MEDIOAMBIENTE / Estrategia de adaptación al cambio climático de la costa española

El PSOE exigirá una nueva Ley de Costas tras la 'rectificación' de Tejerina a Cañete

SARA MONTERO | Publicado: - Actualizado: 26/8/2017 09:50

Personalidades del PP con Arias Cañete y García-Tejerina posan para un selfie.
Ana Botella, tapada por el móvil; Esperanza Aguirre, Pilar del Castillo, Miguel Arias Cañete, Ignacio Gozález y en primer término, agachada, Isabel García-Tejerina posan para un selfie. / Partido Popular (Flickr)

La ‘Estrategia de adaptación al cambio climático de la costa española’ se aprobó en diciembre de 2016, pero hasta el pasado lunes 14 de agosto no se publicó en el BOE. Mientras el ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medioambiente, que dirige Isabel García Tejerina, alega que son los trámites habituales, en el PSOE tienen otra teoría: creen que este documento es una “enmienda” a la modificación que en 2013 hizo el entonces ministro Miguel Arias Cañete a Ley de Costas y de la que el Tribunal Constitucional anuló una parte en 2015.

“Lo que hace esta nueva estrategia es seguir el criterio de la ONU y trasladar el criterio de la sentencia del Constitucional sobre la Ley de Costas al papel. El Gobierno nunca ha explicado cómo adecuó esa sentencia, ni en el Congreso ni en ningún lado”, explica Hugo Morán, secretario de Área para la Transición ecológica de la economía del PSOE. El recurso lo interpusieron los socialistas y el TC consideró inconstitucionales algunas premisas al considerar que rebajaban la protección de una parte del litoral como, por ejemplo, en Formentera. “Cuando se tramitó la ley de Costas se le pidió al PP que, antes de llevar a cabo la reforma, escuchase a la comunidad científica, pero se negó”, explica.

Morán cree que la estrategia, que sí detalla un diagnóstico preciso, “enmienda” la modificación de Cañete y, por tanto, no tiene sentido la actual legislación, menos avanzada que este nuevo documento. “Pediremos que Rajoy redacte una nueva Ley de Costas”, precisa el asturiano. Según comenta, no será la única modificación medioambiental que el PSOE pida al Gobierno, de quien cree que, en materia de cambio climático, lleva un retraso de varios años. Actualmente, el Ejecutivo se encuentra realizando Ley de Transición Energética y Cambio Climático, que se está en fase de consulta pública, y que los socialistas creen que traerá una reforma más profunda del resto de legislación.

Cabe recordar que el ‘nuevo’ PSOE que dirige Pedro Sánchez quiere liderar la oposición también en materia de cambio climático, lo que explica que la transición ecológica sea un área propia. Además, la presidenta del partido, Cristina Narbona, también quiere implicarse en este proyecto. Por ello, en el nuevo curso trabajarán en nuevas iniciativas para presentar durante los próximos meses en el Congreso. “La estrategia en materia de cambio climático de este Ejecutivo se parece más a la de Donald Trump que a la de cualquier gobierno europeo”, sentencia Morán.

Un buen diagnóstico, unas soluciones vagas

La estrategia, en la que el Ejecutivo lleva trabajando meses, se proponen medidas como la creación de más playas y dunas artificiales, la construcción de nuevas estructuras de protección, como muros y paseos, o la introducción de seguros y primas específicas, aunque pone el acento en las infraestructuras verdes. Los estudios advierten desde hace años sobre el aumento de fenómenos como la subida del mar, la temperatura del océano en superficie, cambios en las tormentas y temporales,  la concentración de CO2 en el mar o su acidificación.

Desde 2004, la adaptación del litoral español a los peligros que supone el cambio climático ha sido una prioridad. Al menos, en la teoría, porque en la práctica España ha tardado 13 años en publicar una estrategia nacional para el litoral español obligado por la reforma de la criticada Ley de Costas en 2013. Mientras el texto hace un examen muy detallado de los problemas, las soluciones aparecen más difusas y las formas de financiación son poco concretas, aunque al ser un texto-marco no puede abordar la cuestión de forma local: “El litoral español es muy diverso y hay que adaptar cada solución a la problemática concreta”, explican desde el ministerio de Agricultura. “El diagnóstico es bueno, pero luego la aplicación dependerá de los organismos y comunidades autónomas y tememos que se pierda y que no sea vinculante. No hay medidas concretas que se puedan implantar de forma directa. Tememos que en la práctica se centre demasiado en las construcciones y deje de lado aspectos como la educación y la investigación”, explica Javier Andaluz, de Ecologistas en Acción.

