Twitter lleva a cabo la limpieza de ‘followers’ más radical de su historia

  • Deja de contabilizar decenas de millones de cuentas bloqueadas, lo que provoca un descenso generalizado en el número de seguidores
  • De media, cada usuario de Twitter ha perdido cuatro seguidores, pero hay cuentas que han llegado a ver reducida su cifra en millones
  • La medida se suma a otras adoptadas en los últimos meses por la compañía para luchar contra el spam, las fake news y los bots

La red social ha comenzado a realizar un ajuste exhaustivo del número total de seguidores que aparece en los perfiles de los tuiteros. Todo ello con el objeto de ofrecer una cifra más “transparente”, que refleje la cantidad real de usuarios activos que sigue cada cuenta, y que dote a la plataforma de una mayor credibilidad.

¿Qué seguidores se han eliminado de cada perfil? Únicamente aquellos cuyas cuentas se encontraban “congeladas”. Cuando Twitter detecta una actividad sospechosa como, por ejemplo, retuitear compulsivamente, seguir a centenares de cuentas en cuestión de segundos o mencionar insistentemente, bloquea la cuenta y solicita al propietario que verifique su identidad.

Este proceso se ha venido llevando a cabo durante años para evitar que una persona distinta de quien creó la cuenta pudiera acceder al perfil y desarrollar actividades poco lícitas de manera consciente. Cuando se detecta un comportamiento poco adecuado, Twitter restringe el servicio, envía un mensaje a la cuenta de correo del propietario y le solicita que pulse en un enlace para que su cuenta deje de estar bloqueada.

Mientras no lo haga, quien acceda a la cuenta en cuestión podrá seguir leyendo los mensajes de otros usuarios, pero no podrá publicar contenidos nuevos ni, por ejemplo, se le mostrará publicidad. Si embargo, hasta ahora sí que continuaba contabilizándose esa cuenta bloqueada como un ‘follower activo’ para el resto de personas a las que seguía. Esto es lo que ahora cambia.

Twitter deja de contabilizar las cuentas bloquedas y desde ayer está reajustando las cifras de seguidores. Según fuentes de la compañía consultadas por cuartopoder.es, esto afecta al 6% del total de ‘followers’ -decenas de millones de cuentas- que existe en Twitter. Aunque pueda parecer un porcentaje elevado, en la práctica implica que, de media, cada usuario pierda unos cuatro seguidores, según la red social.

Sin embargo, esto depende del número de seguidores que se tengan (a mayor número de ‘followers’, mayor posibilidad de que entre ellos se encuentren cuentas “congeladas) y también de la forma en la que se hayan obtenido éstos en el pasado. Por ejemplo, si un usuario ha llevado a cabo prácticas poco recomendables, como la compra de paquetes de seguidores, posiblemente experimente un descenso más drástico si lo que adquirió fueron cuentas bloqueadas, posiblemente sin saberlo.

En este sentido, la “limpieza” radical que está llevando a cabo Twitter ha hecho temblar a muchos usuarios de la plataforma considerados “influencers” por el alto número de seguidores que poseían al ver cómo sus cuentas podrían deshincharse. Las rebajas han llegado también a las cuentas de personajes muy conocidos. La cantante Taylor Swift ha perdido 2,3 millones de seguidores y Katy Perry 1,5 millones; Barack Obama más de 2 millones de seguidores (mientras que Donald Trump “sólo 100.000”). Por su parte, el diario The New York Times perdía a última hora de anoche hasta 700.000 seguidores, mientras que la del medio tecnológico de referencia TechCrunch, se dejaba por el camino tras los recortes de Twitter 232.000 ‘followers’.

Las “rebajas” de Twitter no afectan al nivel de conversación en la plataforma, ya que sólo se dejan de contabilizar como seguidores las cuentas que ya de por sí no podían realizar actividad alguna. Es decir, los community managers y profesionales que utilizan esta red como instrumento de trabajo y gestionan perfiles de empresa pueden respirar tranquilos, pues el cambio no implica una reducción de las interacciones.

Tampoco supone que vaya a bajar el número de usuarios totales de Twitter, puesto que la compañía, como toda red social, contabiliza únicamente los usuarios “activos” y se consideran como tal aquellos que han realizado alguna actividad en la plataforma en los últimos 30 días. Por lo tanto, Twitter continuará teniendo 336 millones de usuarios mensuales activos en el mundo, dato que proporcionó en su última comunicación trimestral de resultados.

A pesar de las reducciones, la medida adoptada por Twitter ha sido acogida con optimismo por la mayor parte de los usuarios de la plataforma, ya que supone que se puedan manejar cifras más acordes con la actividad real en ella. No es el único movimiento que ha llevado a cabo en los últimos meses la firma de los 280 caracteres. Por ejemplo, hace unas semanas anunció medidas muy estrictas para luchar contra los bots y el spam en la plataforma, así como nuevas herramientas para ayudar a identificar las noticias falsas. También ha puesto en el punto de mira a los trolls, aquellos usuarios que se dedican a molestar a otros y desvirtúan la conversación.

Con estas prácticas Twitter ha conseguido disipar, al menos de momento, los constantes rumores que hablaban de una posible venta de la compañía hace unos meses. La empresa parece haber conseguido remontar el vuelo tras el regreso de Jack Dorsey -cofundador- a la capitanía de la compañía hace tres años, crece en usuarios -aunque lo haga a un ritmo menor que Facebook e Instagram- y los inversores, al menos de momento, parecen respirar más tranquilos.

Publicidad