Garzón inicia el recorrido hacia una relación orgánica entre IU y Podemos

  • Críticos con la confluencia ven la puerta abierta a una "fusión con Podemos"
  • IU Madrid celebrará Asamblea General este otoño

La izquierda no da tregua. El debate y el conflicto forma parte de su seña de identidad. Con las urnas todavía calientes, las redes sociales empezaron la batalla de ideas y la toma de posesiones hacia el futuro incluso antes de que los colegios electorales cerraran. El síndrome de los Monty Python, del Frente Judaico Popular, del Frente Popular de Judea. Íñigo Errejón, tras conocer los resultados de Más Madrid, anunciaba el nacimiento de una “nueva izquierda” y la que hasta entonces era esa nueva izquierda, Unidas Podemos, pone las luces largas ante los años venideros, previsiblemente sin citas electorales, y comienza el debate de “la reconfiguración del espacio de las izquierdas”.

Los resultados de las generales del 28 de abril y de autonómicas, municipales y europeas del pasado 26 de mayo muestran una evidencia: el debilitamiento del espacio a la izquierda del PSOE de Unidas Podemos con respecto al anterior ciclo electoral, a grandes rasgos. Pablo Iglesias, en sus apariciones ante la prensa el pasado lunes, auguraba como una de las causas del desastre la división. La apuesta de la dirección morada: unidad.

En la misma línea se expresó el coordinador federal de IU, Alberto Garzón, en la reunión de la Colegiada que la coalición izquierdista celebró el lunes por la mañana en Madrid. La actual dirección de Podemos y la actual dirección de IU marcan un horizonte compartido, que vaya más allá de la unión electoral y en el Congreso que han venido desarrollando durante los últimos años.

Publicidad

Así, Garzón, que aclara a cuartopoder.es que no fue “un debate ni mucho menos un punto a aprobar”, trató, en sus propias palabras, la necesidad de “reconfigurar el espacio político a la izquierda del PSOE” y de “mejorar la coordinación con Podemos y establecer canales permanentes de discusión orgánica conjunta”. El propio coordinador federal reconoce ante este medio que esta estrategia “puede tener múltiples cristalizaciones, desde un Frente Amplio hasta un modelo tipo Barcelona En Comú o sencillamente una simple mesa de coordinación entre ambas organizaciones”. “Ni siquiera entré en esto”, asegura.

Para algunos críticos con el modelo y la confluencia con Podemos, esto supone la tan veces repetida noticia en los años pasados de que “IU se disuelve en Podemos”. Incluso, José Antonio García Rubio, uno de ellos, integrante de la corriente Más Izquierda, planteó la necesidad de celebrar una Asamblea Federal Extraordinaria, lo que conlleva la elección de nuevos documentos políticos y organizativos y abrir la posibilidad de elección de una nueva dirección, la Colegiada votó en contra, la Asamblea Federal ordinaria se celebrará en 2020. “Unidad orgánica con Podemos” o “Fusión con Podemos”. Algunas de las expresiones que usan los críticos para referirse a la intervención de Garzón.

En la XI Asamblea Federal de IU, celebrada en junio de 2016, se eligió a Garzón como coordinador federal y sus documentos políticos y organizativos fueron aprobados por porcentajes entorno al 80%. En ellos se hablaba de la necesidad de crear un “movimiento político y social” y, para ello, de apostar por la “unidad popular” a través de la “superación de IU”. Es a esto a lo que se refiere Garzón, según ha explicado él mismo a cuartopoder.es.

Hay sectores y federaciones que, sin embargo, creen que Podemos es una fuerza en declive, que esto se ha expresado en los últimos comicios, y no quieren oír hablar de una “unidad orgánica con Podemos». Probablemente Madrid, Asturias, Valencia, Aragón… En la Comunidad de Madrid, la confluencia electoral de Unidas Podemos Izquierda Unida Madrid En Pie se fraguó contrarreloj, inscribiéndose en la Junta Electoral a pocos minutos de que terminara el plazo para apuntar a las coaliciones. Los debates previos fueron complicados y duros, la apuesta de Madrid En Pie mayoritaria entre las bases de IU Madrid apostaba por una confluencia con Anticapitalistas, en la que podía entrar Podemos, pero sin que la fuerza morada fuera la hegemónica.