“Llega con mucho retraso y hay que actuar con bastante más urgencia. Aborda bien el planteamiento teórico, pero no aborda la realidad”, coincide Juantxo López de Uralde, diputado de EQUO. Este ecologista, tras “muchas largas” de la ministra en el Congreso, esperaba medidas más contundentes y directas: “En Francia hasta han cuantificado los edificios a los que les afectará la subida del mar, que serán unos 300. En España también hay que abordar una estrategia de desalojos y derribos. Hay mucha teoría y poca práctica”, argumenta el exdirector de Greenpeace España.

Pero si el Gobierno tiene identificado el problema, ¿por qué se diluyen las soluciones? “El urbanismo descontrolado debería desaparecer y, como ejemplo, tenemos el hotel del Algarrobico, que es una aberración”, explica Andaluz. Los números le dan la razón. Además del turismo masivo y el negocio que se genera en torno a él, también tiene responsabilidad la despoblación que se ha producido en el interior de la península y la densificación del litoral. Si se va un poco más para atrás en el tiempo y se le añade perspectiva histórica, las comparaciones son aún más preocupantes. El documento lo ilustra con algunos ejemplos muy gráficos: “La información del siglo XII indica que la Albufera de Valencia tenía en aquella época unas veinte mil hectáreas, tras un proceso de pérdida de superficie imparable el humedal cuenta hoy en día con un 10 % de su tamaño original”.

Los deltas o las playas confinadas (como la de La Concha) están destinados a desaparecer, pero para los ecologistas, el Gobierno aún emplea más marketing que planes sólidos: “El presupuesto para combatir el cambio climático se ha ido reduciendo. Ante la gravedad del asunto, se dedican fondos irrisorios”, comenta López de Uralde.

El Mediterráneo, la costa peor conservada

España es uno de los países que con más crudeza sufre el cambio climático, del que ya hay que hablar en presente, a juzgar por los datos que detalla el informe, que asegura que “el aumento del nivel medio del mar en la zona Atlántico-Cantábrica sigue la tendencia media global observada entre 1,5 y 1,9 mm/año entre 1900 y 2010 y de entre 2,8 mm/año y 3,6 mm/año entre 1993 y 2010”. La desaparición de la mítica posidonia mediterránea o la emigración de algunas especies y su sustitución por otras serán algunos de los cambios en los ecosistemas, pero también habrá consecuencias económicas. Por ejemplo, el documento prevé “una reducción de la operatividad en los puertos del Cantábrico, sureste de las Islas Canarias y norte de Mallorca y un aumento de la misma en los puertos del Mediterráneo” si no se adapta el litoral a los cambios.

El análisis que ha hecho el Ministerio de Agricultura aporta datos interesantes y precisos sobre las zonas de actuación y el nivel de degradación de algunas de ellas: “En el Mediterráneo español, el litoral peor conservado del país, el 32% de la costa tiene críticos niveles de degradación ambiental, el 51% de las playas urgen de alguna actuación de restauración, el 70% de las dunas están destruidas o muy deterioradas, el 60% de los ambientes de transición requieren de alguna actuación, el 40% de esa costa está ya urbanizada y el 16% es ya costa artificial, y finalmente el 57% de las playas están ya en entornos urbanizados”.

La ‘Estrategia de adaptación al cambio climático de la costa española’ es clara: el modelo español no es sostenible a medio plazo. En medio de un debate público sobre la ‘turismofobia’, los técnicos ya han inclinado la balanza hacia una turismo responsable. Solo falta ver si el Gobierno lo aplicará con seriedad o, como aseguran los ecologistas, se quedará en papel mojado cuando choque con los intereses empresariales.

  • florentino del Amo Antolin

    Vamos que cuando estaba ZP el cambio climatico no existia !. El PsoE Andaluz, ya tendría que haber desmantelado ” el Algarrobico “, y defender sus costas, aguas, acuiferos. Aqui no se le puede echar la culpa de mala gestión ha otros, pues su gobierno siempre fué del mismo color. Asi como inmatriculaciones de la Santa Madre Iglesia; tiene narices: ” no robaras “, dice un mandamiento; otra cultura hizo ese centro religioso, y ellos cobran las entradas… ¡ No tiene arreglo !. ¡ Que pena !.

- Publicidad -
icono cuartopoder  Lo más reciente
 
- Publicidad -
- Publicidad -

- Publicidad -
Volver Arriba

Send this to a friend