Alberto Garzón: “La izquierda tiene que construir su propia idea de país”

  • El nacionalismo, según el candidato de Unidas Podemos por Málaga, es “el vector que vehicula a todas las derechas”
  • La izquierda, según Garzón, debe también defender la seguridad civil frente a la seguridad militar de la derecha

3

En octubre de 1977, el club Siglo XXI invitó al exlíder del PCE Santiago Carrillo a dar una conferencia. Su partido solo llevaba legalizado seis meses y la charla, presentada por el entonces líder de Alianza Popular Manuel Fraga, forma parte de la historia de la Transición. Más de cuatro décadas después, el coordinador federal de IU, Alberto Garzón, ha sido invitado por este mismo club para dar una charla junto a la periodista Cristina Fallarás y al actor Juan Diego Botto. Allí el líder político indicó que la izquierda tiene un reto pendiente: “construir su propia idea de país”.

Pasado todo este tiempo el escenario en el que se mueven los partidos políticos y las herramientas para trasladar los mensajes a la ciudadanía han cambiado por completo. Esa fue la primera reflexión de Garzón, quien incidió en que actualmente la política está “espectacularizada”, tiene “tics televisivos” y caduca “muy rápido”. Además, profundizó el líder de IU, las formas de informarse de la población han cambiado y “la política es un espacio muy abierto” en el que mucha gente va a votar por “la última noticia que reciba en su Whatsapp”.

Publicidad

Tras analizar cómo “la globalización económica ha transformado nuestras realidades”, Garzón argumentó que “las generaciones más mayores tienen más dificultades de asimilar” los cambios de valores que se han producido en las sociedades occidentales, como el ecologismo y el feminismo. A este coctel se le suma el ingrediente del “estrés económico”. Como respuesta, en nuestras sociedades hay una tendencia a lo que Max Weber llamó “el cierre social” y que el líder de IU definió como aquella tendencia a cerrar la entrada a otros grupos para salvaguardar privilegios. Un ejemplo sería la apuesta por “más muros en la frontera”, es decir, una respuesta “militar y autoritaria” frente a la ansiedad.

Publicidad

Tal y como señaló el líder de IU, la extrema derecha de todo el mundo, ya sea Donald Trump en EEUU o Jair Bolsonaro en Brasil, han sabido conectar con este malestar de la ciudadanía y proponer soluciones autoritarias y reaccionarias. A pesar de que España cuenta con algunas particularidades, precisó Garzón, tanto PP, como Ciudadanos y Vox comparten un mismo discurso “belicoso” y un vector: el nacionalismo.

El nacionalismo, según el candidato de Unidas Podemos por Málaga, es “el vector que vehicula a todas las derechas”. Estas formaciones políticas han sido capaces de construir una visión porque han tenido el poder de “hegemonizar” su discurso e imponerlo mediante “coerción” cuando era necesario durante la historia de España. Además han sabido realizar “una construcción nacionalista y mítica” de la nación, vinculada al “tradicionalismo, la visión unitaria y el catolicismo”, así como identificar como enemigo interno a quienes presenten ideas distintas.

La derecha tiene una idea de país, “una España homogénea, uniforme, autoritaria y con seguridad militar”. La izquierda carece de esta idea porque entre otras cosas, según el líder de IU, ha tocado pocas veces el poder en la historia de nuestro país. Frente a este desafío, la izquierda, según Garzón, debería “reconstruir los hilos de una España distinta a esa” que represente otros valores. “La izquierda tiene que entender la plurinacionalidad” y solo puede haber un arreglo de país “si entendemos que hay diversas naciones".

Para reconstruir esa idea de país, la izquierda, según el líder de IU, debería abanderar la causa del “republicanismo federal”, que no debe ser un concepto de nostalgia, sino un concepto “de futuro” que exprese “los anhelos de las familias de vivir en paz”. Y esta paz solo puede construirse desde la seguridad civil, explicó Garzón. La izquierda debe también defender la seguridad civil frente a la seguridad militar. El líder de IU entiende que “la socialdemocracia ha fallado en dar una respuesta de seguridad civil a la población y en algunos casos ha copiado los discursos de la extrema derecha” y las ha dejado en manos del libre mercado.

Cuando Unidas Podemos ha intentado, por ejemplo, regular los precios de la vivienda o nacionalizar Endesa para que los precios de la electricidad sean asequibles se ha encontrado con la negativa del Gobierno del PSOE. “Eso era imposible porque significaba tocar el poder del país”, ahondó Garzón. Por tanto, “el núcleo gordiano” sería que la izquierda asegurara a las familias una serie de medidas para que “tengan que comer”, acceso “a los derechos fundamentales” y que puedan “dormir tranquilas”, al mismo tiempo que se favorecen los avances del ecologismo y el feminismo, negados también por una parte de la izquierda.

