Podemos advierte al PSOE de que ”no tropiece dos veces con la piedra de Cs”

  • Se muestra como la garantía de una solución dialogada para Catalunya
  • Ofrece un plan para una educación de 0 a 3 años gratuita

Podemos se pone en marcha con la campaña. En un contexto en el que las encuestas no otorgan buenos pronósticos para la formación morada, esta quiere poner en valor la política como garantía de mejorar «las condiciones materiales de vida de la gente» y pone por encima de todo el diálogo como método para encontrar una solución al conflicto territorial, en contraposición con las derechas y ultraderechas que pretenden tensionar a la población en busca del voto nacionalista español.

Así, hoy anunciaba Noelia Vera, portavoz de la Ejecutiva, que se reúne el comité de campaña hoy mismo, formado por la dirección estatal de Podemos, los secretarios generales y candidatos autonómicos y los candidatos a las europeas. Podemos, que realizó unas primarias para elegir candidatos a las generales a finales del año pasado, ya sabe quiénes serán sus candidatos provinciales para las anticipadas a abril. Faltan los acuerdos con las fuerzas aliadas, IU, Equo y confluencias, que conformarán las listas finales que concurrirán a las elecciones al Congreso y Senado. Unos acuerdos que, en palabras del propio secretario de organización de Podemos, Pablo Echenique, previsiblemente, «se anunciarán esta semana».

Vera, además, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Coordinación de los lunes, ha anunciado que comienzan esta misma semana con una gira por todo el Estado para dar a conocer a sus candidatos. Este sábado, Echenique la inaugurará en Catalunya. El domingo, Rafa Mayoral se desplazará a Valladolid, en un acto en el que se dará importancia a las ideas moradas sobre «medio rural». «Podemos ha hecho una apuesta inmensa para abordar las desigualdades entre las grandes ciudades y los pueblos», asegura la portavoz, Vera.

Publicidad

Que la gira comience en Catalunya, es un claro ejemplo de la apuesta de la formación morada por mostrarse como el garante de una solución dialogada al conflicto territorial. «Catalunya necesita que se hable de diálogo, fraternidad, lucha social. Ya basta de quitar lazos amarillos, la estrategia eterna de Inés Arrimadas, PP y Vox», explica Vera. 

Podemos se presenta también como la opción social de estas elecciones. Pone en valor «el malogrado acuerdo presupuestario con el PSOE» o la subida del Salario Mínimo Interprofesional a 900 euros en esta legislatura, fruto de las presiones que Unidos Podemos ejerció sobre el Gobierno de Sánchez. Además, se perfila como la garantía de que el PSOE no vuelva a virar hacia el entendimiento con Ciudadanos, a pesar de que la formación de Albert Rivera ha dibujado un «cordón sanitario» en torno al PSOE, prometiendo que no pactarán con los socialistas si, tras el 28 de abril, dieran los números.

Vera advierte a Sánchez de que «no tropiece dos veces con la misma piedra», recordando el acuerdo al que llegaron PSOE y Ciudadanos de investidura tras las elecciones de 2015. «Sánchez ya ha sufrido en sus carnes las consecuencias de este pacto», haciendo referencia a la defenestración del actual líder socialista como secretario general por intentar llegar a un pacto con Unidos Podemos para gobernar.

En la línea de mostrarse como la opción social de la próxima campaña, Echenique diferencia a su partido con respecto al PSOE, «la opción del statu quo, del virgencita virgencita que me quede como estoy». También frente a las derechas y ultraderechas:  «Los que hacen política con el enfrentamiento entre los pueblos de España». Para Echenique, Podemos el partido que pelea por «un país mejor, que cuide a su gente, en el que los derechos estén garantizados».

Por ello, cada semana están presentando una propuesta política. La semana pasada apostaban por un «plan para recuperar hasta el último euro prestado a la banca», más de 60.000 millones en plena crisis económica. Hoy presenta la formación morada un plan para «garantizar una educación gratuita y de calidad de 0 a 3 años, que incluya la ratio de 5,2, como en el modelo sueco».