quién no cobra el derecho, el trabajador está sometido.

En Andalucía, el Gobierno del PSOE lleva cuarenta años gobernando, permitiendo que Andalucía siga siendo la Cenicienta del Estado español. 10 puntos por encima del paro, la provincia con más paro, Jaén, la ciudad, Linares. Las pensiones son 100 euros más baratas que la media del Estado. En fracaso escolar, en exclusión social, en pobreza… En todos estos aspectos, Andalucía está en la cola. Estamos cerca de África, pero queremos mirar al norte de España y también a Europa. Cuarenta años son demasiados para que Andalucía se conforme con el Rocío, la pandereta y los chistes de Lepe.

Andalucía tiene que ser algo más, tenemos las mejores costas, yacimientos mineros, sol, clima variado. Se puede cultivar cualquier tipo de productos, no nos podemos conformar con que esto sea un desierto industrial. Este territorio se puede igualar con el resto de España y Europa, ahí es donde tenemos que poner todo el esfuerzo. Al PSOE, teniendo votos, le vale, se ha preocupado de montar todo tipo de estructuras públicas para estómagos agradecidos. El PSOE no tiene ningún alcalde en paro desde el año 1979, sean los consorcios, la Junta, las diputaciones, cualquier administración andaluza la han llenado de estómagos agradecidos. Parece que Andalucía es el PSOE y viceversa, hay que acabar con esto. No tenemos casi ninguna industria de transformación para toda la agricultura de lo que decían que era la California de Europa. Los terratenientes cobran de Europa y el PSOE sólo quiere votos.

— Veíamos cómo hace unos días Óscar Reina, portavoz nacional del SAT, era detenido por injurias a la Corona. Fue puesto, después, en libertad. Muchos sindicalistas de su sindicato están encausados en diferentes casos por su activismo. ¿Cómo lo valora?

“Cerca de 500 compañeros del SAT tienen procesos abiertos”

— La verdad es que el SAT, antes el SOC, ha sufrido siempre una fuerte represión. Ambos sindicatos son pacíficos y tienen prohibida cualquier tipo de violencia en sus estatutos. La palabra es lo más grande que tiene el ser humano, y la lucha, por eso no creemos en la violencia. Parece que no se contempla en las normas públicas que podamos protestar, siempre se han cebado con nosotros. Tenemos un compañero, Fran Molero, actualmente en la cárcel por el Rodea el Congreso. Todos los demás procesados por aquello fueron absueltos, pero él, por llevar la bandera del SAT, cinco años de cárcel. También pasó por la cárcel Andrés Bódalo, está fuera, pero tiene una pulsera para que no se aleje de su domicilio.

Lo de Óscar Reina fue porque no se había presentado por la ocupación que hicimos, hace años, en el Mercadona para denunciar simbólicamente que en Andalucía hay hambre. Como él se ha declarado insumiso judicial y no se presenta a los requerimientos del juez, le detuvieron. Tenemos cerca de 500 compañeros con procesos abiertos, hay una petición de 400 años de cárcel y, de multa, hemos pagado ya 250.000 euros de multa, pero todavía pretenden que paguemos 600.000 euros más. Hay una represión del Estado contra todos los movimientos que luchan por una sociedad más justa.

— Ahora es diputado en el Congreso. ¿Cómo valora la institución un luchador social como usted? ¿Qué límites y oportunidades tiene la institución para el cambio social?

“El Congreso está acondicionado para que te olvides de dónde vienes”

— Si desvinculamos la institución de la movilización social, cometemos un gran error. Si no hay presión en la calle, la institución no sirve para los trabajadores. El sistema está inventado para que ellos sigan ganando y manteniendo los privilegios. Hace falta estar en las instituciones, pero con presión en la calle. Sin presión en la calle, los que estamos en el Congreso, descuidamos nuestra labor, empezamos a no cumplir con los objetivos para los que nos votaron. El Congreso tiene muchas alfombras rojas, muchos aires acondicionados, muchos salarios. El Congreso está acondicionado para que poco a poco te vayas olvidando de dónde vienes y te metas en una vorágine de teatro, de hablar por hablar, de proponer para nada. Ese instrumento, sin movilización del pueblo, no vale para nada. Sin empuje, hasta nosotros nos aburguesaremos.

— ¿Usted cree que Andalucía es una nación? ¿Se ha apropiado el PSOE del andalucismo?

— Andalucía es una nación, yo lo creo. El PSOE la ha utilizado, ha usado incluso el nombre de Blas Infante, padre de la patria andaluza, para su postureo. No tiene nada que ver la Andalucía de Blas Infante con la del PSOE. El himno de Andalucía, de Blas Infante, dice: “Andaluces levantaos, pedid tierra y libertad”. Pues bien, cuando nosotros nos levantamos, nos multan, nos encarcelan, nos enjuician. Cuando Chaves, Griñán o Susana cantan el himno, me pregunto si se lo creen. Todo es postureo por parte del PSOE.

