Madrid En Pie “okupa” una casa de apuestas y las señala como “la heroína del S.XXI”

  • Las casas de apuestas movieron, durante el tercer trimestre de 2018, 250 millones de euros

Distintos precandidatos de Madrid en Pie han participado esta tarde en una okupación simbólica de una casa de apuestas en la Avenida de la Albufera de Madrid, en el distrito de Vallekas. Esta acción de protesta supone el inicio de la campaña de esta plataforma en la que participan IU y Anticapitalistas. "Mientras otros comienzan sus campaña en hoteles de lujo, nosotros queremos denunciar esta lacra, al pie de calle, en una casa de apuestas", explica el diputado de Podemos en la Asamblea de Madrid y portavoz de Anticapitalistas, Raúl Camargo.

Unas 50 personas han entrado al salón de juegos, en el que se encontraban unos cinco jóvenes jugando y apostando. La trabajadora encargada del local ha invitado a los manifestantes a marcharse del local y ha llamado a la Policía Nacional. Camargo ha sido identificado y la protesta continúa sin incidentes en la puerta del local. La reacción de los vecinos que pasean por la calle es de asombro. Muchos de ellos les da la razón y se interesan por la iniciativa. "Sí, hay cuatro casas de apuestas en estas manzanas, mi marido se lo juega todo", dice, sin interrumpir el paso, una mujer de mediana edad.

También ha participado en la concentración, junto a unas 50 personas, Sol Sánchez, coportavoz de IU Madrid y candidata a la Presidencia de la Comunidad por IU. "Las casas de apuestas movieron, durante el tercer trimestre de 2018, 250 millones de euros", explica Sánchez. La Memoria Anual del Juego indicaba ya en 2016 que el volumen de negocio del gremio online llegaba a los 10.000 millones de euros. Hablamos del 3% del PIB. Y no para de crecer.

Publicidad

Además, la mayoría de las casas de apuestas no tributan en España, sino en paraísos fiscales o en territorios con impuestos aún más bajos que los nuestros. Las casas de apuestas se ubican preferentemente en barrios obreros y de población inmigrante. El estudio de Percepción Social del Juego de Azar (2016) colocaba en la clase media-baja la principal prevalencia de la adicción. "Ni siquiera respetan una distancia mínima y se colocan cerca de centros de reunión juvenil o centros de estudios", critica Camargo.

En el distrito de Vallekas, uno de los más pobres de la capital, diez casas de apuestas se concentran en un radio de apenas 250 metros cuadrados. "Es la heroína de la actualidad, una adicción que está afectando de una manera especial a nuestros jóvenes", explica Sánchez, añadiendo: "La ludopatía crece exponencialmente entre los jóvenes de 18 a 35 años". Uno de cada cuatro centros de bachillerato o FP de Madrid se encuentra a menos de 150 metros de distancia de un salón de juego y apuestas. A menos de dos minutos a pie.

"Casas de apuestas, fuera del barrio", gritan los manifestantes convocados por Madrid en Pie. "En la ciudad de Madrid hay alrededor de 350 casas de apuestas, por 464 institutos de Bachillerato, colegios de Secundaria y centros de FP", prosigue Sánchez. Camargo incide en que la regulación de esta lacra depende del gobierno autonómico, del que destaca su inacción en este aspecto. "En la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre promulgó un decreto en 2006 que abría la veda para la apertura de este tipo de establecimientos. Además, se favoreció legalmente la apertura de macrocasinos para propiciar el proyecto conocido como Eurovegas. Ese es el modelo de ocio que quiere la derecha", explica el anticapitalista.

Madrid en Pie propone al respecto "revertir la regulación legal existente, que liberaliza por completo el establecimiento de locales de juego y no practica ningún control efectivo al juego online". Además, proponen regular la distancia mínima entre locales de apuestas y en general, establecimientos de juegos de azar para evitar su concentración en las zonas más concurridas de los barrios y con respecto a centros educativos, para prevenir una adicción en edades tempranas. También, estudiar medidas impositivas de competencia autonómica y municipal a los locales de apuestas y una nueva regulación para limitar la publicidad engañosa.

Frente a la lacra del juego, Madrid en Pie plantea "una red de alternativas culturales, deportivas y de ocio, de titularidad pública pero gestionadas por las asociaciones, clubes deportivos y artísticos y grupos de jóvenes" en los barrios populares, en los que afloran, como setas, las casas de apuestas.