Colau arremete contra la “política que trincha personas” tras la dimisión de Domènech

  • Domènech deja sus cargos de coordinador general de Catalunya En Comú y de secretario general de Podem, también su acta de diputado en el Parlament

En vísperas de un otoño que se presenta especialmente caliente en Catalunya, mientras el president de la Generalitat, Joaquim Torra, pronuncia un discurso en el que se pone en manos de la movilización ciudadana para seguir la senda independentista, ha estallado una noticia que altera el tablero político catalán. El coordinador general de Catalunya En Comú Podem, secretario general de Podem y cabeza de este grupo en el Parlament de Catalunya, Xavier Domènech, ha anunciado en redes sociales que abandona todos sus cargos. Se marcha quien fue cabeza de lista de la candidatura que ganó las dos últimas elecciones generales en Catalunya, En Comú Podem.

“Creo que es la hora de dar paso a nuevas personas con ideas frescas y la energía necesaria para llevar a término los retos que el país pide los próximos meses, que sin duda serán claves para nuestro futuro”, anuncia Domènech en redes sociales. “Desde el principio, cuando me presenté por primera vez con En Comú Podem, tuve muy claro que mi tiempo en la política institucional era limitado”, asegura, explicando que “estos años he asumido un conjunto de responsabilidades en una etapa de construcción de grandes consensos que me han agotado políticamente y personalmente”. Asegura que estas responsabilidades “se han cargado en exceso sobre las espaldas de mi familia” y que “sin ella tampoco soy nada”. “Es tiempo de devolverles todo el tiempo que les he quitado, que ha sido, injustamente, mucho”.

Frente a estas palabras, una de las personas que primero ha reaccionado ha sido la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien comparte con Domènech el liderazgo de Catalunya En Comú Podem. Tras agradecer el trabajo realizado, la alcaldesa ha declarado que “la decisión de Xavi me interpela personal y políticamente, y lo quiero compartir”. “Quizás nos pasamos al poner el listón demasiado alto a nuestra propia gente, a la gente común. Quizá no es muy sostenible que esperemos tanto de nuestras caras visibles. Quizás nos equivocamos cuando le pedimos al Xavi que, tras ganar dos elecciones al Congreso, encabezara unas elecciones catalanas, asumiera la coordinación del nuevo espacio de los comunes y además fuera secretario general de Podemos en Cataluña para ayudar a la confluencia”, reflexiona Colau.

“Creo que está bien, por honestidad, que nos preguntemos todos juntos si realmente era necesario que una sola persona asumiera tanta carga”, considera Colau. “Hay pues una crítica hacia dentro. Pero hay también una gran crítica hacia fuera, hacia el sistema político actual. Esta política no nos gusta y no nos resignamos, la queremos cambiar. Cuando decimos que queremos feminizar la política hablamos también de esto: queremos, literalmente, que la política esté al servicio de la vida, no la vida al servicio de la política. Fácil de decir, difícil de hacer, pero imprescindible”, añade, anunciando: “Yo (al igual que muchos compañeros) también me he planteado dejarlo en más de una ocasión en el último año, que ha sido especialmente duro”.

“De momento resisto por responsabilidad, porque hay un gran equipo humano detrás, porque quiero mucho a mi ciudad y es un honor trabajar para ella con un proyecto colectivo transformador sin ningún tipo de poder mediático ni económico detrás. Pero hay límites, debería haber límites, o al final sólo se dedicarán a la política hombres ricos, sin escrúpulos, corruptos y sin responsabilidades familiares. Quizás ahora suena a caricatura, pero no estamos tan lejos”, reflexiona Colau. “Según la visión clásica patriarcal de la política, compartir estas reflexiones sería considerado un signo de debilidad y una crisis en la organización. Para mí es todo lo contrario: denunciar una política que trincha personas y reivindicar nuestra humanidad, es nuestra fortaleza, es nuestra esperanza de un futuro mejor”, explica.

Las reacciones a la dimisión de Domènech se van sucediendo. El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias ha escrito: “Hay pocas personas a las que quiera y admire tanto como a Hubiera querido que siguieras al frente, pero has demostrado que en política todos estamos de paso. Catalunya pierde a un gran político, pero tus estudiantes recuperan al mejor profesor. T’estimo molt amic”. El coordinador federal de IU, Alberto Garzón, ha dicho: “Se marcha una persona excepcional que ha defendido entre otras muchas cosas la hermosa causa de la fraternidad entre pueblos. Mucho ánimo y fuerza en lo que venga, te deseo lo mejor. Salud y República”. Doménech deja la política, uno de los principales artífices de la creación de la confluencia Catalunya En Comú Podem, uno de los principales valedores de la necesidad de diálogo entre Catalunya y el resto del Estado. El espacio de los comunes y Podem quedan, ahora, pendientes de un proceso de renovación del liderazgo. En nueve meses, elecciones municipales, mientras la situación política catalana entra en unos meses calientes.

Publicidad

El Consejo de Coordinación de Podem Catalunya ha convocado un Consejo Ciudadano extraordinario el próximo sábado 8 de septiembre para analizar la situación y tomar las medidas adecuadas para dar respuesta a la situación.