Ahora tan solo queda averiguar si la izquierda pueda ahondar en “una nueva idea de país” o “en la seguridad civil”, tal y como propone Garzón, con las elecciones a la vuelta de la esquina y las derechas pisando los talones. De momento, Vox ha planteado prohibir a las formaciones comunistas o a partidos como Podemos, una amenaza amarga para aquellas personas que vivieron la ilegalización del PCE durante la dictadura y cuyo final se escenificó precisamente en este club de debate político que hoy invita a Garzón.

Mientras, las tres candidaturas de izquierdas en Madrid, al margen del PSOE, de momento han rechazado sumar fuerzas antes de las elecciones. Garzón, partidario de la confluencia entre IU y Podemos a todos los niveles, ha indicado que “los compañeros” de ambos partidos todavía mantienen las conversaciones abiertas en la región madrileña. El líder de IU confía en que los líderes de su formación que se encuentran apurando los días para formalizar una confluencia hagan caso a la reciente encuesta de Telemadrid. El sondeo sitúa a Vox como tercera fuerza política por delante de Ciudadanos, y a Izquierda Unida, si es que acude en solitario, fuera de la Asamblea de Madrid al no superar el umbral del 5% del sufragio.

3 Comments
  1. ninja45 says

    Si el gobierno no hace nada por frenar el avance del fascismo, su aliado, Podemos, un partido que muchos creyeron traía viento nuevo, todavía hace menos. No ha tardado mucho en convertirse en parte del establecimiento que ferozmente atacaba. «Si no puedes derrotarlos, únete a ellos”, dice el manual del superviviente. Y unidos están en la casta y en el respeto a las instituciones del Estado, entre ellas, la corona. Basta con escuchar a la portavoz adjunta en el Congreso suplicar a Puigdemont y a los indepes que hagan un ejercicio “de contención verbal”. Pedimos contención a unas personas que padecen exilio y prisión injustos. En Román paladino, que se callen, que puede despertar la bestia fascista que ya campa a sus anchas. Es dura de tragar la peladilla, propinada por quien tampoco se ha distinguido poco ni mucho por reclamar la libertad de los presos políticos. Y, aun así, van a perder. Porque todas sus argucias, su instrumentalización del Estado, prostitución de la justicia, guerra sucia mediática y no mediática no les sirven de nada frente a una sociedad movilizada por un objetivo compartido, con abundancia de recursos materiales, de iniciativa e ingenio. Allá van esos autobuses de Ómnium por las calles de Barcelona pidiendo libertad para los presos políticos. Los verán muchos turistas y saldrán en los medios internacionales. Mucho más que el autobús de hazte oír. Contrarrestar esta campaña estilo tabarnio es complicado. Poner gualdrapas rojigualdas a otros autobuses proclamando que en España no hay presos políticos sino políticos presos no augura nada bueno. Y ponerse a embestir autobuses se hace peligroso, aunque te financie la Begún. La presunta alternativa de gobierno en España no ha sido tal, pues el de Sánchez es continuista del anterior en casi todo (y, desde luego, lo más importante) muy especialmente en lo referido a Catalunya. Sánchez sostenía tener un proyecto basado en el diálogo y una solución misteriosamente llamada “política”. El «diálogo» arranca con dos «noes», la libertad de los presos y la autodeterminación y nace muerto y la «solución política» parece consistir en un referéndum en torno a una oferta del Estado para el territorio rebelde que cuente con el 80% de apoyo en Catalunya, lo que equivale a no decir nada. Si me pegan, me divorcio. Som República !!*!!

  2. florentino del Amo Antolin says

    República Federal, seguridad civil y reconocimiento plurinacional del Estado. Defensa del bienestar social, derechos de igualdad y por encima de estos: ¡ Los Derechos Humanos Universales !. El futuro es el progreso, la lucha por esa República que trajo las libertades, el voto femenino y la educación pública… ¡Es necesidad, no añoranzas !. La unidad, ese talón de aquiles, ese punto débil de una izquierda Internacionalista; ¿ como no pueden reconocer las lenguas peninsulares ?. Las imposiciones, son de aquellos capados mentales, matones que nos gobernaron después de una sublevación militar; que han impuesto una cárcel constitucional, adornada con oropeles destellantes… Pero es cárcel y precisamente es ahí donde el Pueblo civil debe exigir sus derechos, debiendo transformar lo que no vale después de tantos años secuestrada esa voluntad. ¡ Unidad, unidad, y trabajo social !. https://uploads.disquscdn.com/images/0bcb6ea102b7266c6cc173f0b6886d4c6487a0696b768cbba4fd45c58e688d81.jpg

  3. Tiger Woods says

    la Union soviética si … todo riqueza y libertades …. este memo se levantará algun día antes de las once ?

Leave A Reply

Your email address will not be published.