Algunos críticos alertan: “No podemos quedar relegados a la estrategia de Podemos de intentar entrar en gobiernos con el PSOE, eso supondría el fin de la izquierda alternativa”. Garzón, este martes en rueda de prensa, se separaba de la línea de Pablo Iglesias y abría la posibilidad de negociar programáticamente un gobierno de Pedro Sánchez, más allá de que Unidas Podemos entre con puestos en el posible gobierno conjunto. Sánchez aprieta: tras los resultados de mayo, cree que Unidas Podemos no está en condiciones de ser exigente.

“Garzón planteó la unidad orgánica en su intervención final y se recogió en el resumen final”, narran participantes de la Colegiada Federal de IU. El coordinador federal, por su parte, niega que esto fuera así. Poca gente se mostró en contra de la idea, aunque hubo distintas intervenciones que matizaban: “Hace falta un debate más profundo”; “No podemos dejarnos a gente atrás”. Algunos críticos temen que “IU quede resignada a ser una parte de Podemos, con protagonismo del PCE en la nueva estructura, IU quedaría como una especie de muerto viviente”.

Garzón valora estas críticas: “Siempre hay resistencias, por parte de quienes quieren quedarse igual o volver a fórmulas más tradicionales. Es normal. Yo estoy aquí para defender este proyecto y mientras tenga el apoyo de la militancia, así lo haré”. Y su proyecto es: “Superar IU como partido político clásico y hacerlo un movimiento político social, más horizontal y participativo, menos burocrático y más conectado con las luchas sociales y mejor coordinado con los aliados. No me he movido ni un ápice”. “Y sí, hay que hablar con Podemos de cómo queremos reconfigurar el espacio político a la izquierda del PSOE. Hay que ser creativos e innovadores, viendo lo que pasa en España y en Europa no podemos quedarnos como estamos”, añade.

Algo más de cinco años de vida tiene Podemos. Su fuerte irrupción removió, para cambiarlo para siempre, el espacio de las izquierdas estatales. La marcha atrás en la expansión del proyecto vivida este último ciclo electoral hace que las voces críticas afloren como setas. Diferentes opciones surgen más allá de Podemos y se generan nuevos debates con perspectivas de alianzas: Más Madrid, Compromís… En IU, la relación con Podemos siempre ha sido complicada. Garzón y la dirección actual, elegida con un apoyo masivo en 2016, creen que hay que fortalecer esa unidad con los de Iglesias. Otros creen que, siendo Podemos una fuerza en retroceso, esta fórmula no ayudaría a IU. El debate está servido.

Asamblea General de IU Madrid

IU Madrid, capitaneada por Sol Sánchez, convocará este año una Asamblea General. Cuatro años hace que se configuró esta federación de IU, una vez que IUCM fue desfederada tras un crónico conflicto. Mauricio Valiente y Chus Alonso cogieron las riendas de la nueva formación madrileña, la segunda sería sustituida después por Sánchez.

A falta de fechas en verano para la celebración de la asamblea, esta se celebrará, previsiblemente en otoño, presumiblemente en noviembre. Se renovarán cargos, de hecho, el coportavoz Valiente dimitió ante las dificultades para confluir con Podemos en las pasadas autonómicas por la decisión, en referéndum, de las bases de apostar por la estrategia Madrid En Pie. También se renovarán análisis y documentos políticos y organizativos. El debate sobre la relación con Podemos estará encima de la mesa: IU Madrid ha sido una de las federaciones más críticas con el modelo de confluencia con la formación morada.