— Forma parte del grupo confederal de Unidos Podemos en el Congreso. Dentro de él, está el grupo catalán, En Comú Podem, y el gallego, En Marea. ¿Cree que debería haber un grupo propiamente andaluz, también?

“Es fundamental que Andalucía tenga su propio grupo en el Congreso”

— Sí, es fundamental que Andalucía tenga su propio grupo en el Congreso. El tema de la tierra andaluza, la dominación de los yankis con sus bases, del cementerio nuclear… Todo esto hay que defenderlo en el Congreso, hay que defender la Andalucía profunda, la de Blas Infante, la de Marinaleda, de García Lorca, Mariana de Pineda… Esa Andalucía se defiende con un grupo propio y una especificidad clara, otra cosa es que estemos vinculados a Podemos a nivel estatal. El cambio en el Estado no será posible sin Andalucía. Tenemos que ponernos a empujar para cambiar esta Constitución.

— Es muy parecido lo que usted me está diciendo al posicionamiento de Teresa Rodríguez en las primarias. ¿Por qué apoya a la candidatura de Isabel Franco?

“Hay dos opciones, votar a Anticapitalistas o votar a Podemos Andalucía”

— A mí Teresa Rodríguez me cae bien, tiene mucha proyección. Lo que no me parece bien es que ninguna corriente se quede con Podemos, me da lo mismo que se llame pablista, errejonista o anticapitalista. Podemos surgió porque los demás partidos políticos no satisfacían las necesidades de la población, aglutinó a mucha gente que nunca había participado en política, a mucha gente joven que sólo se reunía para las botellonas y se pusieron a hablar de política, de regeneración democrática, de acabar con la corrupción, de transparencia… Ese fue el Podemos que a mí me cautivó.

No es nada personal contra Teresa, es que su reglamento obliga a competir con ella para poder optar a las listas de las andaluzas, no tendría que haber hecho eso. La gente se tendría que haber podido presentar sin competir con ella, ha exigido presentar cabeza de lista a toda persona que se quiera presentar. Pero es que su partido, Izquierda Anticapitalista, quiere controlar Podemos. Yo defiendo un Podemos de la gente, en estas primarias hay dos opciones, votar a Anticapitalistas o votar a Podemos Andalucía. Yo opto por Podemos Andalucía. Si no defendemos el Podemos de la gente, pronto asistiremos a su funeral.

— Otro tema es la confluencia con IU. ¿Cree que hay que confluir con IU, gane quien gane estas primarias?

— Hay que confluir con toda la izquierda progresista de Andalucía. De lo que se trata es de cambiar la sociedad, para ello hay que confluir. Pero, desde Podemos, desde las primarias de Podemos, no legalizando un partido distinto a Podemos. Yo no me metí en otro partido, yo me metí en Podemos. Hay que confluir con toda la izquierda, pero teniendo en cuenta las decisiones de los inscritos de Podemos. Una vez que decidan sobre nuestro proyecto y nuestros representantes, hablaremos con IU y el resto de confluencias. No estoy de acuerdo en crear otro partido ni en que se hagan las cosas y que los inscritos no sepamos nada de lo que está pasando. Por eso, es importante esta candidatura, Defender Podemos Andalucía, para después poder confluir, desde Podemos, con quien haga falta.

— Se ha calentado el debate en las primarias. ¿Teme que después de esta campaña esté en juego la unidad de Podemos en Andalucía?

“Si gana Teresa y su proyecto es Podemos, puede contar conmigo”

— Si gana Teresa, por supuesto que estaré con ella. Si el proyecto de Teresa es Podemos, puede contar conmigo, quien gane podrá contar conmigo. Voy a defender Podemos Andalucía, otro partido no voy a defender. Es verdad que en campaña la gente se calienta, se dicen cosas que no se deben decir, pero gane quien gane, hay que defender Podemos. Necesitamos un proyecto abierto y plural. Podemos no puede ser IU, ni Izquierda Anticapitalista, ni el PCA, ni la CUT, tiene que ser otra cosa.

Estamos en Podemos para empujar, pero no para controlar. Algunos caben en un taxi, de lo pocos que son, y quieren controlarlo todo. No se pueden aprovechar de las siglas de Podemos para ir transfiriendo hacia otra cosa. En Andalucía no hace falta otro nombre, no hace falta superar las siglas. Si Podemos ni siquiera se ha presentado a unas municipales, tenemos que centrarnos en trabajar los círculos, que en cada pueblo haya un círculo, en los casi 800 municipios que tiene Andalucía ha de haber un círculo de Podemos. Ese debe ser nuestro trabajo, máxima expresión por abajo, mínima por arriba.

Publicidad